La metamorfosis de Harry Styles


Harry Styles es conocido en casi todos los rincones del mundo por haber sido parte de One Direction durante sus 6 años de éxito. Pero, ¿qué pasó con Styles tras el final de la famosa boy band? Su nombre ha resurgido durante este último año gracias a su vuelta a los escenarios, pero esta vez ha sido en solitario.

Efectivamente, Harry Styles ha conseguido estar en boca de todos gracias a la publicación de su homónimo álbum debut, que se publicó el pasado mes de mayo. Lejos de ser un disco en la línea de su anterior etapa como miembro de una boy band, Styles ha logrado llamar la atención de la crítica con un estilo totalmente nuevo e inesperado.

Harry Styles es un trabajo totalmente novedoso del artista británico que rompe de golpe con su anterior registro. Quizás lo que consiguió llamar la atención tanto de la crítica, como de miles de oyentes fue su primer single “Sign Of The Times”. Se trata una canción redonda en la que tanto la parte instrumental, como la vocal son inmejorables. La voz de Harry resulta desgarradora a lo largo de toda la canción y le acompañan unos falsetes envidiables que hacen del tema algo brillante. Pero este single no es solo voz; el piano aparece desde el primer momento con una fuerza magnética que nos engancha al tema inevitablemente.

El LP cuenta con más canciones estupendas, pero es innegable que “Sign Of The Times” se lleva el premio a la pieza maestra.

El álbum en general se centra en un rock setentero con influencias country y folk. Además, el propio Styles declaró que había tomado como referentes a grandes nombres como Bowie, los Rolling Stones, John Lennon… Obviamente, el disco no se sitúa ni de lejos al nivel de tales leyendas, pero sí se pueden apreciar sus influencias.

A lo largo del disco nos encontramos con temas como “Two Ghosts” o “Sweet Creature” que en el conjunto del LP resultan un tanto flojos, no sé si por sus letras excesivamente azucaradas o porque no llegan a aportar nada destacable. Aun así, otros como “Meet Me in the Hallway” o “From the Dinning Table” llegan al nivel de redondez y exquisita producción de la maravillosa “Sign Of The Times”.

Pero no todo se reduce a baladas y canciones perfeccionistas, también existen temazos como “Only Angel” con un clara influencia de los Rolling Stones o “Kiwi” en el que encontramos unos guitarreos potentes que dan ganas de quemar la ciudad entera.

En definitiva, se trata de un disco que ha sorprendido a todo el mundo, para bien o para mal. No obstante, ha conseguido llamar la atención de la crítica y meterse en el bolsillo nuevos oyentes que jamás pensaron que podrían acabar enganchados a Harry Styles. Es un álbum en el que encontramos un sonido maduro y setentero que deja muy atrás la etapa de boy band y que ha seguido un camino muy diferente al de sus antiguos compañeros.

Como todo disco suele ir acompañado de una gran gira, Harry Styles girará por toda Europa durante estos meses y tiene previstas dos paradas en España: el viernes, 30 de marzo en Barcelona, en el Palau Sant Jordi y el sábado, 31 de marzo, en Madrid, en el WiZink Center. Las entradas se pueden adquirir a través de Ticketmaster, pero las generales para Madrid ya se han agotado.