Rubik por Dentro: yo iba para algo pero me quedé en Hater


rubik_por_dentro_unfestivalpordentro_hater_cabecera

“Ey

Ey

¡HIJO DE PUTA!

Uno, Dos, Uno, Dos.
Sí, Sí.
¡MIERDA! ¡CABRONES!
Hola. Hola. Hola. Hola.
Probando, probando, ¡ZORRA!”

Con esto quería dejar claro que no hay peor probador de micrófonos que una persona con síndrome de Tourette.

Hoy hablar debo los de acerca Haters.

Odien que puede desordenado que escriba los Haters.

Los haters son esos personajes de internet que viven en cuevecitas, les huele la boca a romero viejo y tienen camisetas con bromas en binario.

Esta gente va un paso por delante del resto del mundo a pesar de no haber hecho mucho más que masturbarse con violencia desde los doce años, hacinados en su soledad. Vierten su odio y envidia por el mundo de los mayores a través de comentarios ofensivos que JAMÁS hacen a gente que no tiene algún tipo de éxito relativo. Nunca van a por mindundis, en ese sentido son inversos a los matones de colegio, que iban a lo fácil.

Durante mucho tiempo me he considerado hater por contar lo que pienso de otra gente, por criticar y dar mi opinión, pero al contrario que lo que pensaba mi profesor de Educación Física y mi esposa, soy una persona muy flexible y soy capaz de darle la ración a alguien que la tiene. Es precisamente esta flexibilidad la que hace diferente a un hater de un ser humano.

Discutir con un hater es más inútil que darle de beber agua a un muerto, ambas son personas muy cerradas que creen que tienen la razón universal (tanto el muerto como el hater), y eso sólo se solucionaría si se produjera el cataclismo de juntar en un mismo cuerpo a un muerto y a un hater. No me refiero a un hater muerto, que sería simplemente un muerto, sino a un muerto con conciencia hater, que pueda criticar al resto de muertos, ya sea por envidia o por algún trauma de juventud.

Hablar de Haters y decir la frase “Haters Gonna Hate” es como hablar de fútbol y decir “El fútbol es así” o… hablar sobre tu nueva novia fea y decir “A mi me gusta”. Son cosas típicas (las feas), pero es casi necesario.

Cualquier cosa que le suscite envidia o le haga pensar que hay gente por encima de él que lo merece menos hará que su rabia hater aflore y comience a hacerle tirar espuma por la boca.

Todo esto lo escribe la misma persona que ha escrito artículos como el de los Ghost Producers, los aftermovies de fiestas, o ese del “Shinopolla” de Aoki. Soy el mismo pero parece que he cambiado. O quizás es porque son las 5:20 de la mañana del domingo y llevo en el cuerpo cuatro cervezas (están cerradas, llevo las latas dentro del estómago).

Es por eso que creo que se debería hatear acerca de que un hater se convierta en ex hater.

Se debería hatear sobre que este artículo sea una mierda.

Se debería hatear sobre que este artículo sea mucho más corto que el resto.

E incluso se debería hatear sobre el hecho de que realmente Rubik Dude lo que haya querido con este artículo sea simplemente decir que mañana Martes 3 de Septiembre saca un vídeo llamado “Rubik Dude Last Night’s Gig” que narra sus aventuras en Revolver Club y alguna sorpresa más.

También se debería hatear sobre el pezón que sale en el segundo 0:05 del primer tráiler.

Y por supuesto de que haya coaccionado a sus padres para que aparezcan en el segundo tráiler

MENUDO HIJO DE LA GRAN PUTA ESTE RUBIK DUDE

Twitter | Instagram | Facebook