“Don’t say that” de Superfood, nostalgia noventera


Un Festival por Dentro - Superfood

Superfood es otra de esas bandas nacidas en Birmingham que a mí tanto me gustan. Durante el año 2012, bandas como Peace, Swim Deep o Jaws, triunfaban en los Midlands. El éxito cosechado por estas bandas, de cierta manera, es gracias a Dom Ganderton, cantante de Superfood,  que produjo algunos de los singles de estas bandas. Aprovechando el tirón y la gran masa de fans que adquirían los de B-town, Dom decidía montar Superfood junto a sus amigos Emily Baker (bajista), Ryan Malcom (guitarrista) y Carl Griffin (batería).

Las influencias de la banda se hacen evidentes en su nuevo álbum ‘Don´t say that’. El britpop de los 90 está presente en sus canciones, y es inevitable no pensar en bandas como Blur o Supergrass al escucharlas. Sus canciones buscan hacerte feliz y que no pares de moverte al ritmo de la guitarra juguetona y la percusión que acompañan a los falsetes del cantante.

Muchas de las canciones que contiene el nuevo álbum ya habían sido publicadas anteriormente en sus EPs. En estos temas ya se apreciaba ese revival noventero, canciones como ‘Bubbles’ de estribillo pegadizo y coros graves. El single homónimo de la banda ‘Superfood’ es una oda a los viajes a la cocina hambrientos en busca de comida, en el que los riff de la guitarra son los protagonistas junto con la voz reverberada del cantante. Otra de las canciones anteriormente publicadas es ‘TV’, canción pegadiza con un sonido crudo. De esta canción destacaría el momento en el que la guitarra punteada a mitad de canción acompaña la voz de Dominic mientras dice “who turn off the tv?” en repetidas ocasiones, y que nos hace (o me hace) entrar en un bucle psicodélico y de fantasía.

Un Festival por Dentro - Superfood3

El álbum contiene nuevos títulos como ‘Mood Bomb’ o ‘Right on Satellite’, que llaman a la nostalgia con originalidad e ingenuidad. Un viaje alucinógeno de cuatro minutos a los 90, de nuevo. Es difícil no darse de cuenta de que sus letras son soñadoras y que no les falta imaginación. Como se demuestra en ‘It’s good to see you’, una canción relajada, pero que calificaría como la más rara de todas, en la que las plantas toman vida y nos invitan a cantar con ellas.  Por último destacaría, ‘Lily for your pad to rest on’, en el que las influencias ya no son el britpop, sino que se acercan más al hip hop, como ocurrió en el último álbum de “los monos árticos”.

Sea como sea, Superfood ha llegado y es para quedarse. Su sonido noventero nos transporta a la década en la que la mayoría de nosotros nacimos, y lo hace con alegría para que no paremos de saltar y bailar.

Foto: Record Store, Facebook Superfood