Hoy en Nuevas Frecuencias… Wavelet


LogroñoPunk, Giputxi Rock, New Burgalés Rave, Los Santos Surf y Parisian Psych. Así describen su estilo musical en su página de Facebook los integrantes de la banda Wavelet, todos ellos provenientes de una ciudad distinta, pero actualmente establecidos en Barcelona.

Recientemente publicaron Traquenard, su primer EP, ¡y la verdad es que se trata de una increíble carta de presentación! La influencia psicodélica de grupos como Pond o Tame Impala se encuentra perfectamente plasmada en las cinco canciones que conforman este lanzamiento, aunque también presentan matices de artistas como Bon Iver.

Wavelet han llegado con fuerza, muchas ganas y ambición. Muchas bandas deserían poder lanzar un primer EP tan bien producido y “cuidado”, en el que se intuye la importancia que le otorgan a cada uno de los detalles y elementos que incluyen sus composiciones.

¡Ojalá podamos ver pronto a Wavelet girando por la Península!

Además de sonar de maravilla, todo apunta a que los miembros de Wavelet también destacan por su sentido del humor. Si os apetece conocer más acerca de ellos, aprender algún que otro dato interesante y reíros un poco, os recomiendo leer las respuestas que nos proporcionaron a algunas de las preguntas que le hicimos a Javi, cantante y guitarrista del grupo:

¿Cuáles son vuestras principales influencias?

Cuando Juan y yo empezamos a componer éramos muy tameimpaleros y las primeras canciones que nos salieron (“Things That Could Ever Happen (Again)” aka “Things”, entre ellas) estaban muy marcadas por lo que hacen el viejo Kevin Parker y los suyos. Al principio también diría que nos marcaron mucho Alt-J, Bon Iver (que nos tenía completamente hipnotizados) y del panorama español, Vetusta Morla.

Vamos a intentar mantenernos fuera de etiquetas, por lo menos desde nuestro lado.

Más tarde cuando formamos Wavelet, hubo un proceso que moló mucho porque cada uno de nosotros ha añadido a las canciones un poco de sus respectivos gustos. Mireia venía de tocar piano clásico, Alex del jazz y a Albert le flipa el “psych”. Al currar en unir todas nuestras influencias se creó una mezcla sin converger completamente, el objetivo era que cada uno hiciera lo que le gustaba desde su estilo.

¿Cómo describiríais vuestra música?

Pues la verdad que ese tema nos ha traído muchos ratillos de pensar hacia donde queríamos tirar con nuestro estilo. De primeras intentábamos psicodelizar las diferentes ideas que nos salían por la gran influencia que Tame Impala estaba causando en nosotros, pero al final nos pareció que era un error y era limitarnos y no dejar que otros géneros por los que también nos gustaría movernos pudieran fluir. Así el proceso creativo se volvió algo más original y divertido por el mero hecho de experimentar. Lo que estamos intentando es que cada canción nueva que nos sale siga su camino natural y no encajonarlas en un estilo. “Things” y “Un Cuadro en la Pared” salieron más psicodélicas, la melodía de “Mi Mapa” nos recordaba a Radiohead y los toques más “orquestales” a Beirut… Vamos a intentar mantenernos fuera de etiquetas, por lo menos desde nuestro lado.

Al currar en unir todas nuestras influencias se creó una mezcla sin converger completamente, el objetivo era que cada uno hiciera lo que le gustaba desde su estilo.

¿Qué es lo que queréis transmitir?

Para todas las canciones de Traquenard nos ha salido primero la base musical. A partir de ahí tratábamos cada canción como si fuera un lienzo sonoro. No un lienzo en blanco, sino un lienzo con una base de color que marcaba un poco la dirección del contenido más apropiado para la letra. A partir de ahí, intentábamos cuadrar ideas o pensamientos que nos rondaban la cabeza sobre esa base intentando crear un todo. Nunca pensamos realmente en transmitir una idea a nadie pero por cómo están hechas sí que contienen un mensaje, por lo menos para nosotros. (Si alguien quiere entenderlas que busque las letras en nuestro bandcamp o en musixmatch, porque nos hemos dado cuenta de que tengo que ir al logopeda porque no se me entiende al cantar)

Al verlas ahora sí que hay una cosa que esperamos que transmitan: las ganas con las que las hemos hecho y cómo nos lo hemos pasado en el proceso. ¡Haced música, tocad cosas!

¿Cuándo y cómo decidisteis formar el grupo? ¿Os conocéis desde hace mucho tiempo?

Pues hace un poco más de 6 años que nos conocimos Juan y yo en la universidad en Donosti y nos pusimos a hacer los primeros destrozos a versiones de grupos que nos molaban. Tuvimos que trabajar muy duro en mejorar la arritmia congénita de Juan. Al principio no teníamos local y conseguimos engañar a la gente de la universidad para que nos dejaran utilizar una batería que tenían por allí y era brutal ensayar en un salón de actos vacío. Como un concierto sin público.

