Crónica Mad Cool 2017 (jueves 6)


Jueves, primera jornada del Mad Cool y tormenta apoclíptica. Todos salimos de la cama con la emoción del primer día del festival, pero al ver las lluvias torrenciales nos empezamos a temer lo peor. Horas antes de iniciar la jornada, las redes del festival eran el principal punto de atención, pero la organización no mostraba ninguna intención de cancelar la celebración a causa de las lluvias, por lo tanto, nos cogimos unos buenos chubasqueros de colores y nos fuimos como valientes rockeros hacia la Caja Mágica.

¿Quién dijo que la lluvia fuera un problema?

El Mad Cool abrió sus puertas entre un gran barrizal y haciendo frente a la lluvia. El encargado de inaugurar el Stage 2 KOKO UK fue George Ezra. El británico se supo meter a los pocos presentes en el bolsillo ofreciéndonos una interpretación redonda de sus temas con un aire de rock clásico que no dejó indiferente a nadie. Ezra se mostró especialmente agradecido con todos los valientes que se plantaron allí con o sin chubasquero haciendo frente a las lluvias.

Del escenario 2, nos fuimos al Mad Cool Stage para ver a The Lumineers , que se encargaban de inaugurarlo, pero la lluvia pasó factura. Los de Denver salieron al escenario con media hora de retraso, de manera que su espectáculo, que debía haber durado 50 minutos, quedó reducido a 20. Por lo que se dio a entender, fue la propia banda la que se negó a salir a tocar en medio de la tormenta. Su actuación, demasiado breve, no nos dejó muy buen sabor de boca. Lo que más lució fue su hit “Ho Hey”, que fue lo que más animó a todos los que estaban esperando disfrutar de ellos.

Poco a poco la lluvia fue amainando y Yannis y los suyos se alzaron en el escenario KOKO UK entre los primeros rayos de sol de la tarde. El público esperaba con ansias a Foals, que consiguieron hacer bailar a todos los allí presentes. Los de Oxford brillaron con temas como “Inhaler”, “Spanish Sahara” o “Mountain At My Gates”. También tuvieron algunos momentos que se hicieron lentos y monótonos en los que se notó como el ánimo decaía un poco entre el público en general. Aun así, se puede decir que fue un buen concierto con el que decir adiós a las lluvias para el resto de la noche.

Según Foals iba terminando, los nervios aumentaban y miles de personas se acercaban al escenario principal con ánimo de conseguir un buen sitio para el gran espectáculo que estaba a punto de empezar. Los Foo Fighters hicieron el escenario principal suyo desde el primer momento en que salieron. Dave Grohl se hizo dueño y señor del público, todo un maestro de ceremonias que supo soltar las palabras perfectas en cada momento de la noche.

Dieron inicio a un concierto épico de más de dos horas con himnos como “Everlong” o “Moneky Wrench”, que todos esperábamos que sonaran cuando el show estuviera llegando al final. También sonaron temas de Sonic Highways, que aunque en su día no pareció entusiasmar mucho a los fans, los temas fueron igualmente coreados a pleno pulmón. Pronto llegó otra explosión sonora que esperábamos que llegase más tarde: “The Pretender”. El público enloqueció como era de esperar y se formaron unos cuantos pogos simultáneos como torbellinos de emoción. Así, a medida que el show seguía de temazo a temazo, Grohl nos prometía que no volverían a tardar tanto en volver a nuestro país como esta vez y poco después nos retaba a no perder la voz. Fue entonces, entre promesas y retos, cuando llegó el turno de la aclamadísima “Walk”, a la que le siguió “Cold Day In The Sun”, antes de la cual Taylor Hawkins nos hizo entrenar las cuerdas vocales al estilo de Freddie Mercury.

Según el concierto avanzaba, iban alternando temazos explosivos como “All My Life” con otros temas más sentidos, de estos que cantas gritando con todo el corazón y la piel de gallina, entre ellos estaban “My Hero” o “These Days”, pero “Wheels” era una de las más esperadas, que sonó con verdadera magia. Poco a poco llegó el final del concierto, al que supieron ponerle broche de oro con “Best Of You”. El público se dejó la garganta y el alma cantando este eterno himno y así, los Foo Fighters se despidieron de un público notablemente emocionado y agradecido. Un concierto de diez, que duró dos horas y pico y aun así, todos deseamos que hubieran sido cuatro.

Tras el remolino de emociones nos fuimos al escenario MONDOSONORO a ver a WAS. Salieron un poco tarde al escenario, pero nos dio tiempo a echar unos cuantos bailes antes de marchar corriendo a ver a Catfish & The Bottlemen. Los de Getxo no decepcionaron. Aunque tenían el escenario más pequeño de todos, consiguieron montar la fiesta más grande de la noche, como siempre.

A las dos de la mañana le pusimos fin a la primera noche con Catfish & The Bottlemen. El público estaba más que entregado y el espectáculo fue tan bueno como esperábamos. Temas como “Pacifier” o “Kathleen” lucieron muchísimo. Pero además, los Catfish saben hacer suyo el escenario y meterse no solo a los fans, sino también a los curiosos en el bolsillo.

En general, fue una primera jornada muy lograda a pesar de la lluvia. Lo único que se podria reprochar son los barrizales que se formaron en las entradas, además de las colas eternas bajo la lluvia para acceder al recinto. Otro pequeño fallo fue la falta de datáfonos en un principio obligando a pagar en efectivo, fallo que se solucionó a lo largo de la noche. Por lo demás, una jornada exitosa.

FOTOS: Facebook Mad Cool (Alfredo Arias, PixelínPhoto)