Así fue el Low Festival xDentro


LowFestival2

¡Qué bonita está Benidorm cuando está llena de Lowers!

O cómo celebrar un festival familiar e internacional a partes iguales y, no solo no morir en el intento, sino, además, hacerlo con rotundo éxito. Que se lo pregunten a los cerebros detrás del Low Festival 2014. Aún no hemos faltado a una cita con el festival de Benidorm y por eso podemos afirmar y afirmamos que la trayectoria del Low es ascendente e imparable. El último fin de semana de julio se ha convertido en una fecha señalada en el calendario de cualquier festivalero español, porque el Low tiene el carisma de un festival familiar con todas las ventajas de un festival de masas. Las bondades de la Ciudad Deportiva Guillermo Amor son evidentes: capacidad para siete escenarios; dos de ellos, con césped, uno de ellos, flotante.

Las de Benidorm, esas están más que claras. El cartel de su edición de 2014 habla por sí mismo. Llevamos muchos meses hablando del Low Festival, mucho meses imaginando esos #GrandesMomentos que nos prometían con destino Benidorm.

Viernes. Low Festival Vip PoolA las 18.00h se abrían las puertas de la Ciudad Deportiva Guillermo Amor y con ello el principio de un fin de semana que iba a ser disfrutado desde Un Festival por Dentro a nivel máximo. La típica vuelta por el recinto, el vistazo a los escenarios y dirección a la cotizadísima Vip Pool. Piscina, cerveza y un escenario flotante por el que iban a pasar artistas de la Red Bull Music Academy entre otros muchos (nuestro querido Dj Coco también).

El Escenario Budweiser era el lugar en el que empezaba uno de los primeros conciertos que teníamos en la lista. Un Iván Ferreiro muy enamorado nos esperaba encima de las tablas cantando y moviéndose con su ritmo particular. Presentando Val Miñor – Madrid, Historia y Cronología del Mundo hizo hueco a temas de siempre y algún guiño a Los Piratas, es lo que siempre pedimos y es lo que suele darnos. Pura energía The Hives, otras de las actuaciones estrella de la jornada. Es el concierto que todo el mundo debe ver alguna vez. Tuvimos la suerte de poder verlo desde un lugar privilegiado, observando como la marea Lower bailaba y saltaba en modo pocesión, increíble. Hits y hitazos para hacer que el suelo de Benidorm vibrase. Momentazo top cuando Nicholas Arson mando a todo el público al suelo para acabar en un subidón en el tema “Hate to say I told you so”. John Gray es una de esas promesas Low Festival. Nos lo avisó el festival y a través de las redes ya se iba escuchando el ruido que el artista ha comenzado a hacer estos últimos meses.

El Escenario Wiko fue el lugar y lo que allí sucedió nos dejó a todos los que allí estábamos bastante satisfechos, menudo gustazo. Lo nuestro con Vetusta Morla es especial. Colocados en primera fila íbamos a ver uno de los conciertos más esperados de la noche. Abriendo el set con la Deriva, el concierto fue un vaivén de fuerza, protagonizado, sobre todo, por Pucho. Presentando su nuevo disco incluyeron joyas como “Un día en el mundo”, “Valiente” y “Los días raros”. No podían faltar ni “El hombre del saco” ni “La cuadratura del círculo” que son los temas que más alborotan a los fans de la banda. Impecables, increíbles y siguiendo su estela de éxito, un concierto de diez, tal cual. Cerrar la noche y ver amanecer con The Magician era uno de nuestros propósitos músico-festivos del viernes, y así lo hicimos. Con el Escenario Matusalem bien de gente, el sol fue asomando la cara poco a poco y nosotros, mientras, bailábamos como poseídos por el espíritu Lower.

Low Festival John Gray Victoria Beach HouseLow Festival Wee Andy and The Midnight Band Beach House Victoria

Sábado. En el Low no quieren que pases un minuto sin música, y es por eso que durante el festival, en la playa de Levante, el escenario Beach House Victoria ofrecía conciertos gratuitos de muchos de sus artistas de 12h a 16h. Como la noche anterior nos habíamos portado bastante bien, nos dimos el capricho de acercarnos a volver a ver a John Gray, que en un tono más relajado e informal volvió a encandilando con su selección de temas. Tras él, se subieron al escenario los neoyorquinos Wee Andie and The Midnight Sound, con un R&B de lo más rockero que por momentos nos hizo pensar en la gran diva Winehouse.

