¿Y si pudieras elegir el precio de tu próximo concierto? #CuantoVale


uántas veces no hemos ido al cine y hemos pensado “esta peli es una mierd*, no vale un duro” o por el contrario el sentimiento que ha provocado en nosotros es el de “los mejores 8 euros invertidos de mi vida”. Y así…

dremen_un_festival_por_dentro_1

Cuántas veces no hemos ido al cine y hemos pensado “esta peli es una mierd*, no vale un duro” o por el contrario el sentimiento que ha provocado en nosotros es el de “los mejores 8 euros invertidos de mi vida”. Y así con libros, discos o incluso conciertos, que si nos hubieran dicho en lo que iban a acabar seguramente hubiéramos optado por dar otra cantidad de dinero, siendo la mayoría de las veces inferior.

Cuántas veces no hemos pensado aquello de “las cosas deberíamos pagarlas después de disfrutarlas, para poder poner un precio que según nuestro criterio sería más justo”. Si bien es cierto que la mayoría de las veces ese dinero invertido merece la pena, hay otras ocasiones en las que el resultado es tan pésimo respecto a nuestras expectativas que dan ganas de pedir que nos devuelvan el dinero. Pero esto es algo difícil que se lleve a cabo ya que los artistas deben de estar muy seguros del producto ofrecido para dejar que sea el público quien en última instancia lo valore económicamente; e incluso cuando se está tan seguro del producto de uno, arriesgarse sigue siendo un paso importante, es por esto que nadie lo lleva a cabo. ¿Nadie? O bueno, más bien deberíamos decir casi nadie; porque aunque parezca imposible –o más bien improbable- hay un grupo que se ha atrevido a dar el paso. Como no podía ser de otra forma estamos hablando de DREMEN.

Para quién no los conozca haremos una breve presentación. DREMEN es un grupo madrileño de música que siempre ha apostado por la creatividad como medio de difusión de sus ideales; porque son músicos, pero también ciudadanos comprometidos con el mundo en el que viven y que luchan por cambiar las cosas para poder hacer un mundo mejor, y al contrario que muchos artistas, deciden ir más allá de la palabrería. Es por esto que han querido experimentar con la propuesta “¿Cuánto vale?” y han decidido que en su próximo concierto serán los asistentes los que pondrán el precio que quieren dar.

El concierto se realizará el próximo viernes 1 de Noviembre en la sala Caracol en Madrid. No hay precio mínimo, ni trampa ni cartón. Quién quiera ir no tendrá más que presentarse en la puerta de la sala –eso sí, tiene aforo limitado así que habrá que ir un poquillo antes- , entrar al concierto y al final del mismo acercarse a la caja “¿Cuánto vale?” para dejar la cantidad de dinero que crea que merece ese concierto; 5€, 10€… o incluso nada si así lo consideran, aunque por experiencias pasadas llevad la cartera preparada porque nadie llena de energía como ellos.

Hay que reconocer que hacer esta propuesta, y más en los tiempos de crisis estafa que corren, es muy arriesgado, pero… ¿Qué sería del mundo sin esos locos soñadores que se atreven a pensar diferente?