Diez años desde que Arctic Monkeys saltaran a la fama


Hace diez años que cuatro adolescentes de Sheffield decidieron dar un paso adelante. Diez años desde que la NME los calificara como “una de las mayores bandas de Gran Bretaña”. Diez años de música de calidad innegable en forma de rock. Diez años desde que Arctic Monkeys saltaran a la fama.

Pero, ¿Qué es lo que realmente ha ocurrido durante este periodo de tiempo?

Tras varias intentonas, múltiples vocalistas probados (sí, por si no lo sabías, Alex Turner no fue la primera opción) y un EP que ya brillaba con canciones como “Fakes Tales of San Francisco” o “From the Ritz to the Rubble”,  unos chavalines de tan solo diecisiete años que hacían llamarse Arctic Monkeys conseguían publicar su primer trabajo.

De esta forma, el 23 de enero de 2006, se estrenaría Whatever people say I am, that´s what I´m not, el disco debut más vendido de la historia de Gran Bretaña. Todo un boom musical que gozaba de un título que venía directo del guión de la película Saturday Night and Sunday Morning.

Con él, los de Sheffield consiguieron igualar el record de premios establecido por The Strokes y Oasis en los NME Awards de 2006. Los elogios eran constantes y todo pintaba color de rosa.

nme4febd

En abril de ese mismo año publicarían un nuevo EP. Con Who the fuck are Arctic Monkeys? se preparaban para uno de los obstáculos más complicados a los que se podía enfrentar una banda emergente: no decaer en su segundo álbum.

Los problemas llegaban, y Andy Nicholson, el bajista original dejaba el grupo abandonaba la formación debido a la acumulación de fatiga. “Lamentamos informar que Andy no forma más parte de la banda”, explicaban en un comunicado oficial los Arctic Monkeys. En su lugar, le supliría Nick O´Malley bajista de The Dodgems.

Su público se multiplicaba por meses. Las salas llenas, y su nombre, junto a sus ídolos de la infancia festivales como Glastonbury les llevaron en volandas, un año más tarde, a la publicación de Favourite Worst Nightmare. Un estilo más maduro y depurado, pero sin dejar de lado la esencia que les caracterizaban. Las abanderadas “Brainstorm”,” Flourescent Adolescent”  y “Teddy Picker” supusieron la consagración que se le auguraba.

El año de 2007 les sirvió para hacerse en los NME con los premios de “mejor álbum” y “mejor DVD musical”, mientras que en los Brit Awards de 2008 recibieron los galardones a “mejor banda británica” y de nuevo a “mejor DVD musical”.

Entre tanto, un joven Alex Turner jugueteaba con un nuevo proyecto que tal vez te suene: The Last Shadow Puppets. Un disco y una pequeña gira le sirvió para desconectar de su grupo original durante unos meses.

Ya en 2009, un tono fatalista y oscuro se apoderó de ellos. Sus melenas crecieron y el acné desapareció para traer canciones que hablaban sobre mentiras, engaños y desencuentros amorosos (nada más que hay que echar un rápido vistazo a “Dance little liar” o “Crying Lightning”). Humbug supuso un punto de inflexión y gran parte de la culpa la tuvo el apoyo musical de Josh Homme, líder de Queens of the Stone Age, su principal productor.

Pero la euforia, o tal vez el estilo, que claramente parecía no encajar mucho con ellos, les llevó a publicar su cuarto disco de larga duración tan solo un año y medio más tarde.

Envuelto en polémica (su título era cuanto menos sugerente), Suck it and see cumplió. Un disco correcto y sin ninguna canción para la posteridad, pero sin dejar de ser buenas.  “Don´t sit down…” sería el single por excelencia con el que romperían sus nuevos conciertos.

Parecían haber vuelto a ser ellos, aunque con unos sonidos más limpios y brillantes de lo que nos tenían acostumbrados durante sus primeros trabajos.

A los ocho meses de gira, los de Sheffield sorprendieron a sus fans de la noche a la mañana con una nueva canción: “R U Mine?”. Cañera como si misma, resulto ser todo un éxito, algo que servía a la banda para abrir la veda hacia su quinto y último disco.

Tras “R U Mine”, el estreno del single “Do I wanna know”, ratificaba el nuevo camino: rock de guitarras pesadas con riffs lentos. Su video, con 300 millones de visitas fue todo un éxito.

El 9 de septiembre de 2013 la banda publicaba AM. A los ya mencionados singles se unían a otros como “Arabella” o “Snap out it” en uno de los mejores discos hasta la fecha de los monos.

Les esperaba un año de gira donde su última parada sería Latinoamérica. Fue allí donde comenzarían especulaciones y dudosas declaraciones entre los componentes. Su separación era inminente.

Así sería como Chile fue testigo del último concierto de uno de los mayores grupos del siglo XXI. Alex Turner sería el primero en abandonar el barco debido a una supuesta sensación de aburrimiento y tristeza. El resto del grupo simplemente dejaría llevarse por la corriente de su líder para llegar hasta al día de hoy.

NMECoverArcticCMA3030913

Ya hace casi dos años desde que Arctic Monkeys se separaran, algo totalmente inverosímil si nos atenemos a sus éxitos. En Un Festival por Dentro lo anunciamos: esto va para largo, y más viendo la fama que está cosechando el nuevo trabajo de Alex Turner.

Fotos: nme. com e indiespot.es