30 Seconds to Mars conquistan un BEC de lo más entregado


No era la primera vez que los californianos 30 Seconds to Mars aterrizaban en Bilbao, ya lo hicieron en el Bilbao BBK Live, pero sí era la primera vez que lo hacían dentro de su gira de recintos. Un DJ nos recibía a nuestra entrada al recinto gracias al cual, a falta de teloneros que caldeasen el ambiente, se nos hizo la espera amena con temas que el público coreaba.

La música se corta, las luces se apagan y la histeria se vuelve generalizada con los gritos de los cientos de congregados en la nueva sala CUBEC, ubicada en el Bilbao Exhibition Centre. Empiezan a sonar los tambores, la aparición de los americanos es inminente, y la batería empieza a sonar a la vez que la caja de pantallas comienza a erguirse. Jared Leto, que parecía estar disfrazado de Papa Noel boxer style se encuentra en la parte delantera del escenario, con la cabeza gacha, y su hermano Shannon, detrás, a cargo de la percusión; ni rastro de Tomo, el tercer integrante de la banda.

30 Seconds to Mars

Up in the Air”, single inaugural de su anterior Love, Lust, Faith + Dreams es el primer tema en sonar en el BEC. Las banderas de los integrantes de Echelon, fanclub de la banda, se ondean a la vez que Jared conquista cada centímetro del escenario recién revelado.

La caja luminosa que tienen los hermanos Leto sobre la cabeza empieza a adquirir protagonismo en “Kings & Queens”, cuando la enorme plancha superior se inclina para alumbrar a una parte del público con una potente luz naranja, a quienes Jared dedica unos versos de la canción, para poco después hacer lo mismo con el otro lado del stage.

30 Seconds to Mars

La energía de los hermanos es evidente y se pudo ver con “This is War” o “Search and Destroy” donde pelotas de aire volaron sobre nuestras cabezas mientras Jared buscaba el calor de los asistentes incitándoles a corear las canciones junto a él.

No fue hasta entonces cuando pudimos disfrutar de algo del recién estrenado America.Dangerous Night” perdía fuerza, debido la poca edad del tema, pero todo cambió cuando “Do or Die” empezó a sonar. En ella varios fans, invitados por Jared, subieron al escenario para vivirla a escasos centímetros de su ídolo.

30 Seconds to Mars

Tiempo para el primer interludio con “Pyres of Varanasi”, tras el que sonó una atronadora “The Kill (Bury Me)”. La tranquilidad llegaba con la cover a Rihanna de “Stay”, que se ha vuelto ya una habitual en sus setlist.

Las pantallas LED volvían a entrar en juego, inclinándose hacia delante, lanzando líneas blancas hacia el suelo y dotando al escenario de otro aire, más íntimo, idóneo para “Hurricane”, con el que vimos a varias personas emocionarse.

30 Seconds to Mars

Los fans volvían a subirse al escenario para “Rescue Me”, que seguramente sea la canción más marchosa y movida de todo el nuevo disco; mientras Leto regalaba copias de su nuevo disco a los seguidores de las primeras filas. La caja LED bajaba lentamente con “Rider”, mientras los hermanos se despedían del respetable hasta que la música paró en seco y la caja cubrió el escenario por completo.

30 Seconds to Mars

El público pedía más, y así reaparecieron con“Walk on Water”, el primer single de su último disco; para acabar a lo grande y, como ya es costumbre, con muchísimos fans sobre el escenario al ritmo de “Closer to the Edge”.

30 Seconds to Mars cumplen años, al igual que sus fans, a quienes enamoraron en su adolescencia; pero no pierden la fuerza y garra que caracteriza su enérgico directo, con el que nos volvieron a encandilar como bien lo hacían hace no tantos años.

30 Seconds to Mars

FOTOS: Oskar Duran.