Rubik por Dentro: Si haces electrónica no te llames músico (contestación)


He escogido esta portada por el mismo motivo por el que escribo este artículo, porque me obligan.

No me he vuelto loco. Mi artículo se llama así en honor al artículo que me ha hecho escribirlo.

Puedes y debes leerlo aquí.

Te aseguro que si no te pone de mala hostia va a hacer que te rías muchísimo.

Este artículo, básicamente, viene a decirnos que los productores de música electrónica no son músicos, que a la gente que no toca en directo un instrumento no se les puede considerar músicos, que la utilización de samples tiene SIDA, que si tocas un botón que activa algo electrónico que reproduce un sonido de algo físico en lugar de tocar eso físico mereces pasar por la guillotina.

Estos razonamientos de puro genio de la música no los tiene sólamente el autor de este artículo, llamado José Roa pero al que todos deberíamos conocer como Don Coprófago sino que hay muchos miles de personas que piensan lo mismo.

Desde que el mundo es mundo y desde que cagar muy agusto hace que se te duerman las piernas, la música electrónica se encuentra ligeramente repudiada por un sector de la población, que opina que es sólo tocar botones y que no tiene alma.

La electrónica se encuentra repudiada por un sector de la población.

Este sector suele estar formado por: rockeros, raperos old school, indies, guitarristas, bajistas, bateristas y demás instrumentistas, cantantes, cantaores, mi yaya y señoras de más de sesenta años que se emocionan cuando Malú canta en las galas de Nochevieja. A mi yaya y a las otras señoras se lo perdono porque, al fin y al cabo, son personas mayores y se les perdona todo; pero que gente que se dedique a la música piense que la electrónica no lo es hace que piense de ellos que tienen más envidia que hambre.

La música electrónica se ha crecido mucho a lo largo de los años, desplazando en radios, festivales, salas y público a géneros más tradicionales y consolidados como el Rock. Estos señores han visto como sus sueños de convertirse en Mick Jagger, Anthony Kiedis, Axl Rose o Pelé (de repente Rubik Dude confunde Rock Stars con futbolistas) se han visto truncados, y ahora en la cima del mundo están tipos que “no tocan instrumentos” como David Ghetta, Avicci, Skrillex o Xabi Alonso (¡¡lo vuelve a hacer!!). Así que, en mi opinión, estos viejos rockeros tienen envidia.

Es curioso, pues ellos sufrieron el mismo repudio. Música para jóvenes, música que movía drogas, música del diablo, pelos largos, sexo, desenfreno, fiestas locas y Carlos Marchena (¡Esto es un despropósito!)

El señor que escribe el artículo se vale de argumentos válidos como un piloto de avión ciego como este:

“La mayoría de la música electrónica -salvo los movimientos independientes y experimentales que vivimos ahora- hace acopio de creaciones ajenas. Remixes de temas ya compuestos, samples de otros temas introducidos en sus creaciones, etc. Y por no hablar de la cantidad de plagios que existen en la música electrónica. Si es que es lógico, cuando no necesitas ser músico para hacer música, no tienes por qué saber componer”

Señor Don Coprófago, hay tantas creaciones originales como remixes, al igual que hay tantos temas originales como covers en música no electrónica.

Señor Don Coprófago, hay tantos plagios en electrónica como en no electrónica. Hay grupos de música no electrónica que han sido acusados de plagio en repetidas ocasiones, como Coldplay. Hay genios de la música no electrónica que han sido acusados de plagio, como Michael Jackson. Ni grupos míticos como Led Zeppelin o los PUTOS THE DOORS (MÁXIMOS LÍDERES) se salvan. Blur, Radiohead, Nirvana, Oasis, Offspring, e incluso grupos que están en la cima del mundo musical como THE BEATLES o AMARAL.

Señor Don Coprófago, cuando los productores no son músicos se nota, y mucho. Igual que se nota cuando alguien no sabe tocar la guitarra o desafina como un gato pisado.

Otro de los grandes argumentos que pone sobre la mesa el Señor Don Coprófago es este:

“Todos sabemos que un músico demuestra su talento en directo, sobre las tablas de un escenario.  Con la música electrónica, el término directo se desvirtúa. Tenemos a los que lo hacen bien, como The Prodigy, y quien puede tener sus aparatos desenchufados, como Justice o Disclosure, y seguir dando espectáculo”

¿No es acaso el equivalente a que un grupo toque en playback? ¿Cuántos grupos pueden decir que jamás lo han hecho?

¿Por qué un músico tiene que ser un virtuoso en el directo? Desprestigias a Justice o Disclosure por haber sido cazados una vez con los equipos apagados, tirando por tierra que sus temas sean impresionantes y que tanto componiendo como produciendo son gente realmente válida.

Cuando ves un cuadro lo admiras por lo que te transmite, y no dices que el pintor es peor por no pintarlo mientras tú lo estás viendo. Es un proceso que requiere tiempo, talento, conocimiento y buen gusto.

Cuando ves un cuadro lo admiras por lo que te transmite.

Desde su punto de vista, tiene más mérito musical un instrumentista que se basa en interpretar partituras, que el compositor que las ha creado. Ambos son músicos pues unos componen y otros tocan, igual que me parecen artistas los principales creadores de movimientos artísticos como los estudiantes que interpretan la realidad en dos horas a carboncillo.

Pagaría muchos euros para que los músicos que opinan así de la música electrónica se sentaran durante dos semanas delante de Ableton, Logic, Fl Studio, Reason, el programa que sea, y que produjeran algo audible. La música electrónica parte de un principio distinto al de la música no electrónica, y es que tú creas tus propios instrumentos y puedes usar tantos como quieras, no hay límite. Puedes crear tus propios sonidos, totalmente nuevos, ajenos a la naturaleza, ajenos a los de la música convencional, y puedes innovar de muchas maneras.

El tío se queja de que en la electrónica no hay armonía, escucha a Moby, a ver si hay armonía.

El tío se queja de que en la electrónica no hay melodías, escucha a Feed Me, a ver si no hay melodías. Escucha a Kavinsky, escucha a Vitalic.

El problema nace de que como música electrónica sólo consideréis los hits comerciales de cada momento, que están hechos para vender, igual que estaba hecho para vender Bon Jovi. Y aún así, los hits comerciales también tienen una gran carga musical, ya que se permiten experimentar mucho menos pues se ciernen a unos patrones de éxito seguro, y para alcanzar el éxito necesitas gustarle a la gente, y a la gente le gusta poder cantar las canciones y entenderlas fácilmente. ¿Y qué se entiende y canta fácilmente? Una melodía pegadiza.

Escuchad música electrónica de calidad y apreciad las ganas de innovar que existen en este género.

MOVIMIENTO TERCERO

Discutir sobre si la música electrónica o la no electrónica es peor me parece igual de tonto que decir que una mujer te gusta más por ser rubia o morena, hay mucho más allá.

La música está hecha para disfrutar, y si te hace disfrutar un tema de música electrónica no tienes por qué avergonzarte. No te rías en la cara de Mike Oldfield o Jean Michel Jarre por hacer música electrónica.

No me encuentro bien.

Estoy un poco malo de la barriga.

Creo que voy a dejar el artículo aquí.

Y así fue como el canalla de Rubik Dude huyó de un artículo a mitad escribir, dejando al lector con la sensación de que esto estaba sin