Lute, la última revelación del hip-hop


El rapero publicó recientemente su álbum debut West 1996 Pt.2 en lo que es una oda al sonido old school

Luther Nicholson, también conocido como Lute, es un rapero estadounidense procedente de Charlotte. Exmiembro de Forever FC, un colectivo de hip-hop de la misma ciudad, ha sabido encontrar su camino artístico. Su estilo se podría definir como un conscious hip-hop con claras influencias old-school. Para quienes no lo sepan, esta vertiente se basa en una música con un contenido altamente político, activista y social. Grandes referentes del conscious hip-hop son y han sido Public Enemy, Mos Def o Inmortal Technique.

Y es eso lo que podemos encontrarnos en el nuevo álbum de Lute. Bases y ritmos neo-soul y jazz acompañados de letras que narran cómo han sido los últimos años para el artista. West 1996 Pt.2, publicado este pasado 29 de septiembre, es un ejercicio constante de visibilizar los problemas y obstáculos que puede llegar a afrontar un joven rapero negro en su camino a la industria musical.  Es también un álbum en el que Lute trata de motivar e inculcar un mensaje de lucha para la sociedad negra actual. No se trata de hacerlo bonito sino de hacerlo real, hablando del barrio y realzando el movimiento Black Power o empoderamiento negro.

Se trata de un proyecto anacrónico con un mensaje mucho más underground que el del hip-hop actual. Nos retrotrae desde el primero de los temas a otra época pasada con artistas como NAS. Es precisamente con el artista neoyorquino con el que se pueden ver muchas similitudes estilísticas. El flow de Lute, directo y contundente, recuerda en tiempos a NAS, Inmortal Technique y en otros a raperos actuales como Joey Bada$$. Este disco es precisamente una muestra de cómo se puede sonar fresco aun teniendo claras influencias que difieren de las del rap contemporáneo. Un álbum donde Lute narra el recorrido realizado durante su vida hasta llegar donde se encuentra hoy en día.

Si bien es cierto que no es más que el primer paso en la carrera del artista, este ha sido de una firmeza indudable. El joven músico ya firmó con el sello Dreamville allá por 2015, perteneciente a uno de los más exitosos raperos actuales como J. Cole. Habiendo disfrutado de su primer disco sólo podemos esperar lo mejor de Lute en el futuro y algo nos dice que así será.

FOTO: Respect Magazine