Los festivales y el postureo: ¿Hasta dónde estás dispuesto a pagar “por la fiesta”?


Hace ya unos años desde que un fenómeno social comenzara a emerger en España. Me refiero al conglomerado de personas que acuden a los festivales simplemente por puro postureo.

Me es inevitable sentir ese reparo cuando voy a algún festival, por ejemplo, de temática pop, o incluso rock, y me topo con el típico reggaetonero de turno, que solo ha ido por la “fiesta”. Esa sensación de malestar es sumamente dañina.

Tampoco podemos olvidar a los “petaditos”, que se dedican todo el año a preparar su musculoso cuerpo para poder fardar e intentar atraer al máximo número de ligues durante el festival (para que vamos a engañarnos). Tengo que recalcar que, para ellos, la música es lo de menos.

De hecho, a veces me hacen pensar que ni siquiera se dignan a mirar el cartel antes de comprarse la entrada. Hasta ellos mismos admiten su falta de personalidad: “yo he venido aquí por la fiesta” o, “no conozco ningún grupo, eso es lo de menos”.

Nos metemos ahora en terreno Instagram/Snapchat. Al entrar en Internet en plena época festivalera es común ver a estos personajes subiendo sus vídeos y posts a las diferentes redes sociales. La mayoría de ellos, sin tener el más mínimo conocimiento sobre la música que van a escuchar simplemente se desviven por preparar su ropa (sobre todo los bloggers) bien bonita, porque claro, para ellos lo más importante es ir bien guapos para la foto.

Todo hay que decirlo, y es que dicho efecto lo podemos situar con el Coachella: tatuajes dorados por doquier, tocados de flores en la cabeza (que ya se han expandido a niveles inimaginables) y un sinfín de vestimentas que solamente sirven para llamar la atención.

Sin ir muy lejos, ya he leído comentarios por ahí denominando al Coachella como una nueva “fashion week”.

Como veis, debido al gran boom de los festivales, todo el mundo busca sumarse a ellos, no importa si has escuchado toda tu vida Wisin y Yandel y estás en pleno concierto de Kings of Leon, o si hasta hace dos días escuchabas Abraham Mateo y ahora tienes enfrente a Jamie XX. Eso da igual, porque al fin y al cabo, y como he dicho, ese tipo de personas siempre responden con lo mismo: “yo he venido aquí por la fiesta”.

Fuente: desviados.es