‘Get Free’, in love con Major Lazer


major_lazer_un_festival_por_dentro_1

Este mundo puede ser perfecto, y una de las certezas que nos chiva tal dato utópico es que Major Lazer existe. Y es que en mi vida diaria este tridente se ha infiltrado (en cuanto a lo musical) ganándose un hueco con promesas de permanencia.

Había una vez un productor llamado Thomas Wesley Pentz, alias Diplo, que decidió junto a Dave TaylorMr. Switch que tenía que unirse para dar a la luz un proyecto musical diferente a todos los demás. Fue entonces, en 2009, cuando nació Major Lazer, ilustrado por un dibujo animado el cual perdió el brazo defendiendo al comando Jamaica en una guerra zombie, imaginación al poder. Podemos ver al héroe en sus portadas, giras, en el outfit de sus bailarinas, en sus videoclips, etc.

Haciendo un remember, un par de años atrás mi primer recuerdo de Major Lazer lo tengo muy claro; bandeja de entrada de Spotify (cuando empecé mi relación sin ser Premium ni nada de eso), mensaje de un buen colega y “Pon de floor” totalmente ready para grabarse en mi memoria auditiva. Y, bueno, ahí comenzó nuestra bonita historia de amor. A todo esto, “Pon de floor” a muchos les puede resultar familiar ya que en el tema “Run the world -Girls-” de Beyonce es el sample inicial del tema (aunque claro, el recuerdo debería de ser asociado a la inversa… Sí, vale, se me ve el plumero).

Primer disco, “Guns Don’t Kill People… Lazers Do” con sus necesarios y más que agradecidos feats. En este disco nos encontramos a Santigold, Afrojack oAmanda Blank entre otros. Lo que aquí hacen Majoz Lazer es liarla, se les ha ocurrido mezclar lo que mejor se les da hacer, las diferentes corrientes que revientan el mercado por separado y el resultado no es otro que lo que vemos en ese disco. Es como si hubiéramos metido en nuestra petaca favorita Dancehall, Electrohouse , Hip-Hop, Reggae y ya está, así de fácil, aquí lo tenéis para bebéroslo con o sin hielo, a gusto del consumidor.

En el middle de sus dos discos, en mayo de 2010, Major Lazer saca a la luz el mixtape Lazerproof para que los más desesperados no mueran durante la merecidísima espera. En este, remixean a Rusko o al boss del drum & bass Skream.

2011, Mr. Switch se pira de la familia Major Lazer. Entran a formar parte del cotarro Jillionaire Walshy Fire, lo que a mi parecer es un acierto notable. Y es entonces cuando sobran las palabras para contaros lo que significa “Free the Universe”, porque este disco habla por sí solo. Busy Signal, Ezra Koenig, Amber o Tyga se meten de lleno en este petardazo que empezamos a disfrutar en febrero de este año 2013.

En lo que coincidimos la mayoría, ya sea para alabarlos o crucificarlos, es que Major Lazer no son iguales que todo lo demás. Se cuelan en algunos de sus temas contestadores automáticos, el relinchar de un caballo, campanas, guitarras que evocan a Pulp Fiction… Y es que aquí nada se deja a la improvisación, os lo aseguro.

Este mismo año tuve la suerte de disfrutar en primera persona de lo que significa ver a Major Lazer en live. Regalazo del Sónar y sus #20years de festival, el viernes 15 de Junio no lo voy a olvidar jamás. Con una intro en la que sonaba Rihanna empalmándose con “Mashup the dance” y para el closing los papelitos voladores que muchos adoramos y un “Pon de floor” para enloquecerlos a todos. Me atrevo a afirmar que es uno de los conciertos que más he disfrutado en los festivales 2013, entran sin dificultades en mi Top 5 de este año.

Un concierto en el que las chicas subieron al escenario para bailar como locas (Déjà vu de los conciertos de M.I.A.) y donde un tipo unknowed fue casi desnudado por una de las bailarinas encima de las tablas. Algo de desilusión fue lo que se mascó por parte de algunos sibaritas made in Sônar, pero bien nos sabemos la lección de que nunca llueve a gusto de todos. Ya lo admite el mismo Diplo: “Lo que prima hoy en día es el impacto”.

PD. Los freaks como yo de Instagram podéis entrar al de Diplo (@diplo), no tiene desperdicio alguno. Típicas fotos al final de los conciertos, un hijo monisimo del que presumir y sobre todo muchas tías buenas bailando con “Bubble But” como BSO.

Yo, si me permitís, seguiré fallin’ in love al estilo jamaicano haciendo como que el twerking se me da genial.