Rubik Por Dentro: Cultura Festivalera


destacada post

Antes de que lo leáis, he de decir que este artículo ha quedado muy Soft. Es como el discurso de un político español, muchas palabras para no decir nada, y en algunos momentos causa risas.

Estamos ya a finales de abril, casi Navidad, y poco a poco nos vamos preparando anímicamente para la Temporada de Festivales. Muchos más que muchísimos son los jóvenes españoles y residentes en nuestro país que cuentan los días que quedan en el calendario para poder lucir palmito en los campings más selectos de los más grandes eventos musicales.

Revisar el cartel por si hay sorpresas, indagar sobre horarios y escenarios, realizar itinerarios para no perdernos a ninguno de nuestros favoritos, hacer balanza sobre a quién podemos perdernos y a quién no; calcular los kilómetros que vamos a andar cada noche entre escenarios, localización de las fuentes, de las duchas, de los enchufes, de los aseos; la distancia del camping con respecto a la zona de conciertos…

También por supuesto tendremos que prepararnos para los cambios de última hora en el cartel, sustituyendo artistas top por artistas less, pero bueno, la intriga siempre forma parte del espectáculo.

-¿Dónde coño dejé el saco de dormir?

-¿Dónde diablos está la tienda de campaña?

-Dios santo, ¿qué hacen esos calcetines enrollados dentro del saco? Llama a la policía, aquí huele a muerto.

-Oh! Aquí está el medio pollo que se me perdió, malditos bolsillos de la tienda, esto ya está malo…aunque bueno, lo guardo por si me apetecen emociones fuertes!

-¡Recórcholis! El pollo resultó ser gallina y ha puesto huevos, ahora tenemos para poner una granja!

Vamos hablando con gente que creemos que va a ir, por si hay sitio en coches, por si comprar el alcohol a medias, la comida, las drogas, los chubasqueros, los sacos de tabaco de liar, los pergaminos de papel, los bricks de companage, el pan de molde, las chanclas para no pillar hongos, los collares antipulgas usados de pulsera si vas al Viña…

Cuando éramos críos esperábamos ansiosos el verano para poder ver Megatrix por las mañanas, ir a la playa entre las once y la hora de comer, comer agusto, dormir un poco la siesta, volver a la playa, cenar, arreglarnos e irnos por el paseo a tomar un helado/gofre, ver la feria, comprarnos un collar/pulsera/atrapa-sueños (creo que nadie nunca se compró uno de estos). Amores de verano, vecinos de Madrid, tatuajes de henna que dan gena, primeros botellones, a esa niña se le ve el ombligo, acostarse tarde, verbenas, señores guiris borrachos y rojos como si tuvieran la cara con menstruación interna con hijos rosas gordos rubios con gorras de equipos raros de fútbol escocés…AY EL VERANO!

¿Cómo ha cambiado la historia eh? Ahora cada vez que ponemos los ojos en el calendario estival vamos separando los meses según festivales a los que vayamos y contando las semanas de descanso entre cada uno para aprovechar y ponernos morenitos en la playa.

Mayo: Si eres perroflauta el Viña, si eres moderno y pobre el SOS 4.8, si eres moderno y rico el Primavera…si eres moderno y muy rico… SOS y Primavera.

Junio: Seas como seas querrás ir al Sónar, posiblemente el festival que mejor combina todos los sonidos, con los artistas más representativos de cada estilo, desde Pet Shop Boys hasta Major Lazer pasando por Sébastian Tellier, Alvin Risk o TNGHT, además de Skrillex, Justice Dj Set, Maceo Plex o C2C.

Julio: BBK Live, FIB, Monegros… Si FIB y Monegros no coincidiesen, miles de personas irían a ambos, a pesar de coincidir…miles y miles de personas irán a ambos. Monegros este año parece que está volviendo a apostar muy muy duro por su sonido original y alejándose de la amalgama sonora en la que se estaba convirtiendo, creo que es un paso atrás, pero los Monegrinos de pura cepa, amantes de Fatima Hajji, de Richie Hawtin, de Loco Dice y de la cocaína deben estar muy contentos.

Agosto: Empezando el mes con un Arenal caluroso, llegan los últimos coletazos del verano, las angustias por pensar que en breve tendremos que volver a estudiar/trabajar/hacer cola en el INEM, así que intentamos disfrutar cada segundo como si fuera el último…más protectores de estómago, más llamadas al dealer, más ampollas, más tiendas de campañas goteando sudor del plasticoso techo, más bikinis a la vista, más espaldas quemadas…

Otro de los reseñables de agosto es el Dreambeach (Dreambitch) Villaricos, antiguo Creamfields Andalucía. Cogiendo el cabeza de cartel de Monegros 2012, The Prodigy y con Noisia, Camo & Krooked, Nervo, Foreing Beggars, Feed Me, Dimitri Vegas & Like Mike…y a un precio bastante más asequible que Monegros, los amantes del machaqueo y los sintes guarrotes tienen una buena alternativa al todopoderoso festival oscense (genitlicio de Huesca, Rubik Culturizando)

Septiembre llegará como un jarro de agua fría y lo que en junio era ilusión y ganas de fardar de barba y tatuajes se convierte en recogimiento espiritual y relajación casi religiosa. Será el momento de ir concienciandonos, lo bueno se acaba y debemos ir limpiando el organismo para irrumpir con ganas y fuerza en nuestras ocupaciones habituales.

Nuestro verano festivalero habrá acabado y estaremos ya empezando a soñar con el próximo año, esperando las primeras confirmaciones y con esa ilusión rara de saber que vas a estar en un evento que se va a producir en más meses que un embarazo.

La cultura del Festival es así, Ilusión, Espera, Dinero, Preparación, Disfrute, Resaca, Dinero, Estados Alterados de Conciencia, Disfrute, Guiris, Bikinis, Cansancio y Añoranza por lo vivido.

He de reconocer que este artículo ha quedado muy raro y no sabía muy bien como iba a terminar cuando lo empezado, a pesar de eso…HOLA.

 

Facebook

 

Twitter