TheHorrors-LowFestival

Al recinto entramos directos para ver a The Horrors, con una luz natural (¡qué luz la de Benidorm!) que poco acompañaba a las habituales vestimentas de Faris Badwan y los suyos, aunque le iba al pelo a su último trabajo, Luminous, y en general a la luminosidad contenida de sus temas agridulces. Un set de 11 perlas, la mitad de ellas extraídas de su último lanzamiento, pero sin dejarse fuera las que llevan años tocándonos la fibra. “Still Life” y “Who Can Say” se convirtieron en los momentos álgidos de su actuación, por cierto, perfecta. Al salir del Budweiser, los temas que estaban pinchando los Estereo Brothers en el Jägermusic Clubshots, nos atrajeron como a moscas y nos tuvieron haciendo ochos con los hombros hasta que llegó el momento más esperado… Massive Attack empezaban en el escenario Budweiser no sin antes pedir que cesaran el sonido de los demás escenarios, algo que crispó – y no sin motivos – a los que habían acudido a ver a Corizonas, que se vieron obligados a cortar su actuación, a Pajaro, que estaban programados a esa hora en el escenario Wiko y a Second, que comenzaron más tarde de lo previsto. Los que estábamos dentro de los muros del escenario Budweiser, fuimos ajenos a la controversia hasta que terminó el concierto de los de Bristol. Si en la pasada edición fueron Portishead, en esta fueron Massive Attack los que nos dejaron sin habla y casi sin respiración, palpitando tan fuerte que es raro que no nos hubiesen mandado callar a nosotros también. La magia se prolongó a lo largo de quince temas que sonaron como arpas celestiales. “Teardrop”, “Angel”, “Paradise Circus” y ya estábamos derrengados de amor en el césped para cuando llegó el estoque final con “Unfinished Sympathy”. Absolutamente maravillosos.

jijijijijij

El escenario Wiko se convirtió en nuestra meca de los ratos muertos. Con este escenario, el Sounds from Valencia y el Jägermusic ClubShots, el Low demuestra que apuesta por la calidad nacional emergente, que no es poca. En este caso nos encontramos con Money for Rope, que nos proporcionaron un buen rato de energía presentando su primer LP, “Been in the wars”.

La marabunta se agolpaba en la puerta de entrada al Budweiser porque nadie quería perderse otro de los platos fuertes del sábado: Editors volvían al Low con la misma elegancia que siempre. Desgranaron sus discos de ayer y de hoy, y dejaron claro – pese a quien le pese – que Editors, si algún día fueron, ya no son. “Munich”, “Smokers outside the hospital doors”, “An end has a start”, “Bullets”, “The Racing Rats”… Temas que ya fueron himnos y que aún consiguen erizar incluso el vello del menos fan, presentados por una banda que ha perdido fuelle y sigue viviendo del tirón de otros tiempos que fueron mejores. Una vez más, parada en el Jäger para disfrutar un rato del set de Chelis, imposible ver un cuerpo que no estuviera en movimiento sincrónico con los beats del zaragozano. Una auténtica delicia de sesión.

Es difícil explicaros la fiesta que se montó en las primeras filas del concierto de The Parrots en el escenario Wiko. Estos madrileños tienen una fuerza sobrenatural y un gancho que consigue hacer que el público surfee al son de sus olas. Van a petarla, ya os lo hemos avisado desde Un Festival por Dentro, y además, tienen Tinder, Grindr y Brenda (sic.). Mientras tanto, SebastiAn en el escenario Budweiser cumplió con lo que prometía: hacer sudar al público con su electrónica, aunque con notables altibajos a lo largo de su sesión, en la que sonaron todos los habituales. De ahí nos dirigimos a darlo todo en el divertidísimo cierre del escenario Matusalem que se marcaron Elyella, una cuidada selección de himnos que se abrazaron con las más recientes novedades. Una vez más, vimos el sol sin parar de bailar (y de croquetear por el césped, todo hay que decirlo).

