Gesaffelstein – OPR


destpost

Muchas veces hablamos de que la música nos deja sin palabras y es ella quien expresa, nos sintamos como nos sintamos, todo eso que nosotros no podemos o no sabemos cómo hacer.

No os preocupéis, eso le pasa a todo el mundo. Y a los hechos me remito: Gesaffelstein (DJ francés de electrónica) decidió, directamente, hacer su música no acorde a lo que a la gente pudiera hacer más feliz en las pistas de baile o no, sino acorde al universo que él mismo quiere crear con sus temas. No se dedica a mezclar “temas buenos”, darles volumen y a correr. Hace uso de todas las herramientas electrónicas y de techno posibles para crear un ambiente distinto, o como bien dice él, “poemas épicos” y atmósferas que van más allá de las expectativas de las pistas de baile”. Porque para él la arquitectura no es más física que su música.

Aunque sus producciones al principio resulten místicas y algo oscuras, con el trascurso de los ritmos resultan ser algo único y satisfactorio. Y es que nada de lo que hace está porque sí: nada es inútil, nada está de paso, está todo muy ligado, cada sonido y cada silencio.

Tras haber pasado ya por algún festival español y habernos encandilado (como en la edición 2011 del  FIB), os traigo esta pieza para que lo comprobéis vosotros mismos: