Nektar, A Tab In The Ocean (1972)


ocean2

“Para siempre

Esta sensación va a ser tuya

Una sensación que no puedes ignorar

Es lo más importante

Para lo que has esperado

Es lo más importante

Que has visto antes”

Así finaliza la canción que da título al doce pulgadas de Nektar, A Tab In The Ocean (1972). Y tiene absoluta razón, si sueles degustar piezas de rock progresivo, este disco te dejará huella…

En el océano del Prog Rock, residen todo tipo de animales marinos, todos bucean de maravilla, la mayoría son criaturas de conservatorio, bien educaditas, pero muy mal adoctrinadas. No sé si todo esto empezó gracias a Procol Harum con su LP Shine on Brightly o si fue obra de un divertido maremoto sin foco, sin embargo, muchos de los tótems del rock se encuentran en este género y están en peligro de extinción comercial. Me gustaría destacar varias piezas que me han quitado el sueño en más de una ocasión: Atom Heart Mother de Pink Floyd (1970) y para no parecer tan anacrónico, mencionaré a una banda actual que me ha hecho ser un activista más del género, Diagonal con su obra The Second Mechanism (2012).

A tab in the Ocean, es una maravilla del mundo, un disco para buscar en las pocas tiendas de discos que quedan… Con esto no quiero decir que el primer LP de NektarJourney to the Centre of the Eye (1971) no sea una joya de coleccionista, pese a la portada, el “viaje al centro del ojo” es uno de los discos de rock progresivo “espacial” más interesantes que conozco, nunca mejor dicho, es un viaje, un trayecto psicodélico para escuchar en un alto estado de tranquilidad.

Esta banda con motor alemán y espíritu inglés; se formó en Hamburgo 1969, por un grupo de músicos ingleses melenudos: Roye Albrighton en la guitarra y los vocales, Derek “Mo” Moore en el bajo, Ron Howden en la percusión, Allan “Taff” Freeman en los teclados, y Mick Brockett delegado de luces y demás efectos especiales.

No voy a describir el sonido de Nektar porque para hacerlo bien tendría que dedicarle al menos cinco páginas, canción por canción, mejor dejo que lo describáis vosotros mentalmente.