Elyella-LowFestival

Domingo. La propuesta del escenario Jägermusic ClubShots para el domingo nos pareció inmejorable: un roster de los Djs que están llenando las mejores salas de Valencia. Doce horas ininterrumpidas de electrónica desde la capital del Turia. El listón quedó muy alto con los seis nombres que pincharon temas a lo largo del día: Nate Cabrera, SwagNites, Soak, Electrronicall, Kaspar&Hauser y East Brothers, cada uno de ellos con un espacio de dos horas. Lo pasamos tan bien en este escenario que a veces se nos olvidaba que había otros escenarios con actuaciones.

Nos acordamos de que comenzaba Izal en el escenario principal y nos acercamos a ver el inicio de su concierto. Un Budweiser hasta la bandera para recibir a la nueva banda alabada del indie español. Un público con muchas ganas de gritar, corear y cantar los temas a dúo multitudinario con un Mikel que estuvo a la altura de ese escenario principal. Unos Izal que no dejan de demostrar que su carrera es meteórica.

IzalLowFestival

Sin dejar de hacer la parada obligatoria en el escenario Jäger, nos pasamos por el concierto de Oso Leone en el escenario Wiko. Nos sorprendieron con una atmósfera que recordaba a las de Alt J con matices más lúgubres. Un concierto muy elegante y sobrio que tal vez sea mucho más apreciable y disfrutable en sala; tal vez el sonido en el escenario Wiko no fuese el más adecuado para su show.

Kaiser Chiefs, o cómo seguir viviendo del cuento después de todos estos años. Desde nuestra posición – cómoda, siempre –, delante de la torre de sonido, el volumen estaba bajísimo. Los hits ya desinflados – se nos gastó el amor de tanto usarlo – de los Kaisers sonaron aún más pochos. El escenario Budweiser, sin embargo, se veía a reventar desde la grada. Ricky Wilson sobre el escenario parecía estar pasándoselo en grande y su público parecía adorarle.

KaiserChiefsLowFestival

Después de bailar un buen rato con la sesión de Electrronicall, decidimos ir al comienzo de Love of Lesbian en el Budweiser. Los Lowers estaban deseosos de ver salir a los catalanes, que aparecieron presentados por su líder, Santi Balmes, que, como siempre, animó al público y se vino arriba desde el minuto uno. Hay pocos frontmen como Santi, pocos que disfruten tanto hablando con el público, reflexionando en voz alta entre reflexiones cantadas. El set que presentaron en el Low fue refrescante por sorprendente, basado casi íntegramente en sus dos últimos trabajos excepto por las incombustibles y eternas “Me Amo” y “Noches Reversibles” de su Cuentos Chinos Para Niños del Japón. El cierre del show con “Algunas Plantas” + “Los Toros en la Wii (¡Fantastic LOW!)” hizo que el público se quedase, como siempre, eufórico, afónico y catatónico después.

LoveofLesbian-LowFestival

Al salir del Budweiser, el escenario Jäger estaba en el mejor momento de la noche, con Kaspar&Hauser a los platos capitaneando una sesión que hizo moverse a los cientos de Lowers que había ahí congregados. Pocos tíos con más porte y más funk que estos dos. Tras ellos, los últimos en lanzar la JägerBomb fueron East Brothers, cuya sesión disfrutamos hasta cerca de la mitad y luego nos acompañó de fondo en las despedidas, las dichosas despedidas.

El domingo no vimos el sol, no se puede todo, señores. Hemos disfrutado de un festival que se hace mayor de edad, que empieza a tener las cosas claras, a madurar sin dejar de divertirse. Un festival comprensivo y atento con su público, que quiere responder a sus preguntas, escuchar sus peticiones y acceder a sus demandas. Un festival que cuida de sus artistas nacionales e internacionales más consolidados y que ofrece a los emergentes la oportunidad de demostrar sobre sus escenarios que en España se hace muy buena música. Un festival limpio y sostenible, como cada año. Un festival en el que hay mil maneras de pasarlo bien y eso es lo que hacemos y lo que no dejaremos de hacer. Nos vemos en el Low Festival 2015.

Foto | Low Festival | Roberto Milán