Adiós a Chet Faker


¡Que levante la mano toda persona a la que le guste Chet Faker! Esto no es una noticia trágica, tranquilidad. Nos despedimos de Chet Faker, sí, pero como proyecto artístico. Nick Murphy ha decidido continuar su carrera bajo su verdadero nombre.

A partir de ahora conoceremos los próximos trabajos del -ya antiguo- Chet como Nick Murphy. Así lo ha decido el productor y cantante.

Esto es lo que Murphy ha escrito en su cuenta de facebook (Chet Faker):

“Ha pasado media década desde que empecé a publicar música como Chet Faker y desde entonces habéis sido la fuerza impulsora detrás de la música. Está habiendo una evolución y quería haceros saber hacia dónde va. Mi siguiente lanzamiento estará bajo mi propio nombre, Nick Murphy. Chet Faker siempre será parte de la música”.

Cierto es, porque Chet ha sido y será de esos artistas que se quedan. Así que, ¿por qué no repasar un poco su carrera? Y esto no puede empezar de otra manera que mencionando su versión a “No diggity”canción original de la banda de R&B, Blackstreet, y con la que permitió que el mundo le descubriera.

Tampoco se puede hablar de Chet sin mencionar su -ya mítico- “Gold”Y es que lo que gusta de “Gold” es esa mezcla de relajación, sensualidad y seducción. De esas canciones para escuchar cada persona en su cama, en la playa, por la calle de noche… dónde sea, pero disfrutando del momento.

“Cigarettes and Chocolate” quizá haya pasado más desapercibida, pero no quería dejarla de lado. Es una de las canciones de su álbum de 2012, Thinking in Textures, y es, literalmente, esa búsqueda interna del talento musical que determinadas personas llevan dentro. Es esa atmósfera que la envuelve, esa mezcla de texturas, como dice su álbum. Es ese “a ver de lo que soy capaz de crear”. Una verdadera preciosidad.

Hablando de Chet Faker es imposible no mencionar a su compatriota Flume. Sin duda Lockjaw, EP que sacaron juntos en 2013, fue uno de los mayores bombazos de ese año. Y no en el sentido de éxito comercial, sino como ese cóctel que hacía falta que llegara tarde o temprano. El porte, la elegancia, el estilo. La combinación que no imaginaba nadie en su cabeza, pero que en realidad estábamos esperando.

Artistas que cierran puertas para abrir otras nuevas. Estaremos pendientes de Nick, porque desde luego el camino musical de Chet Faker ha sido bonito, trabajado y tremendamente merecido.

FOTO: Indieshuffle