Crónica BBK Live 2016: Jueves


La suerte no está muchas veces de mi parte y así lo corroboré el 7 de julio, día que comenzaba el BBK Live, y día en el que tenía mi último examen de la universidad. Menudo fiasco. Así comenzaba mi festival y mi crónica BBK Liver, corriendo al autobús que me dejaría en Termibus a las 19:30h de la tarde.

JUEVES

Years  & Years me recibía con “King”, canción que cerraría un set alegre y de lo más pop que según amigos allí presentes <<fue la hostia>>. No me dolió mucho ya que podré verlos en un mes en Sziget –donde UFxD también estará-, pero siempre tendré esa espinita clavada de no verles en mi tierra.

years and years crónica BBK

Nos desplazamos al escenario Heineken para ver al otro fenómeno pop de las islas británicas, CHVRCHES. Abrieron con “Never Ending Circles” bajo un cielo encapotado y siguieron con un incesante goteo de hits: “We Sink”, “Make Them Gold”, “Empty Threat”, “Bury It”…

Martin Doherty también tuvo su tiempo al micrófono para interpretar sus temas “High Enough to Carry You Over” y “Under The Tide”. La puesta en escena minimalista basada en varios leds, chocaba con la energía de los bajos que motivaban al gentío. Llegando hacia el final del set, Mayberry tuvo tiempo para opinar sobre el reciente Brexit, <<We’re fucked, sorry>> dijo antes de cerrar a lo grande con “Clearest Blue” y “The Mother We Share”.

chvrches crónica BBK

Una de cal y otra de arena tuvimos con M83, que salió al escenario Bilbao entre vítores y abucheos por los 25 minutos de reloj que tardaron en aparecer. A pesar de eso, nos regalaron un set precioso con aparición, incluso, de Mai Lan. No faltaron “Do It, Try It” o la mítica “Midnight City”, con la que nos retiramos a cenar con la mente puesta en lo que nos esperaba en unas horas en ese mismo escenario.

Si algo ha cambiado en el recinto este año ha sido la distribución de los baños, que pasan de estar desperdigados por el recinto a estar focalizados en 4 puntos del mismo. Nos pareció genial la idea de poner un montón de ellos juntos. Pero lo que nos chocó fue la falta de “meaderos” para los chicos, que no hacemos más que entorpecer y estorbar en las colas para los baños cerrados que usan, más bien, las mujeres. Gran error que esperemos ver arreglado el año que viene…

Ya con las pilas cargadas y con una motivación del copón, nos sentamos en el lado derecho del escenario grande a una hora del comienzo de Arcade Fire. New Order estaban dando un bolazo en el 2 pero no podíamos esperar a que Will y los suyos se subieran al escenario. La explanada se abarrotó y los nervios se podían palpar en el ambiente. Este sería el primer concierto de Arcade Fire en dos años –si obviamos el de Razzmatazz que pudieron ver 2000 suertudos- y se notaba.

Arcade Fire crónica BBK

Abrieron con “Ready To Start”, como si quisieran hacer saber al público que estaban listos para soltar un setlist lleno de temazos. De la euforia inicial, se pasó a la emoción con “The Suburbs” y Will Butler al piano; y Regine, que hasta ahora estaba a la batería, tuvo su momento de gloria en “Sprawl II” con ese vestido reflectante haciendo apología de su último largo -canción que sonaría justo después, “Reflektor”-.  “Afterlife” y “We Exist” fueron las siguientes en conseguir hacer saltar al público que disfrutaba de una seguida de hits sin dar cabida al descanso.

Pero no todo era saltar y gritar, la parte media del setlist siempre se torna relajada y así fueron “Intervention”, “My Body Is A Cage”, “We Used To Wait” y “Haiti”. No faltaron tampoco las dos Neighbourhood (#1 y #3) que vinieron juntas antes de aproximarse al final con los ya típicos alter egos de cartón de la banda en “Here Comes The Night Time”.Arcade Fire crónica BBK

El cierre lo marcó el himno festivalero “Wake Up”, con el que Kobetamendi vibró para despedir a la banda que muchos llevábamos esperando ver entre estos montes. ¿El único fallo de la actuación? El bajo volumen que marcó también a casi todas las bandas que pasarían por los escenarios del Bilbao BBK Live.

Estábamos molidos y necesitábamos descanso por lo que vimos a Hot Chip despachar temas desde la campa de atrás antes de dirigirnos hacia Basoa.

La magia del bosque se apoderó de nosotros a medida que nos adentrábamos en Basoa. Floating Points se encontraba a mitad de su set de 3 horas y las ganas de bailar, cerveza en mano, estaban conquistando nuestro cuerpo. La noche se alargó, casi tanto como para ver acabar a Ochoymedio DJs en la carpa a las tantas de la madrugada… al día siguiente nos arrepentiríamos.

Crónica BBK

Si quieres seguir leyendo la crónica del BBK Live y saber que tal fue nuestra experiencia el viernes y el sábado puedes hacerlo clickando aquí.

FOTOS: Javier Rosa, Oscar L. Tejeda, Liberto Peiró.