Lorde es todo polémica


lorde_un_festival_por_dentro_2

Si has escuchado con atención “Royals”, famoso tema de la cantante Lorde que lleva en movimiento unos cuantos meses, te habrás dado cuenta de que parece que su letra es anti-rap.

Por ejemplo, uno de los fragmentos de la canción reza: “But every song’s like: gold teeth, grey goose, tripping in the bathroom, bloodstains, ball gowns, trashing the hotel room.”

A pesar de todo, “Royals” es en realidad una canción acerca de crecer en Nueva Zelanda inmersa en la cultura del imperialismo norteamericano. Está claro que su núcleo es la alienación, pero lo que Lorde pretende con este tema es activar las ideas del capitalismo, que lleven al público de clases más bajas a reflexionar sobre entrar en un sistema al que no pertenecen. La canción es una burla del materialismo que acompaña el mundo del rap, donde la artista critica el vacío en los temas de este género, que se dedican a hablar solo de cosas materiales. Pero debe quedar claro que no es una crítica al rap, ya que la artista asegura que es un estilo que escucha mucho; y por eso mismo, está interesada en las consecuencias culturales involuntarias que estos valores pueden producir en otras partes del globo, que no comparten las costumbres de América; incluso insta a los americanos a considerar si su cultura musical está cayendo en un vacío.

Además, la artista no tiene pelos en la lengua, ni en la música ni en sus apariciones en prensa. Su opinión también está presente fuera de sus canciones. Y es que, ya ha criticado a numerosos artistas como Miley Cyrus, David Guetta, Taylor Swift o Lana del Rey. Hablando de la actuación de Miley en los Grammy, dice que ella prefiere centrarse en la música y dejarse de espectáculos para llamar la atención. Además, debido a sus inclinaciones feministas, afirma que las letras de Lana del Rey, en las que predomina todo el tema de desesperación vital con frases como “no soy nadie sin ti” o “nunca me dejes”, no aportan nada a las chicas o a los jóvenes en general.

Y ya, cuando parece que es una maquina de criticar, llega el día en el que le preguntan sobre Beyoncé; y sin vacilar, dice:

Beyoncé es una diosa y una artista sobrehumana, además del epítome de la elegancia y la gracia. ¿Por qué no me gustaría Beyoncé? Ni siquiera creo que eso sea posible.

Y ahí es cuando Lorde me acaba de enamorar.

Os dejo con el vídeo de la polémica canción, Royals: