Valencia desata su lado más andaluz


El Kanka llenó la Sala Moon con un sold out muy predecible, la gira de su nuevo disco El Arte de Saltar ha arrasado por toda España. Maruja Limón fue el grupo que se encargó del calentamiento previo a su concierto, estas cuatro mujeres hicieron estallar al público entre palmas y por supuesto realizar la espera mucho más amena.

Sobre las 22:ooh de la noche el cordobés comenzaba con su tema “Triste Trofeo” a través del cual le sucedía un concierto que, según él mismo, se alternaría entre “canciones viejas y canciones nuevas” con aquello de que quien avisa no es traidor.

El mix de canciones resultó bastante interesante dado que estas se precedían de varias explicaciones sobre los temas y entre las cuales el cordobés no paraba de felicitar a la sala por un recibimiento excelente e intentaba hablar en valenciano para expresar su gratitud, bromeó hasta con la historia de una noche de fiesta en Valencia en la que se había pasado con los chupitos de cazalla y no recordaba nada más.

Faltaron temas como “La suerte de Pierre Nodoyuna” o “Ante la Duda” y aunque parecía bastante predecible que el concierto terminaría con el mítico “Lo mal que estoy y lo poco que me quejo” (que le propició bastante fama gracias a OT) este tema se intercaló entre los 5 últimos dejando “Canela en Rama” como cierre.

Sorprendieron interpretaciones como el tema “Instrucciones para bailar un Vals”, en el cual toda la sala se contoneaba de derecha a izquierda siguiendo el ritmo de los cinco componentes del grupo, también resultaron muy curiosas las adaptaciones de letra al “Valenciano” como en el tema “A dieta de dietas” donde se cambió el que lleve gambas la paella por un “que lleve pollo”, también se contó con la colaboración del público para los primeros acordes de Me Alegra la Vista que comienza con un estilo más bien rapero.

FOTOS: Teresa Madueño