Charlamos sobre el binómio “música y danza” con Wondy, ganadora de Fama A Bailar


Durante los tres últimos meses hemos podido vivir el esperado regreso de Fama A Bailar y, una vez más, ha recibido una gran acogida por parte del público. Desde el programa han decido apostar por la danza y la música en directo, logrando una mezcla más que envidiable. El pasado 7 de junio se emitió la final de Fama A Bailar, que consiguió emocionar a todo el público y convertirse en una de las galas más espectaculares de todo el programa. Fue entonces cuando Wondy se alzó como la merecidísima ganadora de este comeback. Con la emoción del triunfo todavía a flor de piel, he tenido la oportunidad de entrevistar y conocer un poquito más a fondo las pasiones y los sueños de Wondy.

Y: Antes de nada, enhorabuena por tu triunfo en Fama A Bailar. ¿Qué sientes tras alzarte como ganadora del programa? ¿Te lo esperabas?

W: Sinceramente, aunque desde el principio tenía claro que iba a luchar hasta el final, y me propuse la meta de ser la ganadora, creo que apuntar alto es importante para llegar hasta donde se pueda pero sin perder la fe, sin perder el trabajo, la constancia y el interés. Aunque me lo propuse seriamente, nunca se sabe, yo puse lo mejor de mi. De hecho, no lo hice conscientemente, de forma natural me sale trabajar duro y si que sentía que me merecía llegar hasta el final, sentía que los trabajos los había defendido de una manera aceptable para llegar. Sabía que al decidir el público quién era el ganador, existían muchas posibilidades entre los finalistas. Como Adrián y yo no habíamos salido a la palestra, no sabíamos lo que el público podía pensar de nosotros, si llegaba todo lo que queríamos transmitir.

Lo que siento tras la victoria es fuerza, confianza, mucho valor por mis principios, por como he defendido mi manera de ser, de trabajar desde principio hasta el final y, sobre todo, agradecida porque todos los que han captado mis valores de manera verdadera me lo han hecho llegar de manera positiva e intensa.

Y: ¿Con qué estilo de música dirías que te resulta más sencillo bailar, o qué estilo te inspira más a la hora de llevar a cabo una coreografía?

W: Me gusta mucho la música experimental, la música instrumental, la música con raíces folclóricas porque tiene mucho peso y mucha cultura. También me gusta la percusión y la electrónica. Es el tipo de características que suelo buscar para estar inspirada, pero es verdad que cada estilo me inspira de manera diferente. Además hay muchas canciones comerciales que me gusta mucho bailar porque tienen un ritmo pegadizo y curioso y las disfruto a su manera.

Y: ¿Qué artistas o grupos dirías que te inspiran más a la hora de bailar o crear coreografías?

W: Cuando creo coreografías intento hacerlo desde mi inspiración propia y no focalizar en ninguna referencia literal, porque me parece que no es interesante. Pero es verdad que hay artistas y grupos de baile que me gustan mucho, por ejemplo, Kinjaz (EEUU), Poreotics (EEUU), Batsheva (Israel) y, sin querer, todo tipo de referencias de la danza contemporánea y del mundo de YouTube me gusta y lo cojo todo un poco como inspiración.

Y: De todas las canciones que bailaste en la escuela, ¿con cuál te quedas? ¿Por qué? Y si pudieras bailar una de las canciones que hicieron tus compañeros, ya sea en pareja o individualmente, ¿cuál escogerías? ¿Por qué?

W: De todas las canciones que baile en la escuela, hay una que me gusto mucho por ser la diferente y la que más cuajaba con mi estilo de creación y danza. Era una coreografía con Iker, “Excavation Part II” (The Haxan Cloak). Me parecía innovadora, algo que solo se suele ver en los teatros, con una estructura musical bastante sencilla pero a la vez muy curiosa porque a la vez no tenia unas cuentas muy fáciles. Sin duda la mas atrevida.

