La evolución del cabeza de los Arctic Monkeys, Sir Alex Turner


No, no, no, no… no es que todos los cantantes nazcan con una belleza natural que nos hace babear (aunque muchos de ellos nunca la alcanzan, pero oye… no es el caso de Alex Turner), o con un armario por el cual quemaría todo el mío, o con un arte y salero sobre el escenario que parece innato… no.

Aunque todos acabemos viendo el resultado final, todos tienen sus comienzos, unos mejores y otros peores, pero hoy hablemos de nuestro querido señor Turner.

Míralo que bello eh, oh sí, oh sí; repeinado como si su madre le hubiese tirado un bote de gomina en el pelo y esa mirada de “soy guay, y lo sé”.

Sí, ahora el amigo va de chulo pero… ¿cómo empezó la cosa?

alex_turner_1

Así, con un pelo de recién salido de la “Peluquería Pepe” de su pueblo y con la ropa más normal del mundo, ah, y con una cara de bueno que no se puede soportar y una timidez que no le cabía en el cuerpo. Como ha cambiado la cosa…

Pero espera, espera, que el cambio no ha sido tan radical. Turner ha tenido sus épocas, y todas ellas muy variadas.

alex_turner_22

Que si traje de chaqueta, que si chupa de cuero, que si zapatillas de deporte…

alex_turner_3

Pero bueno, tras todos los cambios que le han surgido por la mente finalmente se ha quedado con su tupé, y yo le apoyo totalmente.

El caso, que se rape, que se tinte el pelo verde o que se vista con chándal, que haga lo que quiera; pero que su voz se mantenga intacta.

Fotos | Ilargelistal, Tumblr y Filtermagazine