Algo así como nuevo folk o sonidos que transportan


Esto no es un monográfico sobre el folk ni pretende serlo, sólo son unas recomendaciones que me vuelan la cabeza con la intención de que os la vuelen también

El folk, como bien indica la traducción literal de su nombre (“pueblo” o “gente” en inglés), se trataba en su origen de la música del pueblo, englobando así todos aquellos sonidos de las clases populares. Esto derivó en el folk rock, un género que nació en los Estados Unidos de los años sesenta y cuyo artífice fue ni más ni menos que Bob Dylan. Este género se caracterizaba por un uso de letras reivindicativas y se alzó en su época como un medio de oposición a la sociedad establecida y a la Guerra del Vietnam, que protagonizaba la actualidad en aquel momento.

De aquellas denominadas “canciones protesta” queda más bien poco pero se han mantenido las bases del género. Hoy en día hay una oleada de “nuevo folk” que comparte con aquellos años el sonido, la escasez o inexistencia de efectos electrónicos, el uso de instrumentos poco comunes como el banjo y una cuidada armonía vocal.

En los últimos años han surgido muchas bandas con pinceladas folkies y más allá de su calidad o notoriedad, yo aquí las valoro por las sensaciones que me generan. Su música me suena a un viaje en coche sin destino fijado. A tardes de invierno en casa en una inopia voluntaria con el sonido de la lluvia exterior.

He aquí mis (vuestras ahora) píldoras para evadirme un poco de la realidad:

– BON IVER: sí, posiblemente le conozcáis, poca gente debe quedar sin haber escuchado su famosa “Skinny love” pero Bon Iver es mucho más que esto. Con sólo tres álbumes en el mercado se ha convertido en el rey del género. El proyecto de Justin Vernon es un folk intimista y sencillo; una delicia para los oídos. Lo es tanto su segundo álbum más onírico como el primero, canciones viscerales escritas en una época complicada de su vida que son quebradoras y bellas a partes iguales.

– EDWARD SHARPE AND THE MAGNETIC ZEROS: “home, let me come home, home is wherever I am with you…” Seguro que os suena esta canción, ha sido utilizada en anuncios y vídeos de todo tipo pero posiblemente ni se conozca de quien es. Edward Sharpe y cía. son sus creadores, sí. Esta banda americana evoca luz con su música, recordando el movimiento hippie original de aquellos años sesenta y setenta. Su último álbum es más sombrío y sobrio, jugando con toques de soul, pero los otros tres suenan como una oda vital meramente.

– FLEET FOXES: posiblemente habéis leído de ellos las últimas semanas al ser confirmados en festivales después de años de inactividad. Posiblemente habéis escuchado sus canciones más conocidas pero… ¿habéis indagado en su discografía? En mi opinión, si el nuevo folk tuviera nombre propio sería “Fleet Foxes”. Su primer LP va de perla en perla y en su momento fue aclamado por crítica y público, dándoles un ascenso rapidísimo a la fama. Es actualmente considerado en el mundo musical como uno de los mejores álbumes debut de este siglo. Para mí es simplemente un medio para escapar a ratos donde uno quiera.

– OLD CROW MEDICINE SHOW: esta banda americana, poco conocida en Europa, cuenta con más de diez años de trayectoria y han hecho una gran labor para acercar el country y la música tradicional norteamericana al público joven. Combinados con mi imaginación suenan a rancho, a bares de madera y a largas carreteras en medio de campos. Catad, catad:

FOTO: Arts.Mic