Rubik por Dentro: dj adapta, más fino y lubricado


Odio Un Festival x Dentro. Después de pasar un fin de semana de lujo llegan las 2:30 de la madrugada del domingo y recuerdo que el lunes tengo que tener un artículo escrito, y empiezan las prisas…

rubik_por_dentro_un_festival_por_dentro_dj_adapta_cabecera

Hola

Odio Un Festival x Dentro. Después de pasar un fin de semana de lujo llegan las 2:30 de la madrugada del domingo y recuerdo que el lunes tengo que tener un artículo escrito, y empiezan las prisas, y los madresmías, y los aydios. Pero no pasa nada, para eso tengo a mi ghostwriter, que me escribe los artículos a la hora que le diga. Así que nada, me piro a dormir, y lo dejo a él escribiendo. Se llama Osvaldo Morgan Clemente, dos besos.

Buenas tardes, bienvenidos al nuevo artículo de Rubik por Dentro. En esta ocasión hablaremos sobre los Discjockeys que se adaptan al salón de baile al que van a pinchar sus discos. Esos Djs que si ven que la rola no funca cambian su sesión.

Es un tema muy peliagudo ya que la función de un pinchadiscos es haser bailar al público, y parece que ha de ser a toda costa, saltándose inexistentes leyes no escritas de las que jamás nadie escuchó hablar. Muchas veces el licenciado Rubik Dude ha hablado sobre los champagnes, las cabriolas y demás pendejadas, pero nunca se había enfrentado cara a cara con el asunto de cagarse en la cara de tus inquietudes musicales y acabar poniendo todos los éxitos que encuentres en tu disquetera.

Escribir sobre esto viene dado porque resientemente le pidieron al señorito Rubik si podría hacer una sesión más comercial de lo que estaba acostumbrado a hacer. Lastimosamente contestó que no, que él pinchaba lo que le gustaba y le apetecía, y que si creía que lo que él pinchaba no le iba a gustar al público de la sala, quizás es porque no era buena idea su contratación. Visto ahora parese que el señorito se está perjudicando a sí mismo, perdiendo plata y haciendo que no lo contraten. ¿Pero qué ganaría diciendo que sí? Ganaría un puñado de miles de euros (jeje) que no significan nada en comparación a la deshonra personal, a la traición moral y al arrepentimiento que supone hacer algo que no quieres hacer.

Este artículo va dedicado a esos Djs que pinchan de todo sin pinchar de nada. Que pinchan los hits de cada estilo que se pone de moda, haciéndolo fácil y sin calentarse mucho la cabeza en buscar más allá del Top 20 de Beatport.

Soy un desorden máximo escribiendo. Encima iba a hacerme pasar por mi ghostwriter hispano pero me cansa mezclar palabras de diversos países sudamericanos y no quiero llevarme una hostia en la cara, pero síganme por este pasillo mágico que estamos creando:

No me gustan los Djs que según les conviene pinchan Techno, Electro, Dubstep, House, Trap, Tech House, Rock, Moombahcore, Indietrónica, Electropollas, Techvinagretas, Frenchochos, Fidgettho, Drum&Bass, Schranz, Hardsífilis, Reggaeton o Flamencontraouneuro.

Djs que hacen sesiones totalmente distintas si están en una ciudad u en otra, y que te pueden gustar mucho en un sitio y odiarlos en otro. Señores, existe algo que se llama personalidad, y que hace que puedas recolectar seguidores y gente a la que le gustes. Si te dedicas a ir al montón, a lo que cualquiera puede poner, de la manera que cualquiera lo puede poner, sin tener nada en especial significa que no tienes mucho que ofrecerle al mundo y puedes morirte.

Es muy extremo esto que estoy diciendo eh, ¡OJO!

Vaya ganas tengo de que me partan la cara y de que se me quite la tontería.

Continúo:

Todos tenemos claro que si nos dedicamos a poner los treinta hits del momento el público se lo va a pasar muy bien, porque todos se los conocerán, cantarán, saltarán y bailarán.

-¿Y qué hay de malo en eso? – Preguntó un lector mosqueado – De eso se trata la fiesta, ¿no? Pagamos para pasarlo bien, pagamos para bailar, cantar los temas que nos gustan y salir del sitio follados y sudados. Aunque últimamente sólo sudo, pero es otro tema. Contéstame Rubik.

– A ver, señor lector, está claro que pagamos para pasarnoslo bien, pero también está claro que no pagamos lo mismo para ver a Boys Noize que a Sida & Sidote B2B. – Comenzó a contestar Rubik Dude, un poco cansado de este artículo – A sabiendas de que Boys Noize no nos va a poner los hits del momento, sino que va a poner temas que concuerden con su personalidad musical y con su estilo, que es lo que lo ha hecho grande.

La sofocracia platónica va a seguir siendo una utopía ideal que jamás podrá cumplir las ansias de los sabios de gobernar dictatorialmente.

– Pero es que yo me lo paso mejor cuando los Djs tiran cosas a la gente, cuando ponen temas socarrats, que todos cantamos al unísono y que suenan incluso varias veces a lo largo de la noche. ¿Para eso están no? Los Hits son para ponerlos y disfrutarlos. A mi me da igual que los Boys Noize esos tengan su estilo propio (típico error de pensar que Boys Noize son más de uno) si yo lo que quiero es pasarlo bien.

– Pero muchacho, ese pensamiento es el que sitúa a España en el ojete máximo de la cultura electrónica del mundo. Si lo único que quieres es que el Dj te ponga lo que conoces y no descubrir nueva música los promotores van a seguir prefiriendo gastar 800 euros en Djs locales que les llenen la sala poniendo los primeros temas de Skrillex que gastar más en traer diversidad y maravillosidad internacional.

– Pero Rubik, no sé si te has dado cuenta de que somos humanos, y que la sofocracia platónica va a seguir siendo una utopía ideal que jamás podrá cumplir las ansias de los sabios de gobernar dictatorialmente. Aquí manda el pueblo, aquí manda el tonto, mandan las pasiones del bajovientre, no la racionalidad y la calidad. Así que a mi, y al resto de los que mandamos, nos la pela que los Djs tengan su estilo propio, lo que queremos es que nos hagan saltar con los temas que todos conocemos, y en el momento en que un tema que no conocemos comience a sonar bostezaremos.

– He de decir que pensaba que eras más tonto. Me has sorprendido bastante hablando sobre filosofía. Yo que pensaba que eras un simple estudiante de primero de carrera que acaba de conocer la música electrónica, que se masturba mirando vídeos de Suicide Girls, que no ha leído un libro en su vida y que mataría a su familia por no perder su Iphone…

– Muchas gracias, me encanta que me reduzcan a un estereotipo cultural y que además acierten. Por cierto, ¿eres consciente de que has empezado hablando sobre Djs que se adaptan y hemos acabado montados en un dragón de camino a Sumatra?

– Sí. – Contestó Rubik Dude con un gesto de desidia, montado en un dragón de escamas doradas volando camino de Sumatra.

 

https://www.facebook.com/Rubik.Dude

https://twitter.com/TheRubikDude

http://instagram.com/therubikdude

https://soundcloud.com/rubikdude