Hoy en nuevas frecuencias: Waxahatchee, de lo sencillo a lo único


 

Hoy en nuevas frecuencias vengo a presentaros a Waxahatchee. Si bien por el nombre podríamos pensar que se trata de un grupo de metal noruego, puedo aseguraros que este no es el caso. Se trata del proyecto de la cantautora norteamericana Katie Crutchfield, quien mezcla un sonido folk y rock con tintes alternativos pero manteniendo un eco melancólico de lo más enternecedor.

Formado en 2010, no sería hasta el 2012 cuando Katie lanzaría al mercado el álbum debut American Weekend. Publicó dicho trabajo siendo aún miembro de PS. Eliot, grupo que compartía con su hermana Allison. El éxito fue inmediato, su single “Be Good” fue declarada una de las 50 mejores canciones del año por la National Public Radio, y el mismísimo New York Times incluyó el trabajo entre los 10 mejores discos del año. A lo largo del álbum se puede escuchar una serie de canciones indie-folk e indie-rock, con suaves sonidos de guitarra, que empastan con la acaramelada voz de Katie, creando un ambiente en ocasiones nostálgico.

El sonido que Katie es capaz de crear en esta pieza es espectacular, consigue emocionar, que empatices con sus problemas más personales, que recuerdes momentos pasados, en definitiva, un álbum debut excelso.

No tuvimos que esperar ni un año para disfrutar del segundo álbum, Cerulean Salt (2013). Fue un disco para cuya producción y grabación se sumaron tanto Allison, la hermana de Katie, como sus amigas cercanas. Es un LP continuista con lo presentado en el debut, un sonido íntimo, delicado, nostálgico y desenfadado a la vez. La crítica recibió el trabajo de forma más que positiva, la revista Pitchfork puntuó al mismo con un 8.4 y lo colocó entre los 100 mejores álbumes de lo que llevamos de década. Además, dicho apoyo de la crítica hizo que el grupo adquiriera cierta notoriedad y pudieran hacer un gran tour por el país, dándose a conocer en muchos rincones de Estados Unidos.

El grupo, a pesar de tener sólo 6 años de antigüedad, cuenta ya con tres discos, pues a los dos trabajos anteriormente mencionados se le unió Ivy Tripp (2015). Antes de entrar de fondo en el proyecto dejar que os contextualice el momento en el que se produce el lanzamiento de este tercer álbum. Katie había trabajado para la grabación y producción de sus dos primeros trabajos con su propia compañía discográfica, Don Giovanni Records, pero optó por separarse. Fue una ruptura amable, pero Katie decidió abandonar la misma y encerrarse en su estudio a grabar nuevos sonidos.

No sabemos si fruto de esa escisión o de nuevas influencias, pero el sonido de la banda toma una nueva dirección. Se abandona ese sonido folk y aparece una marcada línea rock que hasta en algunos momentos podemos calificar remotamente de grunge. El disco contiene canciones con un carácter más agresivo, con mayor presencia de guitarras eléctricas y sintetizadores, pero sin perder esa esencia nostálgica y melancólica que siempre han gozado las canciones de Waxahatchee. Clara prueba de ello la encontramos en el tema “Under A Rock”, donde vemos como la guitarra eléctrica es protagonista de la canción, y el sonido es mucho más pesado que en los discos anteriores.

Con este último álbum vino la consolidación de la banda, consiguieron obtener un sonido maduro que también obtuvo una gran recepción por parte de la crítica musical. La fama continuaba ascendiendo y eso les permitió aventurarse a realizar un tour por Europa, tour que no terminaron por problemas de salud de Katie, cancelando muchos shows, incluidos los de Barcelona y Madrid. 

¿Cuál es la fórmula clave de Waxhatchee? Muchas veces me lo pregunto, y en mi opinión diría que la misma recae en la sencillez de sus canciones. Siempre consiguen un sonido simple pero efectista, sin apenas producción, resultando una música única que hoy en día es difícil de encontrar. Cuando las escucho parece que estuviera ante una banda de hace 20 años, pero siempre con naturalidad y sin caer en el cliché de grupos prefabricados que hoy en día tratan de imitar sonidos de otras épocas.

Es por todo lo que he mencionado anteriormente por lo que quería acercaros a la música de esta chica (chicas si las vemos en directo) originarias de Alabama. Puesto que sin ser un grupo novel, no han obtenido nunca esa fama de grandes medios musicales, fama que por otra parte, no creo ni que busquen ni necesiten. Por lo que si llevas tiempo sin descubrir ningún grupo que merezca la pena, Waxahatchee puede ser una opción más que interesante.

FOTO: portada by Soph.tv