Red Hot Chili Peppers “incendian” el Palau Sant Jordi


La última vez que la banda californiana pasó por nuestro país, fue en Rock in Rio Madrid, en el 2012. 4 años después y con un nuevo disco bajo el brazo titulado The Getaway, vuelven a España  para colgar el cartel de SOLD OUT en los 4 conciertos que han dado (dos en Madrid, 27 y 28 de septiembre; y dos en Barcelona, 1 y 2 de octubre). Con una trayectoria musical de más de 30 años, Red Hot Chili Peppers han demostrado que el tiempo no pasa para todos de la misma forma. Y es que, no todo el mundo puede presumir de vitalidad y de cuerpos musculosos tatuados después de soplar más de 50 velas (Anthony Kiedis y Flea, 53 años)

Las puertas del Palau Sant Jordi se abrieron a las 19:00. A las 20:30, BadBadNotGood, el grupo canadiense invitado, se subió al escenario para empezar a animar al público más madrugador y hacer que la espera fuese más amena.

Entradas las 21:30, hora marcada como inicio de la actuación de Red Hot Chili Peppers y con el recinto lleno hasta la bandera, los asistentes empiezan a aclamar a la banda. Se apagan las luces y se escucha un saxofón de fondo.

El primero en salir fue Chad Smith, el batería, que iba vestido con uno de sus inconfundibles monos de color rojo y con una gorra blanca con la visera hacia atrás. Le siguen Josh Klinghoffer (guitarrista desde la salida de John Frusciante) y Flea. Juntos arrancan con una de sus famosas jams a la que pasados unos minutos, se le suma Anthony Kiedis, que aparece por el lado derecho del escenario bailando y saltando. Con todos agachados delante de la batería de Chad, van sonando los primeros acordes que descubren que la canción elegida para abrir la noche es “Can’t Stop”. Y se desata la locura en el estadio olímpico.

Flea coge el micro y con un “¡Hola Catalunya! Bienvenidos, mucho gusto” se mete a los fans catalanes en el bolsillo. La segunda canción que la banda eligió fue “Dani California”, a la que siguió “Scar Tissue”. Un trío de ases que marcaron un inicio en la que primaron los clásicos y que la audiencia agradeció coreando los temas al máximo.

14537016_10208516519404868_1172559235_o
                              Red Hot Chili Peppers / Andrea Virgili

Llega la ocasión de sacar uno de los nuevos temas, y los californianos tocan “Dark Necessities”. Unos dibujos psicodélicos se proyectaban en la pantalla mientras las luces que colgaban del techo del Palau subían, bajaban y cambiaban de color sobre las cabezas de los espectadores que estaban en pista. Todo un espectáculo visual a ritmo de la música de Red Hot.

“Hard to concentrate” es una canción  menos popular, pero que los más fieles agradecemos escuchar en directo por toda la carga emotiva que supone ver a un Kiedis en un “momento tierno”, seguida de “Right on time”, tema eléctrico para recuperar las ganas de saltar y de “poguear” un poco con los demás del público.

Volvemos a bajar un poco las revoluciones, pero no dejamos de cantar con “Sick LoveDid I Let You Know”, único tema que sonó del disco precedente al actual, el  I’m with you. Sale a escena otro bajista, lo que solo podía significar una cosa: tocaba ponerse a bailar en plan Saturday Night Fever a ritmo de “Go Robot”.

Josh y Flea se vuelcan en otra jam session que va abriendo paso a la mítica “Californication”, canción que da nombre al que posiblemente sea el mejor disco de Red Hot Chili Peppers. Desde pista se observaba cómo la gente de las gradas, cambiaban los mecheros por las pantallas de sus móviles encendidas para hacer todavía más mágico este momento.  “Feasting on the flowers”, la atronadora “Suck my kiss”, la fantástica “Soul to Squeeze” y la enérgica “By the way” van acercando el final de la noche.

Los Chili Peppers se van del escenario. La gente empieza a gritar y a hacer palmas mientras esperan que vuelvan. Chad aparece en escena y empieza a golpear su batería, seguido por Josh que comienza a rasgar su guitarra. Flea también se asoma por un lado del escenario, pero iba sin su bajo. De repente y como si de un espectáculo circense se tratara, Flea se pone a hacer el pino y recorre el escenario de punta a punta. Se pone de pie, y mientras el público le ovaciona, se cuelga el bajo. Anthony Kiedis se agarra al micro y tocan “Goodbye Angels”

14572667_10208516450523146_973983727_o

Flea haciendo el pino/ Andrea Virgili

“Give it Away” marcó el apoteósico final de una noche bastante “picante”. Damas y caballeros, no teman, todavía tenemos guindillas para rato.

FOTO DE PORTADA: bbc.co.uk