La electrónica nacional se esconde


Un Festival por Dentro - La electrónica nacional se esconde

Hace un par de días, al ver las nominaciones de los Vicious Music Awards en la categoría de Bass Music/Dubstep, me fijé que había un par de artistas que no había escuchado en mi vida. Como la curiosidad me puede, tuve la obligación de escucharlos, y decir que me encantaron es un eufemismo.

Dos de ellos son Different Heaven y Aphex. Con Aphex, navegando un poco más encontré que tiene otro proyecto paralelo llamado The Killer Dolls que tienen unos temazos (si clicáis sobre los nombres os montareis la fiesta en casa). Después de escucharme sus Soundclouds e indagar todo lo que pude y más sobre ellos, me puse filosófica y me empecé a preguntar un montón de cosas sobre la “escena” electrónica, y pongo escena entre comillas porque existir existe pero no se promueve, como si no estuviera.

Es una pena que no nos demos cuenta de lo que tenemos y que muchas veces se mida la calidad por el número de reproducciones o “Me Gusta” que tiene un artista.

Lo primero que se me pasó por la cabeza fue: ¿Por qué no están reventando la escena clubbing o en festivales y sí en unos premios de una revista? Todo viene al tratar la música como un producto, contratando así a aquel que sea una apuesta segura. En definitiva, al que llene un cartel y mueva a la gente. Si yo pongo Pepito en un cartel o en un evento, probablemente no venga casi nadie, en cambio, si pongo Nombredeartistaconocidoenelqueestáspensando irá hasta tu tía la del pueblo. Por eso vivimos en una situación en la que hay un pequeño grupo de artistas a los que has visto hasta la saciedad, otro pequeño que goza de un buen estatus y otro grupo de dimensiones desconocidas, pero que supongo que será bastante grande, que tiene bolos de uvas a peras, o que tal vez no haya tenido la oportunidad ni de salir casi de su ciudad (y si nos ponemos catastrofistas, incluso ni de su estudio) a pesar de que algunos de ellos tengan una increíble calidad musical.

Si más clubs y promotores apostaran por este “producto” nacional y no por los de siempre, porque aunque suene muy mal, nos comemos lo que nos ponen. Es una realidad que la mayoría del público conoce a otros artistas por salir de fiesta, y por no contar con el factor de que muchas veces somos unos prejuiciosos en cuanto a música se trata (y no me digáis que no os suena mejor un artista internacional que el de vuestra propia tierra).

Verdaderamente es una pena. Es una pena que no nos demos cuenta de lo que tenemos y que muchas veces se mida la calidad por el número de reproducciones o “Me Gusta” que tiene un artista. Con esto, no quiero sentenciar que todo lo que nos venden es de mala calidad, lo que pretendo decir es que tenemos una serie de artistas a nivel nacional que valen. Porque calidad tenemos, y poco a poco lo vamos demostrando: artistas firmando por grandes discográficas, temas y remixes de nuestra gente sonando en festivales de alto prestigio puestos por otros artistas de reconocimiento mundial, etc.  Y es que ¿no creéis que ya es hora de empujar la escena? Queridos promotores y consumidores de música, ahí os lo dejo.

Foto: Metro951