Entrevista: Declan McKenna, la joven promesa que ya es una realidad


Hace unas semanas tuvimos la oportunidad de hablar un rato con Declan McKenna, un joven británico de apenas 18 años cuyo talento lo ha llevado al reconocimiento internacional. Ha actuado en festivales como Glastonbury o Coachella, y el pasado mes de julio publicó su primer álbum: What Do You Think About the Car?, en el que se incluyen algunas piezas que escribió con tan solo 15 años.

Él mismo describe su música como una mezcla de pop, rock e indie, y entre sus principales influencias se encuentran desde artistas como David Bowie o Jeff Buckley, hasta Nina Simone o ABBA, pasando por nombres del estilo de Vampire Weekend o The Strokes.

Sin más dilación, os dejamos con las respuestas que Declan McKenna pronunció ante nuestras preguntas:

¿Te acuerdas de cuándo decidiste que te gustaría ser músico?

Siempre ha sido algo que me ha interesado; he crecido rodeado de músicos, escuchando canciones, intentando escribir las mías y tal… No creo que hubiese un momento puntual, sino que siempre me ha encantado y he ido progresando poco a poco.

¿En qué punto te das cuenta de que debes abandonar tus estudios para centrarte en tu carrera musical?

Dejé la escuela en octubre de 2015 porque todo junto era demasiado, tuve una propuesta para hacer un tour por Estados Unidos y realmente no podía compaginar ambas cosas. Mis profesores estaban contentos porque sabían que era lo que siempre había querido hacer.

Nos gustaría saber cómo cambió tu situación cuando firmaste el contrato con Q Prime, una de las grandes compañías de management, tras ganar el concurso de talentos emergentes de Glastonbury

En realidad firmé ese contrato el día antes de ganar ese concurso, había estado hablando con mi manager durante un tiempo y fue como “hey, quiero que tú seas mi manager”, ya que había varias personas interesadas en ello. Es guay porque son una compañía muy buena y me han ayudado mucho, como por ejemplo cuando firmamos el contrato con Columbia o con la actuación de Glastonbury.

Pero sí, a lo largo de los últimos dos años han cambiado muchas cosas y ha sido genial. Para nada te esperas que pase algo así.

¿Cuántos años tenías cuando actuaste en Glastonbury?

Tenía dieciséis años, era muy joven y fue una pasada empezar con tanto apoyo. Es algo que no esperas que suceda y supuso un cambio brutal para mí: a partir de ese momento progresé, mejoré un poco mis habilidades para escribir, tuve que trabajar la puesta en escena, practicar con mi grupo… Muchas cosas cambiaron… Empezamos a hacer más tours, ahora tenemos un bus jaja –antes de la entrevista nos había comentado que estaba feliz porque era la primera vez que tenían un tour bus profesional–. Pero sí, a lo largo de los últimos dos años han cambiado muchas cosas y ha sido genial. Para nada te esperas que pase algo así.

Con tu canción Brazil, que criticaba a la FIFA, conseguiste llamar la atención de mucha gente, ¿te lo esperabas?

Es raro porque en ese momento nadie escuchaba mi música, simplemente la escribí por diversión,  no sé, una canción tonta sobre toda la corrupción y lo que estaba sucediendo allí, no me esperaba que la llegara a escuchar nadie, pero de golpe la gente me decía que le había gustado mucho y los sellos empezaron a interesarse por mí y fue como “esto es muy raro” y a partir de allí empecé a tocar en muchos sitios distintos y no sé, simplemente era una canción que había escrito con quince años y que probablemente sigue siendo mi canción más conocida. Es increíble.

¿Te resultó raro cuando un tiempo más tarde tu pieza “Isombard” formó parte de la banda sonora del FIFA?

Es gracioso, siempre había querido formar parte de la banda sonora del FIFA, incluso cuando hice Brazil, y es que el “soundtrack” del FIFA es muy guay. Cuando era muy pequeño solía jugar mucho a videojuegos y en este juego siempre sonaban grupos como LCD Soundsystem, Caribou. Me alegro de que no me guarden rencor jaja. De hecho el soundtrack de este año era muy guay, con grupos como Glass Animals…

Creo que lo más importante es no dejar de escribir y así puedes llegar a hacer buenas canciones; cuanto más veces haces una cosa mejor te sale.

Tus canciones tratan temas bastante específicos e incluso polémicos, ¿de dónde sacas tu inspiración a la hora de componer?

Simplemente de todos lados, escribo todo lo que puedo, a veces sienta bien hablar sobre estos temas “políticos” pero no sé, miro al mundo, me fijo en cosas que me pasan a mí, en cosas que le suceden a otras personas… Pienso mucho en ello y después intento que salga algo interesante, ya sean cosas positivas o negativas. Creo que lo más importante es no dejar de escribir y así puedes llegar a hacer buenas canciones; cuanto más veces haces una cosa mejor te sale.

A lo mejor se trata de una pregunta un tanto extraña, ¿pero haces algún ritual antes de cada concierto que se pueda contar?

Sí que tenemos uno, nos ponemos en círculo los cinco miembros de la banda, ponemos las manos arriba, todos me miran, y entonces, sin dar la entrada, intentamos aplaudir todos a la vez, y lo repetimos hasta que suena como una sola palmada.

Teniendo en cuenta lo joven que eres, ¿cómo vives el hecho de estar a menudo fuera de tu país, de gira? ¿Cómo lo vive tu familia?

Es guay, no sé, se trata de algo que había querido hacer desde hace muchos años, es divertido, es diferente, muy diferente comparado con el hecho de ir a la escuela, pero sí, es genial y mi familia está muy contenta por mí. Así también aprovechan para venir a verme en directo y hacer turismo por diferentes ciudades. Es bonito poder contar con su apoyo.

Lo que más me gusta [de los festivales] es simplemente el ambiente que se respira, y es que se percibe un sentimiento de comunidad que en muchos pueblos y ciudades no está presente.

¿Sueles ir a muchos festivales?

Sí, ¡tanto como puedo! Por ejemplo, las dos veces que actué en Glastonbury pasé todo el fin de semana ahí. No hay nada como este festival, es enorme, como una ciudad, muy divertido. También he estado en Reading & Leeds un par de veces, es un festival con un rollo muy distinto. Pero sí, me encantan los festivales, son espacios únicos, puedes ir por ahí y conocer a gente, ver a grupos guays. Me encanta hacer esto, aunque te pones un poco enfermo al final del verano, cuando has asistido a unos 20 festivales, pero siempre hay ganas de que empiece la temporada festivalera, es muy divertido.

¿Qué es lo que más te gusta de los festivales? ¿Hay algo que odies de ellos?

Lo que más me gusta es simplemente el ambiente que se respira, y es que se percibe un sentimiento de comunidad que en muchos pueblos y ciudades no está presente. Lo peor… las duchas, los baños… De hecho solemos intentar coger las pulseras VIP para poder usar los baños que están mejor.


A lo largo de este 2017, Declan McKenna ha pisado el territorio español en un par de ocasiones, primero para actuar junto a Blossoms en la Sala Razzmatazz de Barcelona –podéis leer la crónica de dicho concierto AQUÍ– y el pasado mes de julio formó parte del cartel del FIB. ¡Deseamos poder volver a tenerlo por aquí muy pronto!

Entrevista realizada por: Anna Bacardit y Elies Delgado

Imagen destacada: Evening Standard