Crónica BBK Live 2016: Viernes y sábado


Seguimos con la segunda –y última parte- de nuestra crónica BBK Liver. Si todavía no has leído la primera parte, descúbrela aquí mismo.

VIERNES

La juerga en Basoa del día anterior hizo que nos levantáramos muy tarde, y entre alimentarnos, ducharnos y ponernos guapos: llegamos al festival a las 10 de la noche (Shame on us). Para entonces Love Of Lesbian se estaba dando un baño de masas, como parece que lo hacen allí por donde pisan; y Belako estaba en el escenario Pepsi soltando uno de sus mejores sets hasta ahora.

Crónica BBK

Nosotros nos dirigimos a coger sitio para Grimes. La expectación por saber si nos defraudaría su directo -como algunas publicaciones indicaban- se esfumó en cuanto Claire salió al escenario con “REALiTi”. Dos bailarinas que movían más el esqueleto que un epiléptico, y la voz de Hana (que anteriormente había actuado en la carpa) se le unieron a la canadiense en un recital que levantó a todo el público del sopor. Pero la histeria llegó con una pronta “Venus Fly”. El ritmo machacón, los estrobos, las luces y los láseres hicieron de Kobetamendi una mega discoteca en la que solo podíamos saltar y motivarnos como nadie.

Pero el drama llegaría con “Go”, canción con la que vivimos un auténtico “coitus interruptus” al apagarse todo el escenario de sopetón en pleno momento álgido. Después de 15 minutos interminables, volvió a aparecer –bandera LGTB al cuello- para cagarse en el generador averiado que le había fastidiado casi medio set. La fiesta tenía que continuar y “Genesis”, “Scream” o “Oblivion” fueron de las más coreadas antes de cerrar con “Kill V. Maim”.

https://www.instagram.com/p/BHnlJ-eDX99/?taken-by=festivalxdentro

Pixies eran la banda más esperada para los más veteranos del festival, pero a los allí presentes no nos iba mucho ese rollo y decidimos ir a cenar mientras sonaba “Where Is My Mind?” en la explanada.

Ya cargados de energías pasamos a la carpa a ver a Slaves (una pena que se solapase con Underworld). Aporreando la batería llegaron los de UK abriendo con “Ninety Nine” y con proyecciones estroboscópicas incluidas. La carpa se convirtió en un hervidero y los pogos empezaron a surgir a medida que el set avanzaba. Llegaron incluso a estrenar una nueva canción que estará en el nuevo LP que andan cocinando. No dieron tregua ni un segundo, “Sockets”, “Cheer Up London”… hasta acabar sudados, descamisados y exhaustos en “The Hunter”, donde la carpa se volvió una auténtica locura con un pogo enorme en primeras filas. Teníamos razón, Slaves son la hostia.

Crónica BBK

A partir de ahí volvimos a nuestro amado Basoa, y volvimos a ver amanecer… Que le vamos a hacer, los amaneceres en Kobetas nos gustan mucho.

SABADO

El último día del BBK Live nos recibió con un solazo y un cielo azul que nadie esperaba. Tras recuperarnos del día anterior –cosa nada fácil-, bajamos al recinto para ver a Father John Misty, pero llegamos tarde. Nunca más volverá a pasar esto BBK Live, lo juro. Tame Impala estaba tocando los primeros acordes de “Let It Happen” cuando nosotros cruzamos las barreras de seguridad de la nueva entrada para campistas (muy cómoda por cierto). Corrimos para llegar hasta la explanada bailando y saltando porque sabíamos que era el último día. Teníamos que darlo todo.

Crónica BBK

Sonaron temazos como “Why Won’t You Make Up Your Mind?”, “Elephant” o “The Less I Know the Better” y el público se adentraba en un estado de euforia y subidón provocado, quizás, por las proyecciones caleidoscópicas que conseguían sumergirte en un mundo de colorines y formas geométricas imposibles. Finalmente, cerraron con “Feels Like We Only Go Backwards” y “New Person, Same Old Mistakes” en un auténtico bolazo que sorprendentemente, incitó a los más jóvenes a hacer pogos. Todavía seguimos buscando el porqué de hacer pogos en Tame Impala.

El solape de Editors, Jagwar Ma y Leon Benavente era difícil, pero perdernos a Jagwar tras haberlos recomendado no nos lo habríamos perdonado. Los aussies se subieron a la carpa en un auténtico baño de masas que según dicen, contaba con Kevin Parker (Tame Impala) entre su público. Un mar de sintetizadores y psicodelia que nos encantó, pero cuyo final tuvimos que escuchar desde el escenario Bilbao para poder conseguir un buen sitio para los otros grandes de la jornada: Foals.

Crónica BBK

Los segundos cabezas de cartel del día comenzaron con poca fuerza, pero no tardaron en reventar y enseñar a todo Bilbao por qué se merecían ese puesto. “My Number” fue la encargada de mover a todo el público al son de la desgañitada voz de un Yannis Philippakis entregado a la causa; seguidos de una ristra de temazos como “Total Life Forever” o “Providence”. Con “Spanish Sahara” se tranquilizaron las cosas y los ingleses enseñaron su lado más íntimo. A partir de ahí, las primeras filas eran un no parar de pogos, empujones y polvo levantado con “Mountain at My Gates” o “A Knife In the Ocean”, con las cuales dieron el punto -casi final- de su set.

Volvieron con “Inhaler” y con Yannis surfeando entre el público en “What Went Down” antes de cerrar con su mítico “Two Steps, Twice” que admitámoslo… Se nos hace un poquito largo.Crónica BBK

Wolf Alice eran los siguientes en nuestra ruta festivalera. Los londinenses, que llenaron la carpa hasta arriba, no desaprovecharon esa grandísima afluencia de público y despacharon un set que hizo vibrar hasta al más parado. Menos a nosotros, que nos encontrábamos tumbados en la zona de césped de atrás mientras los escuchabamos, recuperándonos de los pogos, codazos y patadas de Foals.

Crónica BBK

Nos íbamos adentrando en la madrugada y nosotros volvíamos a Basoa. Esa zona que tanto ha triunfado en su primera edición, y que no dudamos que vuelva en 2017. Hoy, con varios días de descanso a nuestras espaldas, podemos decir que este ha sido uno de los mejores BBK Live; y que en Last Tour lo tienen muy duro para repetir el cartel tan heterogéneo que han conseguido en este 2016. Y es que el gusto y la calidad de un festival no se miden en Sold Outs (como muchos pueden llegar a pensar) sino en las experiencias de los asistentes.

¡Nos vemos en 2017!

FOTOS: Oscar L. Tejeda, Javier Rosa.