Crónica del Sonorama Ribera 2017: fiesta de bienvenida y jueves 10


Ha sido un visto y no visto. Después de meses esperando a que llegara el Sonorama Ribera 2017 ya ha pasado y ahora toca hacer balance. El 20 cumpleaños del festival arandino ha sido una gran fiesta en la que hemos celebrado la música española, que ha estado lleno de sorpresas y donde grupos consagrados y jóvenes promesas han protagonizado grandes momentos que se quedarán grabados en nuestras memorias. En esta primera parte de la crónica del Sonorama Ribera 2017, os contamos cómo vivimos la fiesta de bienvenida y el jueves 10.

Miércoles 9: llegada y fiesta de bienvenida

Llegamos al camping el miércoles a primera hora para elegir un buen sitio donde asentarnos. A medida que la gente iba llegando fuimos explorando el camping: localizamos el escenario Desperados del camping en el que daría comienzo el Sonorama horas más tarde, además de barras de comida y bebida, duchas, puntos de recarga de pulsera etc.

El encargado de dar el pistoletazo de salida a la fiesta de bienvenida fue Amaro Ferreiro. Los animados que se acercaron al escenario Desperados pudieron ver un concierto íntimo y animado. Seguido llegó el turno de Rufus T. Firefly. Nunca antes los había visto en acción, pero había oído maravillas de ellos y, después de haber lanzado el magnífico Magnolia a principios de este año, era una cita a la que no podíamos faltar. Se puedo decir que las expectativas se cumplieron con creces.

Crónica del Sonorama Ribera 2017: Rufus T. Firefly
Foto: Diego Santamaría

Para cuando los madrileños terminaron su actuación el escenario Desperados ya estaba a rebosar y llegó el turno de Luis Brea y El Miedo, que ya pudimos ver en la gira de presentación del Sonorama. Por último, Varry Brava montaron el fiestón y dejaron al público bien arriba gracias a temas como “No Gires”, “Fantasmas” o “Calor”. El ambiente era perfecto para el concurso de disfraces, pero decidimos ir a descansar para darlo todo al día siguiente.

Jueves 10: primer día en Aranda y en el recinto ferial

Aunque teníamos muchas ganas de ver a Estrogenuinas (hasta os las recomendamos) no pudimos acudir a la cita. El motivo: la rueda de prensa de presentación del Sonorama Ribera 2017. En ella, Javier Ajenjo se mostró muy emocionado ante la vigésima edición del festival y contamos con la presencia de Amaral. Tras brindar con Ribera del Duero, se aprovechó la ocasión para presentar la primera Fiesta de la Vendimia que se celebrará en Aranda el 23 de septiembre y que volverá a llenar la localidad de música y vino.

Nada más acabar la rueda de prensa salimos corriendo para la Plaza del Trigo y conseguimos adentrarnos en ella. Llegamos a tiempo de descubrir la primera de las muchas sorpresas que ha habido en el Sonorama. Mikel Erentxun se subía al escenario Radio 3 ante una plaza hasta los topes, entregada y que combatía el calor con pistolas de agua. Sonaron clásicos como “Cien Gaviotas” o “Mañana” y temas de su último trabajo como “Cicatrices” que hicieron vibrar a todos los presentes.

Por la tarde, ya en el recinto, Anni B Sweet actuó en el escenario Aranda de Duero. El concierto empezó con algo de retraso, pero aparte de eso todo fue como la seda. Anni hizo gala de su gran capacidad vocal en un concierto dominado por Chaising Illusions. El último álbum de la malagueña salió en 2015 y ya esperamos con ansia nuevo material. “Hide & Show” fue uno de los temas que no entraron en este largo, pero si se colaron en el setlist del concierto.

Crónica del Sonorama Ribera 2017: Anni B Sweet
Foto: Rodrigo Mena

La siguiente parada fue en el escenario Ribera del Duero para el concierto de 20 años del Sonorama. Presidido por una enorme cabeza de Baco y dos duendes, el escenario principal dio cabida a un concierto que repasó los grandes himnos que han marcado el Sonorama Ribera. Charlie Bautista se puso al frente de la banda en la que colaboraron componentes de Izal, Shinova, WAS y Dorian entre muchos otros.

Uno de los grandes fracasos de la noche fue el “concierto” de Dorian. Y digo “concierto” porque no sé si se le puede llamar así. La actuación empezó con buen pie, pero el sonido falló en numerosas ocasiones. Tras un parón, cuando parecía que se habían solucionado los problemas técnicos el sonido volvió a caerse a mitad de “Hasta Que Caiga el Sol”. Todo el drama acabó con un concierto a medias y un público insatisfecho.

Cuando el concierto se canceló definitivamente volvimos al escenario principal para ver a Amaral. Para entonces el recinto estaba hasta la bandera y nos costó bastante movernos de un escenario a otro. Pero pronto se nos olvidó y empezamos a disfrutar del mágico directo de Amaral. La voz de Eva fue impecable durante todo el concierto y los clásicos como “El Universo Sobre Mi” o “Moriría Por Vos” fueron llegando uno detrás de otro casi sin descanso, pero también escuchamos temas de Nocturnal. La puesta en escena fue la guinda del pastel que hizo que Aranda entera se rindiera a los pies de Amaral. Luces en forma de constelación, una pantalla circular muy bien aprovechada y otros elemento auparon una actuación que musicalmente fue impecable.

Crónica del Sonorama Ribera 2017: Amaral
Foto: Jacobo Revenga

Para acabar la noche por todo lo alto nos quedamos cogiendo sitio para ver Dinero lo más cerca posible. El potente directo de la banda hizo que la espera mereciera la pena. Canciones como “Mata Hari” y “Una Noche Más” cubrieron nuestra necesidad de rock, pero todavía nos quedaba algo de energía. Nos dejamos engatusar por WAS y terminamos la noche bailando hasta quedarnos sin suela en los zapatos.

Así vivimos los primeros días de festival en Festival X Dentro. Pronto la segunda parte de la crónica del Sonorama Ribera 2017.

Foto portada: Diego Santamaría