Modjo – Lady


chilling_un_festival_por_dentro_1

Ya estamos en septiembre. Hola rutina. Adiós al eterno sentimiento summertime. Las cosas buenas se acaban, pero ahora viene lo mejor.

Hoy no vengo a hablaros de ningún festival ni de nuevos videoclips o lanzamientos de álbumes. Hoy me apetece compartir con vosotros algo de música deep house. Una de las corrientes más cálidas y envolventes que se ambientan en los escenarios más selectos y exclusivos de la música house en la actualidad.

Hablar de deep house es hablar de los años 80. Cuando en Estados Unidos la mezcla de soul con electrónica hacía mella en un sonido envolvente y bailable en 120-124bpm. La influencia notable de jazz y del sonido disco sirvió para establecerse en San Francisco, Nueva York, Chicago o Ibiza.

Un sonido que nos llega con vocales sugerentes y una línea de bajo suavizada que dota a los temas de una delicadeza y sutileza tales que permiten que suene a la vez grande e íntimo, siendo la perfecta banda sonora para una noche en casa, pero también para disfrutar en garitos donde el underground se aprecia sin tener que vender su alma a la electrónica facilona tan de moda en las pistas de baile de medio mundo.

En sus subgéneros, el house sólo mantiene de sus raíces las percusiones bass beat, el único elemento común de todos sus estilos. En Nueva York se le denomina garage por la influencia que tuvo la discoteca Paradise Garage allá por los 80, pero lo que asociamos como garage es realmente UK garage. Este estilo incorpora elementos de funk  y R&B. Las vocales negras cambian de ritmo con una sensación de lentitud lounge. El house-garage arrastra influencias del house al hip-hop, pasando por el soulful o por el jackin house, funk electrónico bailable influenciado por los grooves noventeros.

Si os hablo de Modjo igual no os ubicáis. Pero si os hablo de ‘Lady’ puede que la cosa cambie. Esta canción marcó un antes y un después en la historia del house, junto a One more time de Daft Punk (como se nota el monopolio de los franceses).

Más de diez años han pasado desde que Lady, una canción tristona, suave en ritmos y repetitiva consiguiese un éxito espectacular liderando los rankings de ventas en Estados Unidos, Reino Unido, Irlanda, Suiza, Bélgica, Dinamarca, Alemania, Italia, Holanda y Noruega. Con el simple de guitarra de ‘Soup for one’ de la banda estadounidense Chic, podíamos escucharla en todas las discotecas y emisoras del mundo.  Con la producción de Lady su carrera se acabó. Les dio fama y a la vez los mató musicalmente.

Durante unos cuantos años el house ha sido el sonido más popular en los clubes de medio mundo, y en la actualidad debido al auge del electro, todas aquellas canciones que se hacían para bailar en discotecas han dado paso a ritmos frenéticos y ‘algo más’.

Que mejor que este remix de KAYTRANADA. Cualquier descripción se queda corta.

Enjoy