Valencia pionera de la música electrónica


Todos conocemos a Robert Moog como genio y padre del sintetizador moderno. Probablemente, muchas personas crean que Moog fue el creador del sintetizador. Pero nada más lejos de la realidad, podemos viajar a través del tiempo hacia unas décadas antes en donde realmente se estaba gestando la magia electrónica. Artefactos como el theremín (Léon Theremin, 1919) o el “Audion Piano” (Lee De Forest, 1915) fueron embriones de lo que Moog mostraría al mundo.

Pero, ¿y si uno de los precursores de la música electrónica hubiese vivido en Valencia?

Una parte del esquema correspondiente al aparato Electro Compositor Musical

Aunque parezca difícil de creer, allá por el 1933, un sacerdote llamado Juan García Castillejo presentó el “Aparato Electro Compositor Musical”. Esta máquina consistía en la unión de teclados similares a los télex o teletipos a un sistema eléctrico conformado por distintas válvulas, condensadores y demás piezas electrónicas. Además, dicho sistema permitía guardar todo lo que se creaba en este aparato, ya que al utilizar teletipos se podían perforar plantillas que podían ser utilizadas para la reproducción posterior en dicha máquina.

elhype-punto-com

Con ello, sería injusto quedarnos en tan particular invento, puesto que la vida de este inventor estuvo marcada por la continua investigación de nuevos métodos que mejoraran y facilitaran la comunicación. Algunos de ellos pueden parecernos descabellados como la idea de instalar un cable submarino entre Alicante y Mallorca que formase un campo magnético y actuase como un theremín marino en el que los peces serían los generadores de las notas musicales.

Pero estas ideas no quedaban en simples sueños quijotescos, ya que Castillejo las desarrollaba indicando todos los aspectos técnicos a tener en cuenta y demás metodología. Como así quedó reflejado el 17 de agosto de 1944 con la publicación del libro La Telegrafía Rápida: El Triteclado y la Música Eléctrica

la-telegrafia-rapida-musica-elhype

En este libro, Juan García Castillejo expone una serie de patentes entre las que destaca la creación de un sistema de telegrafía más rápido mediante el uso de codificación Baudot a través de lo que él denominaba “triteclado”. Con este sistema lo que pretendía era que el envío de telégrafos estuviese al alcance de todos, ya que con dicho invento no era necesario conocer el tipo de codificación empleada, tan solo bastaba con escribir el mensaje que se pretendía enviar.

esmateria-punto-com

A pesar de estas y otras de sus geniales aportaciones, la productiva carrera inventiva de este sacerdote quedó eclipsada probablemente por el lugar y el tiempo en el que le tocó desarrollar su labor. Debido a que en una España de posguerra era muy difícil que dichos inventos fuesen financiados económicamente. Tan solo nos queda el leve y escaso recuerdo de la vez en que en la calle Quart, 12, de Valencia hubo un genio adelantado a su tiempo que soñaba con cambiar el mundo de una manera totalmente altruista.

FOTOS: elhype.com / esmateria.com / valenciabonita.es