Cuando Coldplay hacía magia con su música y no con confeti


Repaso a la obra de Coldplay cuando no estaban tanto por decoraciones multicolor sino por su sonido

Sin duda alguna, gustos aparte, Chris Martin y compañía son uno de los grupos más grandes del planeta. Y también de los que más han cambiado durante su trayectoria musical.

La banda inglesa comenzó hace ya casi dos décadas y en seguida les encasillaron en el rock alternativo. En aquel momento, por allí los 2000, había un casi totalitarismo en el mundo musical más comercial liderado por el pop. Coldplay se alejaba de ese sonido, era un oasis en medio de una oleada de grupos que sonaban igual y fue comparado en ese momento con bandas como Radiohead o Travis. Es de risa pensar eso ahora, ¿verdad? Otros grupos grandes que nacieron poco después, como The Killers o The Strokes, abogaban más por sonidos enérgicos y guitarras.

Coldplay supo encontrar su sitio. Hizo una música más accesible y sencilla que Radiohead y otros artistas más experimentales. Por otra parte, sus canciones eran más pausadas y daban mayor peso a las letras, diferenciándose así de los grupos ya nombrados que estaban naciendo en el rock (como tal) alternativo.

La ¿evolución?

Así pues, con todo este panorama explicado, su debut Parachutes fue un éxito en crítica y público (aunque no masivamente). Era un álbum intimista y con canciones sencillas pero delicadas, exquisitas musicalmente. Se podría decir que es el álbum con el sonido más antónimo al que tiene Coldplay últimamente.

En A Rush Of Blood To The Head, su segundo trabajo, todo ya se magnificó un poco. Las baladas eran más dramáticas (un perfecto ejemplo es “The Scientist”), las guitarras más potentes y el sonido ya tenía alguna pincelada más épica. No obstante, se mantenía la esencia de Coldplay, igual que en X&Y, aunque el tercer álbum ya estuviera más alejado de su sonido original.

Y se hizo el confeti. En 2008 la banda publicó Viva la Vida or Death and All His Friends, con el que abandonó por completo su sonido más acústico y se pasó a la grandilocuencia y al uso de sintetizadores en muchas canciones. Este álbum ya tenía temas que se acercaban más al pop (como “Life In Technicolor” y “Strawberry Swing”), la música de Coldplay había cambiado por completo. Y eso parece que les hizo ascender de manera meteórica hasta la cima del mundo musical. Con el “Viva la Vida” empezó todo. Y acabó para muchos otros.

FOTOS: Sonar FM / Blue FM