Crónica del Sonorama Ribera 2017: viernes, sábado y domingo


Después de echar la vista atrás y hacer balance de los primeros días del Sonorama Ribera 2017, repasamos como fueron el resto de jornadas. El festival burgalés celebró su 20 aniversario haciendo un homenaje a la música española con una programación llena de sorpresas. Sigue leyendo la segunda parte de la crónica del Sonorama Ribera 2017 y descubre como lo vivimos.

Viernes 11

Tras la caída del cartel de Las Odio el hueco que dejaron en la programación lo suplieron los Sexy Zebras. Las colas que se formaron el día anterior para recoger pulseras en la entrada del recinto ferial se tradujeron en colas para acceder al mismo. Eso hizo que llegáramos a mitad de concierto, pero fue tiempo suficiente para ver como Gabi y compañía ponían patas arriba el escenario Ribera del Duero.

Crónica del Sonorama Ribera 2017 Sexy Zebras
Foto: Rodrigo Mena

Lo del viernes fue un sinfín de grupos de un corte parecido. La tanda empezó con Sidecars en el escenario Aranda de Duero. Seguido llegó Iván Ferreiro. Aprovechamos el concierto para acercarnos a la barra para degustar uno de los muchos vinos de la Ribera de Duero que se ofertaban en el recinto. Seguimos alternando entre los escenarios principales para ver a Coque Malla, que contó con la colaboración de Anni B Sweet en “No Puedo Vivir Sin Ti”.

Los siguientes en llegar fueron Sidonie, que montaron una gran fiesta. El Sonorama entero coreó sus temas más conocidos al unísono. Tuvimos algo de ayuda en “No Sé Dibujar Un Perro” con el karaoke que se montaron de repente. Visto lo visto, a lo mejor no son el peor grupo del mundo.

Sidonie
Foto: Kike Oquillas

Después de Niños Mutantes y Leiva, cambiamos de tercio con Fangoria. Alaska y Nacho Canut acompañaron su música de un espectáculo de luces y de un par de bailarines que tuvieron bastante protagonismo durante gran parte del concierto. El broche final fue un frenético mashup de canciones como “Bailando” de Paradiso, “Toro” de El Columpio Asesino y, por supuesto, “Bailando” de Fangoria.

Acabamos la noche con Novedades Carminha. Los gallegos salieron a escena conjuntados con unos monos azules (el que llevan en el vídeo de su último estreno, “Te Quiero Igual”). Nos engancharon con sus temas pegadizos y bailables. Los estribillos repetitivos les funcionan a la perfección y, aunque no te sepas ninguna de sus canciones, al final de cada una de ellas acabarás berreando como si fueras el más fan. Lo dimos todo, saltamos y bailamos. Tanto que nos quedamos sin fuerzas para ver a La Casa Azul.

Novedades Carminha
Foto: Rodrigo Mena

Sábado 12

La jornada del sábado la comenzamos en la Plaza del Trigo con Pianet. Sin duda valió la pena acercarse pronto al escenario Radio 3 y podemos decir que Pianet es uno de los grandes descubrimientos del Sonorama Ribera 2017. Un concierto íntimo en el que la voz de Nauzet Hernández brilló acompañada de su piano.

De vuelta en el recinto, nos quedamos con un sabor de boca agridulce tras el concierto de Lori Meyers. Habiéndoles visto en el Low Festival este verano, ya sabíamos por dónde iban a ir los tiros. Los granadinos están en plena gira de presentación de En la Espiral y han decidido poner toda la carne en el asador. Para acompañar su larga lista de temazos han diseñado una puesta en escena potentísima que cuenta con paneles de luces que suben y bajan creando efectos sorprendentes. Pero desde que el concierto empezara con “Vértigo I” se veía que algo no iba bien: la voz de Noni no se escuchaba como era debido. Después de varias canciones, un intento fallido y un parón de unos minutos el equipo del festival logró solucionar los problemas técnicos y todo empezó a escucharse bien. Fue entonces cuando pudimos ver que Lori Meyers se han convertido en una de las grandes bandas dentro del panorama nacional y que se merecen encabezar festivales.

Lori Meyers
Foto: Kike Oquillas

Uno de los momentos más esperados de la noche (y de todo el festival) fue el de la tarta de cumpleaños. Un emotivo vídeo que empezaba con un mensaje de Juanca de Supersubmarina y seguía con fotos de las primeras ediciones del Sonorama precedió la gran sorpresa. Tras unos cohetes artificiales descubrimos que se trataba de Los Planetas. Para muchos fue una gran noticia, pero nosotros no somos muy seguidores del grupo, así que decidimos irnos al escenario Burgos Origen y Destino para ver a El Drogas. Nos costó bastante llegar hasta allí por el gran número de personas que circulaban por el recinto a esas horas y se llegó a formar un tapón considerable. Pudimos ver como El Drogas terminaba la actuación haciendo malabares con sus dos bastones y a ritmo de “En Blanco y Negro”.

El concierto de Shinova estaba programado en el lugar y la hora perfecta para ser un conciertazo. Y lo fue. La gran presencia que tiene Gabriel en el escenario hace que te enganches. Coreamos con fuerza “Niña Kamikace” y “Para Cambiar el Mundo” entre otras y Rozalén nos sorprendió saliendo al escenario para cantar “Volver”. El concierto terminó entre confeti y con pirotecnia.

Shinova
Foto: Rodrigo Mena

Domingo 13

Aprovechamos nuestro último día de Sonorama en Aranda callejeando para descubrir nuevos rincones. Para que nos fuéramos con un buen sabor de boca la sorpresa del domingo de la Plaza del Trigo fue la más especial de todas. Sidonie versionaron canciones de Supersubmarina en forma de homenaje y contaron con la ayuda de miembros de Shinova, Izal y La Habitación Roja entre otros. Si no estuviste ahí o quieres revivir el momento puedes escuchar el concierto integro gracias a Radio 3. Antes de volvernos al camping también bailamos con los djs de la Plaza del Rollo y la Plaza de la Sal.

Una de las confirmaciones más sorprendentes del Sonorama Ribera para su 20 aniversario fue la de Camela. Parece que fue un acierto por parte de la organización porque el escenario Desperados estaba hasta arriba. Los retrasos volvieron a ser protagonistas, pero eso no impidió que Camela hiciera bailar a todo el público a ritmo de tecno-rumba.

Camela
Foto: Rodrigo Mena

Así acabamos nuestra crónica del Sonorama Ribera 2017. Una edición llena de sorpresas, con un cartel que reunía grandes bandas y que pasará al recuerdo como una gran edición a pesar de los problemas técnicos que han sido más frecuentes de lo que nos hubiera gustado. ¡Nos vemos en el Sonorama 2018!

Foto portada: Sonorama Ribera