¿Conoces Els Vespres de la UB?


Turistas, calor, buses, bocinas… Barcelona se podría definir como simple “ajetreo” en pleno mes de julio. Una ciudad en la que se celebran grandes festivales internacionales, y la que muchos artistas escogen como único punto de encuentro con el público español (Adele, Coldplay, Beyoncé,etc.), sólo puede estar acostumbrada a eventos para las grandes masas (mayoritariamente de guiris). Sin embargo, la capital catalana siempre guarda secretos con los que nunca deja de sorprendernos.

Un rincón escondido es lo que sientes que son “Els Vespres de la UB”, el ciclo de conciertos organizado por la Universidad de Barcelona que lleva ya once ediciones a sus espaldas. Grupos como Manel, Mishima, Dotore o Joan Colomo han pasado por aquí desde ese primer julio de 2006 y, aún así, sigue pareciendo un espacio reservado a los más atentos de entre el público barcelonés. Después de atreverse con una primera edición de “Vespres d’Hivern”, celebrada este pasado marzo en el Paranimf de la UB, con artistas como CARLA, Nothing Places y Ran Ran Ran, “els Vespres” han vuelto este verano para resistir al calor.

Alejados de la vista pública durante todo el año (a no ser que seas estudiante de la facultad y te sientes por el campus a hacer tus lecturas cual Hermione Granger en Hogwarts), los Jardines de la Universidad de Barcelona salen a relucir durante las tres primeras semanas del mes de julio, cuando adquieren su propio acceso directo desde la calle Diputación. Y no sólo se transforman en una preciosa sala de conciertos al aire libre, también en una perfecta terraza donde pasar la tarde. Árboles, pájaros y gatos (además de algún que otro mosquito) te rodean desde las 18:00h de la tarde, cuando la terraza abre sus puertas. Caravan Made ofrece sus deliciosas hamburguesas creativas para cuando se acerca la hora de cenar, pero si sólo quieres picotear, una buena cerveza y unas patatas crujientes te acompañan mientras escuchas a lo lejos las pruebas de sonido de la banda del día.

Y es que todo es cercanía en “els Vespres”, al contrario que en los grandes festivales de la misma ciudad. Solo al otro lado de las palmeras, se encuentra el escenario por el que cada una de las seis bandas del ciclo ofrecen sus conciertos a partir de las 21:00h. Cada martes y jueves, el respetuoso público escucha atento el repertorio de la ecléctica y encantadora propuesta musical a cargo de Sones. La emergente energía punk-pop de los mallorquines Da Souza, el huracanado post-rock de Puput, las vitales composiciones bailables de STA, o la delicadeza de la voz de Santi Careta acompañado de una maravillosa arpa.

A destacar expresamente en esta edición las melodías psicodélicas de Aries bajo la lluvia (dos días antes de perder todos sus instrumentos al volver del FIB) y el ritmo, el buen rollo, la alegría, la locura, la conexión mística de Paul Fuster, Edi Pou (ZA!) y Sara Fontán (Manos de Topo), miembros del fantástico Big OK! Improvisaciones que terminan a la cuenta de tres y que se enlazan con esa melodía adictiva del famoso “Trolololo” solo pueden acabar en irradiación de felicidad por parte de todos los presentes.

Cuando termina la música, todavía se acerca gente curiosa, turistas perdidos o vecinos a los que les ha llegado el sonido por la ventana de sus casas. Pero la noche ha terminado y los jardines se cierran, aunque la paz se siente en este espacio escondido en el puro centro de la ruidosa e imparable Ciudad Condal. “Els Vespres” han cumplido con éxito un año más, y habrá que esperar un largo invierno para volver a redescubrir la magia de lo secreto.

FOTO: Tresdeu