Zach, el adolescente que dedicó los últimos meses de su vida a la música


zach_un_festival_por_dentro_1

Siempre, o casi siempre, que hablamos de música nos referimos a ella como la fiel compañera de la fiesta, de los conciertos y festivales, de la alegría, de los momentos de darlo todo y fluir con ella… Pero el poder de la música va mucho más allá de todo esto.

La música es una forma de liberar de nuestras sensaciones, de transmitir lo que sentimos, es un medio para comunicar al mundo lo que nos ocurre, de emocionar con ella y decir las cosas que pensamos de una manera más bonita, más suave.

Así es como Zach Sobiech decidió transmitirnos su admirable pero amarga y dura historia, haciéndola dulce entre acordes y letras. Así es como Zach honró a la música regalándole los últimos meses de su vida.

El cáncer, esa enfermedad maldita (de verdad que me encantaría poder estrujarme y exprimir cada gota de mi cerebro para encontrar una buena cura y acabar ya con su existencia, me lo cargaría pero bien) fue detectada en Zach cuando tan solo tenía 13 añitos, concretamente le diagnosticaron miosteosarcoma (cáncer óseo). Tras repetidos intentos por curar su enfermedad, nada funcionaba y cuando tenía 17 años llegó la noticia: los médicos le dieron un año de vida como máximo.

zach_un_festival_por_dentro_post

De verdad, no se dónde se puede encontrar gente tan fuerte y con tanto aprecio por la vida como él, gente que de verdad valore lo que tiene y se enfrente a la vida con toda su alma, ya que en lugar de derrumbarse, decidió vivir el tiempo que le quedaba aprovechando y disfrutando cada momento al máximo, sonrisa en la cara en todo momento, valorando absolutamente todo lo que esta nos ofrece. Además Zach decidió centrarse en la música, en ese tubo de escape mediante el cual podía dejar en forma de canciones sus mensajes de esperanza, de fuerza y de amor hacia la vida.

El caso es que el hecho de dedicarse a la música durante este complicado período fue una fuente constante de alegrías y satisfacciones que hicieron un poquito menos duro lo que él mismo sabía que no tenía solución, su salud.

Su mayor éxito “Clouds”, con casi 9 millones de reproducciones en Youtube, le permitió ofrecer varios conciertos, disfrutar del placer de hacer música, dejar su legado en el mundo y enseñarnos que, como él mismo decía “No tienes que enterarte de que estás muriendo para comenzar a vivir”, que hemos de disfrutar de todo, de este momento, justo ahora cuando estás tan relajado y estupendo leyendo este post, de la comida que te vas a pegar mañana con tus amigos, de los festivales que nos acogerán con los brazos abiertos este verano y hasta de las clases que tendrás mañana. Pero seamos felices, vivamos bien.

Fotos: Stmedia startribunecitypages