Música de Cine: Searching for Sugar Man


¿Cómo es posible que aún no hubiera visto esta película? Y ¿Cómo puede ser que aún no hubiéramos escrito sobre ella para hablar de la banda sonora y de la increíble historia que trata este documental? Muchas preguntas e incógnitas… que también rodean a Sixto Rodríguez, el protagonista de esta película.

El filme es, de principio a fin, fantástico… no me voy a deshacer en halagos porque estaríamos aquí hasta mañana. Hay que verla, no hay otra opción. Hora y media pegados a la pantalla, descubriendo una historia tan surrealista que cuesta creer que sea verdad, ni los mejores guionistas hubieran podido crear un relato como el de su protagonista. Pero, ya se sabe que la realidad siempre supera a la ficción.

La figura de Rodríguez y el misterio que se creó alrededor de este músico, es fascinante. Destinado a triunfar desde su descubrimiento en un bar de Detroit en los años setenta, no tuvo finalmente el reconocimiento  que merecía en Estados Unidos. Algunos expertos apuntan en el documental que sus letras eran incluso mejores que las del mismísimo Bob Dylan.

searching for sugarman bso

El éxito fue nulo en su país, pero uno de sus discos aterrizó (no se sabe cómo) en Sudáfrica durante el apartheid. Inmediatamente se extendió por todo el país convirtiéndose en un himno. Aquí comienza la incansable búsqueda de dos fans por descubrir quién era el hombre que se convirtió en el icono de todo un país y por qué no sabían nada, más allá de sus letras, del que se acababa de convertir en su ídolo. Lo que sucede después… ¡No os lo voy a spoilear yo!

Cómo no, todas las canciones que aparecen en el documental están extraídas de los dos extraordinarios álbumes de estudio que grabó: Cold Fact y Coming From Reality.

Desgraciadamente, el director y el culpable de que todos descubriéramos la vida y la música de Rodríguez, Malik Bendjelloul, se suicidó en 2014 víctima de una fuerte depresión que sufría. Con su opera prima, el sueco triunfó, y de qué manera: con el premio del público en el festival de Sundance, mejor documental en los premios Bafta, y por supuesto, también se llevó el Oscar a mejor documental ese mismo año.

FOTO: IMDb