Crónica del Resurrection Fest: Warm-up Party y día 2


El miércoles día 5 vivimos en el Resurrection Fest la warm-up party más multitudinaria de toda su historia llegando a primera hora de la tarde a colgar el cartel de sold out.

Fue una warm-up marcada por la diversidad de estilos. Nosotros llegamos para el metal extremo de Here Comes The Kraken. No encontraron en la sonoridad de la carpa del Ritual Stage un gran aliado y el género no resulta del todo de mi agrado, pero ofrecieron muy buenas maneras pese a todo.

Posteriormente llegó CJ Ramone trayendo punk rock de toda la vida. Fue un concierto para nostálgicos, en el que entre temas nuevos se alternaron otros más míticos de los Ramones, sobre todo al terminar el concierto con “I Wanna Be Sedated” y “Britzkieg Pop”. Haría acto de presencia a continuación Soziedad Alkoholika. Los vascos ofrecieron en una carpa ya a reventar un concierto agresivo sin descanso, en el que demostraron por qué son referentes del hardcore punk en el panorama nacional de este género.

El día lo cerraron los brasileños Sepultura que, aunque no son muy de mi agrado, ofrecieron un auténtico conciertazo, haciendo las delicias de los fans del thrash metal de siempre haciendo valer su experiencia y su condición de grandes exponentes de este género.

En cuanto al viernes, fue una pena no haber llegado a tiempo para ver a los canadienses Annihilator. Veteranísima banda de thrash metal muy al estilo de Anthrax, habría valido la pena vibrar con temazos como “King of the Kill”, pero debido al tema de organizarnos como grupo no fue posible.

Llegamos para el concierto de Architects, el cual merece capítulo aparte en esta crónica. Sencillamente brutal. Impecables todos, en especial los espectaculares registros del vocalista Sam Carter. Yo solo conocía algunas canciones de la banda de Brighton y salí de allí siendo fan. Llegamos a los diez minutos, cuando estaban tocando “These Colours Don’t Run”. Si el set siguió la hoja de ruta prevista, posiblemente abrieran con “Nihilist”. Los grandes temas de los británicos fueron desfilando: “Gravedigger”, “Downfall” y para el final las dos grandes bombas que contiene su nuevo disco, “A Match Made in Heaven” y la emotivísima “Gone With The Wind”.

Architects / Foto de Javier Bragado

Después, aunque en el Main Stage actuaban los ingleses Enter Shikari, me fui hasta el recién nacido Desert Stage a ver a Alcest. Error. De nuevo el sonido del escenario no estuvo a la altura y el género progresivo y psicodélico del artista francés provocó que el concierto se hiciera en ocasiones aburrido.

Y turno para la gran estrella del festival, los alemanes Rammstein. Haciendo honor a la fama de su directo, el adjetivo espectacular se queda corto para definir este concierto. Pirotecnia y fuego por docquier, una puesta en escena insuperable y un público (en ocasiones demasiado) entregado conformaron el que sin duda fue el gran concierto del festival. No faltaron apenas clásicos (exceptuando “Mutter”) y al brillante cierre con “Engel” siguió, de forma improvisada y para los fans de España el gran “Te Quiero Puta”. Prometían un espectáculo inolvidable los alemanes y podemos afirmar que no defraudaron.

FOTOS: Facebook RESURRECTION FEST