Kanye West – #Top1


dest-post

Hoy es 18 de junio de 2013. La fecha de salida prevista del sexto álbum en solitario de Sir Kanye West. Pero aunque parecía imposible, el viernes pasado se filtró. Se dice, se comenta, se rumorea por la red que algo “turbio” hay detrás, ya que el propio Kanye tuvo que cancelar su aparición en la fiesta de lanzamiento del disco el 14 de junio ante la inminente llegada al mundo de su hija la madrugada del 15 de junio, y podría ser que todo (como no) formase parte de una estrategia de marketing. El mismo sábado Kanye colgaba en su canal VEVO de Youtube el álbum completo, track by track, pero sea como fuere, Def Jam ya ha anunciado que llevará a los tribunales a quien hizo posible la filtración de “Yeezus”. Polémicas aparte, escuché el disco el sábado, y entré en un bucle de repetidas escuchas. Era lo que había estado esperando y no me decepcionó. Tenía muchísima curiosidad por conocer el resto de canciones ya que sólo se conocían un par, y como no, Kanye tenía preparado lo mejor ,sobre todo para sus adorados haters. Y lo ha demostrado, de la mejor manera que sabe (excentricidades a parte), callando bocas con su música.

Hablar de Kanye West es hablar de talento innegable. Pero es hablar también de saber decir lo que se quiere decir sin tapujos aunque te condenen por ello. Con intervenciones más o menos acertadas, pero siempre cargadas de polémica, jamás ha dejado títere sin cabeza (que se lo digan a Taylor Swift) soltando una de esas frases sentenciosas que tan bien dosifica en entrevistas y comentarios. Pero así es el.

Hasta el año pasado, Yeezy era el noveno artista con mayores niveles de ventas digitales de todos los tiempos, recibiendo 7 nominaciones a los Grammy el año pasado. Pero antes de todo eso, su fama parte de su trabajo como productor de artistas de rap y R&B como Jay-Z, (el propio Hova admitió que estaba reticente a apoyar a West en su carrera en solitario desde Roc-a-Fella Records allá por 2001, ya que veía que su faceta de productor era mucho más prometedora, pasados los años y los daños, ahora son íntimos, y hacen maravillas de álbumes juntos como Watch the throne) Alicia Keys, John Legend, Janet Jackson o Ludacris entre otros.

Su primer álbum, The college Dropout fue publicado bajo el sello de Roc-a-Fella en 2004. Un año después Late registration recibía 8 nominaciones a los Grammy, incluyendo “Álbum del año” y “Canción del año” por Gold Digger (tema sampleado del clásico de Ray Charles,I got a woman” con Jammie Foxx). Hasta 2007 no saldría su tercer álbum, Graduation, con temas tan brillantes como “Homecoming” con el líder de Coldplay, Chris Martin, “Bittersweet” con John Mayer o “Flashing Lights” con Dwele.

En 2008 llegaba 80s & Heartbreak, su cuarto álbum. Un cambio radical en términos líricos, vocales y de producción que nada tiene que ver con sus tres anteriores trabajos. Pura melancolía electro con hits como “Love lockdown”, “See you in my nightmares” con Lil Wayne o mi favorita, “Heartless” (echadle un ojo a la cover de The Fray).

Pero tenía que llegar la ‘obra maestra’. El punto de inflexión en la carrera de Kanye. Abandonando el minimalismo de su trabajo anterior, se sincera y se muestra osado como el sólo sabe: es un pu*o crack y todo lo que toca pasa a ser épico.  “Rolling Stone” decía que nadie ni la mitad de cuerdo habría podido hacer este álbum, y lo seleccionó como el mejor del año. ‘My beautiful dark fantasy‘ tiene épica hip hop, baladas R&B, y electrónica. Es su mejor álbum, pero es más que eso: “es el manifiesto de una estrella del rock por un mundo menguante. En un tiempo en el que todos tendemos a bajar nuestras expectativas, entregando nuestra capacidad de atención, conformándonos con menos, West quiere que exijamos más.”

Yeezy lanza una mirada más profunda a los rincones oscuros de su retorcida mente. Hay espacio para el sexo y el romance, sincerándose con una angustia que no habíamos conocido. Confesiones como la increíble “Blame game” junto a John Legend o su masterpiece, “Runaway”, con la que  tiró la casa por la ventana, grabando un corto de más de media hora en el que se pueden escuchar alguno de los temas del disco.

Posteriormente se encuentran “Watch the throne”, que es un álbum conjunto con Jay Z y que fue lanzado en agosto de 2011, producido por Roc-A-Fella, Roc Nation,y  Def Jam Recordings. (That shit cray, aint Jay?) Y “Cruel Summer” álbum recopilatorio de artistas del propio sello de West, G.O.O.D MUSIC, y amigos. La temática del disco gira entorno a los haters. ‘Clique’, ‘Mercy’, ‘To the world’ son muestras de rapeo de mucha altura. Siguen sentados en su trono. Y va para largo.

Entrando en materia, la grabación en París de “Yeezus nos lleva a un sexto trabajo más sorprendente aún si cabe, con colaboraciones que siguen estando al máximo nivel: desde Frank Ocean, Justin Vernon de Bon Iver, Kid Cudi, pasando por Hudson Mohawke o Daft Punk. En ningún trabajo anterior encontrábamos colaboraciones que cuajasen de tal manera. El protagonismo máximo (como no) se le confiere a el, pero la producción es tan impecable que asombra.

Por si no ha quedado claro, este no es uno de los discos del año, más bien es uno de los discos más importantes del hip-hop de la última década. ‘Yeezus’ está concebido como unidad. Kanye ha insistido en no publicar un single, porque es la cohesión de las 10 canciones las que dan sentido a esta obra maestra. Una madurez creativa a otro nivel que definitivamente consagra al de Chicago y deja a los que aún tenían dudas sobre si podría superarse, atónitos ante los sonidos distorsionados de una obra que es pura rabia y transgresión. Alejado de complacer al público, sin pop, sin estribillos y sin radiofórmulas, los sonidos industriales de este disco combinan en lo que es para mi una especie de trilogía que engloba las diferentes caras de la personalidad compleja, apasionante y única de Kanye.

Mis favoritas son:

Bound 2, con Charlie Wilson,  en la que Kanye nos muestra su lado romántico. “Estaba obligado a enamorarme de ti” frase con la que empieza la canción. Indescriptible. (John Legend)

Blood On The Leaves, dónde la mezcla de la fragilidad de la voz de Nina Simone, cantando ‘Strange Fruit’, se ve ahogada entre los beats y el sample perfecto de TNGHT. (Hudson Mohawke; Tony Williams)

New Slaves ,con Frank Ocean, es la escogida para presentar el álbum en SNL. Directa y agresiva, define el concepto ‘Yeezus” a la perfección alardeando de un ingenio letal al micrófono. (Malik Yusef, Rhymefest)

Tengo ganas de tener el álbum en formato físico, ya que la evolución de los artworks de sus discos siempre sorprende, y en “Yeezus” el minimalismo es máximo. Se mantiene todo el foco en la música. Según el propio Kanye, “eres un ‘imbécil’ si te conformas con artistas que no se esfuerzan tanto como él”. Y eso quiere decir prácticamente todo el mundo. Y el que esté libre de mentiras, que lance la primera verdad.