Y si tuviera que bailar alguna de las canciones que hicieron mis compañeros, me habría hecho mucha ilusión bailar una canción que hicieron Lucia y Valero, que se llamaba “Señorita” (Lotso x Odie & Justin Timberlake). Básicamente porque me trae recuerdos de la ultima etapa que he tenido en mi vida trabajando como profesora de baile en Teruel, que casualidad estábamos trabajando esa canción con una coreografía para presentar en un campeonato, entonces me habría hecho mucha ilusión por el apego emocional que le tengo a esa canción.


Y: En la escuela hicisteis muchas coreografías acompañando a músicos en directo. ¿Habías tenido alguna experiencia así antes? ¿Te gusta compartir escenario con los músicos o te resulta más cómodo bailar sin acompañamiento en directo?

W: Nunca antes había bailado con artistas que no fueran bailarines, nunca antes había acompañado a cantantes ni grupos, me ha parecido muy curioso trabajar con ellos. Si es verdad que no teníamos mucho tiempo, pero se involucraban bastante en los ensayos, así que era muy agradable. Es interesante y divertido porque acompañas a otro artista que está haciendo lo suyo, entonces se combina de una manera muy bonita.

A mi me gustaría hacerlo mas a menudo, si que es verdad que no es lo mismo, porque claramente el foco es mayor hacia el artista principal, pero eso no me importa mucho y me haría muy feliz acompañar a otros cantantes artistas o grupos. También porque la música tiene un poco mas de visibilidad gracias a los medios de comunicación y es una buena manera de combinar y compartir el beneficio del arte en general de la música combinada con la danza.

Y: Aunque la música y la danza sean dos disciplinas diferentes, están estrechamente relacionadas. ¿Crees que sería una buena idea que los festivales de música o incluso los propios músicos empezaran a apostar más por la danza? O, por el contrario, ¿crees que ambas disciplinas deberían seguir estando separadas en cierto modo?

W: Creo que es muy buena idea que a partir de ahora, y siempre, los bailarines fueran acompañantes de otras disciplinas como la música y que incluso tengan sus propios espectáculos dentro de festivales grandes. Creo que es una buena manera de combinar y de hacer un show interesante y puede favorecer a la música de alguna manera el incorporar la danza, porque puede ser un resultado más interesante y profesional.

Pero por supuesto que separadas también tienen su encanto y no hay que perder la esencia, así que también esta bien que haya de cada cosa lo suyo, porque también hay estilos de danza que no requieren música, y estilos de música que no requieren danza.

Y: ¿Qué dirías que te ha aportado tu paso por Fama A Bailar tanto a nivel personal, como profesional?

W: Mi paso por FAMA a nivel profesional me ha dado muchas tablas para saber gestionar todo tipo de situaciones: trabajar bajo estrés, con poco tiempo, con muchos cambios, adaptaciones a estilismos… En general me ha dado experiencia para poder adaptarme a todo tipo de trabajos. Y a nivel personal, me ha dado muchísima confianza. Me ha dejado confiar en mis ideas, valores, mis maneras de hacer las cosas, mi aprendizaje en general. Sé que soy capaz de muchas más cosas de las que imaginaba. Así que en general, mucho crecimiento, tanto a nivel personal como profesional.

Y: Ahora que estás de vuelta en casa, ¿tienes algún proyecto en mente?

W: Tengo en mente aprovechar un poquito todo lo que acaba de pasar para dar algunos workshops por donde pueda. En Septiembre tengo algunos contratos que podría aceptar para trabajar, incluso uno es en el extranjero y da la casualidad de que ya lo tenia antes de empezar FAMA.

Y cuando se me presente una temporada sin trabajo o sin oportunidades que me quiten mucho tiempo, empezaré a usar la beca que he ganado con el primer puesto. Tengo muy claro que la utilizaré en el extranjero, pero hay muchas opciones, muchas culturas y corrientes en cada país, muchas vertientes de la danza y niveles profesionales. Pero sobre todo, soñar alto, pensar mucho, decidir con mucho cuidado y apostar por lo alto seguro.

FOTO: Facebook Fama A Bailar