Música de Cine: El Gran Gatsby


Cabecera el Gran Gatsby La Canción de tu Peli

Y cuando hablemos de 2013 tendremos que destacar, al menos en lo referente al cine, el esperado regreso de Baz Luhrmann con la adaptación cinematográfica de la novela de F. Scott Fitzgeral: The great Gatsby. Una novela compleja, en la que se tratan temas como la fama, la riqueza, el amor, los sueños, y todo ello ambientado en el Estados Unidos de los años 20, cuando la Ley Seca ocasionaba un auge en la delincuencia y el crimen organizado.

Ya nos demostró Luhrmann (primero en 1996 con “Romeo + Juliet” y más tarde, en 2001, con “Moulin Rouge”) que lo que a él le gustaba era descontextualizar y modernizar otras épocas a base de la extravagancia en el uso de la luz, el color y, lo que nos interesa, la creación de una banda sonora llena de temas contemporáneos, que rompen con la factura, casi siempre clásica, de los guiones de sus películas. Y sucede exactamente lo mismo en “El gran Gatsby”.

El cantante (y además productor ejecutivo de la BSO) Jay-Z aporta su granito de arena con 100$ Bill, un rap que no está a la altura de otros temas del artista norteamericano, pero qué vamos a hacerle, ¡él pone el dinero!, y quizá a ello también se deba que su mujer, diva mundial y cuidado con esas curvas: AKA Beyoncé, participe junto a André 3000 (integrante del grupo OutKast) en el tema Back To Black, una (burda) versión del original de Amy Winehouse (que en paz descanse, oigan). Y, por si fuera poco, y como si ya no tuviésemos a Beyoncé hasta en la sopa, Emili Sandé (feat. The Bryan Ferry Orchestra) se encarga de adaptar Crazy In Love a los tiempos que corren (me refiero a los tiempos de la película, es decir, los años 20) y nos encontramos con un tema que perfectamente podrían haber bailado nuestros abuelos si hubiesen nacido en América. Un jazz frenético que, en definitiva, ha sido confeccionado para que se adapte como anillo al dedo a la historia.

Y esto sólo acaba de empezar. En esta peculiar BSO también participan dos integrantes de Black Eyes Peas: Fergie y Will.i.am. Y digo yo que  podrían haberse unido para hacer algo juntos, pero no, siguen en ese punto de transición en el que prefieren dedicarse a proyectos personales, y así llevan desde agosto de 2011, cuando anunciaron que el grupo se tomaba unas vacaciones por tiempo indefinido (me pregunto yo si desde entonces cobrarán el paro o cómo está la cosa). Y mientras Fergie presta su voz al tema A Little Party Never Killed Nobody (All We Got) y hace que tengamos ganas de botellón-fiesta-desayunaralas4delatarde, Will.i.am hace de las suyas con el tema Bang Bang, y cuando digo “de las suyas” ya no sé si me refiero a hacernos mover el body o a plagiar temas de otros compositores, en este caso hablamos del “Epic” de Sandro Silva & Quintino. Y que a lo mejor todo es pura coincidencia, o quizá un reclamo publicitario para que miles de personas escuchen y debatan sobre el tema, mientras los protagonistas de la polémica se ríen de la vida en sus mansiones de Beverly Hills.

Pero no se detengan, señores, pasen y vean. Tenemos, además, desde otro jazz extremadamente apropiado para la película como es el Love is the Drug de Bryan Ferry Orchestra, hasta un nostálgico Over the Love de Florence + The Machine, en la línea de todo lo que hace Florence, quien parece que sigue sin haber superado la muerte de su canario. O yo qué sé, pero la chica está para ir al psicólogo, ya me entendéis. Y cómo no, no podría faltar las aportaciones de dos fenómenos musicales del panorama mundial: Gotye y The XX. Y así como el primero nos ofrece un tema con una letra bastante inspirada (aunque no tanto como la de Somebody That I Used To Know), el grupo londinense al que pudimos ver en la pasada edición del SOS 4.8 nos trae una bellísima composición con sus característicos sonidos místicos y sus letras pausadas y profundas. Y ya sin pena ni gloria nos encontramos con los temas Where the Wind Blows, Love is Blindness, Into the Past de Coco O of Quadron, Jack White y Nero, respectivamente.

Pero, chicos, aún queda el plato fuerte, el último gran bocado de esta magnífica BSO, y me refiero a Lana Del Rey y a su Young and Beautiful. Y qué queréis que os diga, lo ha vuelto a hacer, con su hipnótica voz la neoyorkina nos teletransporta muy lejos, como viene acostumbrando. Nos teletransporta a otra época, a los años 20, donde sucede la película, donde Jay Gatsby se pasa las noches enteras mirando la luz verde que hay al otro lado de la bahía, frente a la casa de Daisy, que representa todo lo que realmente ha deseado en la vida, por encima de la fama, la riqueza y las fiestas glamurosas en su mansión. “El gran Gatsby” es, en el fondo, una trágica película de amor, pero tampoco podíamos esperar otra cosa de Baz Luhrmann. A ver.