¡Haced música, tocad cosas!

Al año siguiente nos pusimos más serios e intentamos cerrar un grupo más sólido, Mireia se puso a tocar el teclado con nosotros y una noche de motivación semi-borrachos en los bajos de la playa de la Concha decidimos que teníamos que componer algo. Salieron nuestras primeras canciones (una absoluta basura, pero de una de esas bazofias salió el germen de “Un cuadro en la pared”) y las presentamos en un concurso en Pamplona con resultados nefastos. Después de este episodio dramático nos salió “Things”y nos empezamos a motivar mucho porque nos encantaba. Dimos algún concierto por allí y nos terminamos de convencer de que queríamos seguir con el proyecto más seriamente. Coincidió con que acabábamos la carrera así que decidimos movernos Juan, Mireia y yo a Barcelona para montar un grupo “de los de verdad” y poder seguir componiendo y tocando juntos mientras cada uno se buscaba la vida.

En que llegamos a Barcelona nos pusimos a buscar gente y pasamos unos meses tocando con muchas personas distintas, pero nos fallaba encontrar a alguien que conectara bien con nosotros. Nos costó mucho hasta que por fin Albert, que hacía un máster conmigo y que había tocado el teclado con Barbott, se motivó para unirse y ponerse a meter bajos psycheros. Luego apareció Alex, el señor de los tambores, inesperadamente y fue como: ¡por fin estamos todos!. Me acuerdo de volver a casa en abril todo felices porque sólo había costado 7 meses cerrar la banda.

¿Nos podrías contar alguna anécdota graciosa/curiosa del proceso de grabación de “Traquenard”?

Cerrar things ha sido un proceso muy muy muy largo. Por ella han pasado cuatro baterías (hasta Alex), tres programas de grabación, dos cambios de idioma, cuatro personas distintas mezclándola… Nos ha costado pero hemoh aprendido un montón con ella.

Me acuerdo de volver a casa en abril todo felices porque sólo había costado 7 meses cerrar la banda

El primer día que tocó Albert con nosotros fue en una yurta mongol perdida en las montañas del Penedés. Queríamos irnos unos días de Barcelona porque estábamos un poco saturados de no encontrar a gente y no terminar de cerrar las canciones. Nos pusimos a buscar alguna casa en la montaña en airbnb y nos topamos con la maravillosa yurta de Jordi el chamán. Con este planaso conseguimos que Albert si viniera a probar con el bajo, y alrededor de una chimenea tocamos durante 3 días sin parar, motivados y con una energía que llevábamos tiempo sin encontrar. Cerramos “Mi Mapa” y “Arc de Triomf” y sacamos la base de algún otro temaso que está en camino.

WaveletWavelet

¿Nos contáis lo que significa “Traquenard”? ¿Y “Wavelet”?

El nombre de Wavelet se nos ocurrió viendo a Cigarettes After Sex en nuestro primer concierto del Primavera Sound de este año. Siendo científicamente correctos, es una herramienta de análisis de señales que sirve para poder representar una onda temporal en el espectro frecuencial al mismo tiempo. Cada timbre de voz tiene una descomposición de Wavelets única. Y además una manera bonita de ver una canción como una construcción de wavelets que bailan en fase y juntas. El nombre nos pareció que reflejaba un poco nuestra frikeza, la cual llevamos con orgullo. Para seguir siendo científicamente correctos te incluimos al final la fórmula de la transformada continua de wavelets.

Wavelet

(En realidad sobre todo nos moló porque nos pareció que tiene pegada)

Traquenard es un término francés introducido por Alexandre Salat (el batería) en el vocabulario del grupo, y aunque en francés se usa cuando se ha liado parda, nosotros le hemos reinventado su significado y lo usamos un poco como nos da la gana. De primeras lo entendimos como ese maravilloso momento en el que sales con tus amigos a tomar unas cervezas de tranquis y se acaba liando la cosa y prolongándose hasta el día siguiente. Al final lo hemos usado tanto que nos pareció que no había otro nombre posible para el EP.

Wavelet

¿Cuáles son vuestros planes de futuro?

Ya estamos con nuevas cosas que nos han ido saliendo durante todo el proceso de conocernos musicalmente y empezar a sonar juntos como grupo. Eso se va a ver reflejado en los nuevos temas, que nos están saliendo más en conjunto que los de Traquenard. Nos estamos centrando también en esta idea de dejar que cada canción vaya adonde pide naturalmente y los resultados son más heterogéneos. Curraremos fuerte para sacarlas pronto.

Tenemos varios conciertos cerrados para principios del 2018 y seguiremos puliendo nuestro directo y mejorando nuestro sonido. Y movernos, tocar, mucho. Estamos planeando viajar tocando (menos el conductor) y seguir disfrutando de la música, que es lo que nos ha llevado a esto.

Imagen destacada: Página Facebook Wavelet