El destrocismo de Crystal Castles en Bilbao


Marcaban las 18:30 cuando recibimos un correo de la promotora pidiéndonos perdón y comunicándonos que nuestra petición de acreditación estaba aprobada. 3 horas antes de la apertura de puertas nos enteramos de algo que debería de haber estado solucionado como máximo 24 horas antes del concierto; aun así, decidimos cubrirlo ya que no todos los días están Crystal Castles en Bilbao.

Casi 3 años después de su actuación en la ya difunta sala Rockstar de Barakaldo, Crystal Castles volvían a Bilbao el pasado lunes con frontwomen renovada pero con el rollo rave y el destrocismo de siempre.

Salían tarde, entrando por la puerta principal y cruzando toda la sala al son del “Requiem” de Mozart. Nada más llegar al escenario empezaron con “Concrete”, aunque con ciertos problemas de sonido que hacían escuchar muy pobremente la voz de la rookie Edith Frances; problemas, eso sí, que irían remitiendo a medida que el bolo iba hacia delante.

Sonaba “Baptism” cuando una entrada en calor Frances empezaba a hacer gala de esas idas de olla tan características de una de las vocalistas más destroyer de la última década, su predecesora, Alice Glass. Una hipnótica “Char” y una envolvente “Enth” hacían de calentamiento para lo que llegaría con “Crimewave”, primer punto álgido de la noche en el que Edith no dudó en salir a primera línea de las escaleras del Antzoki para amagar con un salto al público; mientras Kath, cabeza pensante del dúo, permanecía estático en su rincón rodeado de máquinas, teclados y aparatos.

Crystal Castles en Bilbao

Su último trabajo, Amnesty (I), fue el más recurrente de la noche junto a su segundo largo (II), entre los que destacamos el directo de “Frail” y “Telepath”, antes de marcharse del escenario y dejar los estrobos encendidos.

El bis lo marcaron los ritmos de “Untrust Us” y “Celestica” en los que Edith bañó a todo el público en zumo de frutas, leche de avellanas y agua, entre otros líquidos varios. Cerraron su corto bolo, que no llegó a la hora de duración, con “Not in Love” y Edith estrobo en mano subida a una flightcase, para acabar por tirarlo al suelo y pirarse sin despedirse del escenario.

Puede que le falte la violencia que caracterizaba a Alice, pero a Edith Frances tampoco le faltan ganas de incrustarle el micrófono al de primera fila. Tenemos Crystal Castles para rato.

FOTO: Eneko Diego (Random Apocalypse), David Mars.