A mi padre también le gusta Jamie xx


El otro día me sucedió algo que marcó un antes y un después en la relación que guardo con mi progenitor.

La verdad es que, en lo que se refiere a la herencia musical, no puedo quejarme. Tengo como padre a un seguidor de la música de los 70 y que además, abraza una amplia gama de estilos. Desde el rock and roll de Bruce Springsteen, el jazz de Louis Armstrong o la mezcla del rock y del jazz de Janis Joplin.

He de estar agradecida por ser la usufructuaria de los vinilos de Bowie o de los Dire Straits que allá por su época le costaron unas 600 pesetas. PERO, hay un inconveniente: mi padre no tolera ninguna música nacida a partir de los noventa.

En nuestros viajes rutinarios en coche, intenté acercarlo a una música que yo creí que apreciaría. Por ejemplo, Courtney Bartnett, por su estilo folk, pero inmediatamente cambió a la radio. Otro día lo intenté con Eagles of Death Metal, pero no hubo respuesta. Y cuando puse Alabama Shakes, de verdad, no quiero que sepáis su opinión… (Te quiero Brittany <3)

Así que tras mis malogrados intentos por acercarlo a “mi música”, tiré la toalla y me resigné a seguir escuchando el disco de The Alan Parsons Project cada vez que coincidíamos en el coche.

Fue entonces cuando un día tenía puesto In colours, el disco de Jamie xx que ya ha cumplido más de un año. Como a él no pareció importarle, yo me limité a disfrutar de “Sleep Sound” (la segunda canción del disco). Pasó un rato, y mientras sonaba “Obvs”, preguntó: “¿Esta es la música sobre la que escribes?”

Y mientras esperaba una segunda reacción, como quitar el disco o bajar el volumen, dijo: Me gusta.

Llamadme pretenciosa, pero es una de las cosas más bonitas que me han dicho. Ahora solo me queda esperar a que The xx saquen nuevo disco. Y ¿quién sabe? si pasan por España este año, quizás sea mi padre quien me acompañe a verlos…

FOTO: NPR Music