Carlos Sadness le coge gusto a Sevilla


El pasado 10 de Marzo Sevilla volvió a recibir con las manos abiertas a Carlos Sadness. El barcelonés le está cogiendo gusto a la ciudad andaluza, y el público está devolviéndole el cariño.

Era su tercera visita en menos de dos años, y la aún le queda – hace unos meses se confirmaba su asistencia a la tercera edición del Interestelar Sevilla –.

El lugar elegido era la Sala Custom, y a pesar de las fuertes lluvias que se estaban viviendo, el cartel de sold out estaba colgado.

Allí, y con una puesta en escena que mejora a cada show que pasa, Sadness presentó su último disco de estudio, Diferentes tipos de luz, sin olvidar los grandes hits que han acompañado a su carrera durante estos últimos años.

Las luces se apagaron y sonaban los primeros acordes de Hale Bopp. El público comenzó a alzar las manos para celebrar temas como “Física Moderna”, “Te quiero un poco”, “Volcanes Dormidos”, “Longitud de Onda” o “Amor Papaya”. Todo ello con el regalo de “El Relámpago”, con el que bromeaba: “lo siento pero os voy a recordar un poquito lo que hay ahora mismo fuera”.

Entre tanto, tampoco podía olvidarse de canciones como “El día que volviste a la Tierra”, “Bikini” o “El Gran momento”. Tras el parón para volver con los bises, le tocaría rapear unos minutos como de costumbre antes de tocar “Que electricidad”, “Días Impares” y la última y celebrada “Monteperdido”, canción con la que ya es tradición termine sus conciertos desde hace ya años.

Lo que sin duda fue uno de los conciertos del año en Sevilla, acabó para los que allí asistían con un buen sabor de boca, pero con ganas de seguir escuchando más y más canciones del artista. La espera es tan solo de un mes y medio para volver a ver a Carlos Sadness, pero visto el concierto que ofreció el sábado pasado en Sevilla, a más de uno se le hará eterna.

FOTO: Poplacara.