Música de Cine: La vida de Calabacín


Cambiamos de tercio y nos adentramos en el mundo de la animación. En tan solo sesenta y seis minutos el director suizo Claude Barras, a través  en la técnica de  stop motion,  cuenta la de una manera pura y dulce la dramática historia de un grupo de niños que por diferentes circunstancias coinciden y conviven en un centro de acogida. A través de la propia experiencia del protagonista, Icare o como le gusta ser llamado, “Courgette” – calabacín en francés –  vemos cómo convive junto a otros niños.

Basada en la novela del escritor francés Gilles Paris, consiguió recientemente estar nominada a mejor película de animación tanto en los Globos de Oro como en los Oscars.

la vida de calabacín BSO 2

La banda sonora, como el resto de las cosas que componen esta película está pensada al milímetro para que encaje perfectamente en la narración de la historia. A cargo de la alemana Sophie Hunger, l aparte final de la película tenemos una exquisita versión de  “Le vent nos portera” de los rockeros Noir Désir.

A medida que va avanzando el filme y Courgette junto con los otros personajes aceptan e incluso aprenden a convivir con la dura realidad que les ha tocado vivir a una edad tan temprana, intentan verle la parte positiva de las cosas e intentan disfrutar como lo que son: niños. Es el caso de la escena donde escuchamos a Grauzone.

Este grupo suizo, lanzaron en 1981 el tema  “Eisaber” que les colocó a la cabeza de las listas en Alemania y Austria. Se disolverían solo dos años después pero se habían hecho un nombre en la escena del pop sintético. Más adelante y con otro estilo, escuchamos también al grupo punk Bérurier Noir.  Dan el toque dramático a una escena entre Courgette y otro personaje que acaba siendo clave en la historia.

FOTO: IMDb