Crónica Donostia Kutxa Kultur Festibala 2016


Día 1, viernes: Sun is shining

El día amanecía azul, bonito y con temperaturas cálidas; y eso para un vasco como yo es casi un mito. Comenzábamos una nueva edición del Donostia Kutxa Kultur Festibala acercándonos a Igeldo en uno de los muchos autobuses dispuestos por la organización.

Fluidos, sin apretones y sin mucha espera, así eran los viajes en las lanzaderas gratuitas que salían del hotel Londres, algo que se agradece muchísimo. Llegados a la cima nos esperaba ya en el escenario principal L.A.

Los mallorquines deleitaban a un todavía reducido grupo de espectadores mientras nosotros los veíamos de pasada antes de ir a explorar el recinto. Un recinto que cada vez choca más con el hotel que se encuentra en el mismo, y es que las vallas cada vez se acercan más al tiovivo, reduciendo espacio vital al festival y provocando ligeras tensiones entre espectadores y huéspedes.

Kutxa Kultur público

Desde las alturas de la torre que preside Igeldo pudimos ver a Luma en el escenario Kutxa Kultur Musika, antes de dirigirnos hacia uno de los platos fuertes de la jornada, Local Natives. El nuevo trabajo de los estadounidenses, que por cierto ha sido publicado hoy, copa gran parte del setlist con temas como “Coins”, “Masters”, o “Past Lives”; sin olvidar otros más oldschool como la bailable “Airplanes” o “Sun Hands”. Recordaron también lo mucho que llevaban sin pisar Europa y agradecieron a la organización haber contado con ellos para tocar en un lugar tan único y precioso.

Adieu or Die con un toque de rock

Sin casi tiempo para respirar nos dirigimos hacia el Teatro Abandonado para disfrutar de Aries. Isabel, que se encontraba sola en el escenario, no necesitaba a nadie más para presentar su último trabajo, Adieu or Die. Nos encantó su dulce voz poniendo orden a los caóticos ritmos que se solapaban creando melodías y loops frenéticos, aderezándolo con visuales caleidoscópicos que nos transportaban, según el momento, al Caribe o al baserri de al lado. Una experiencia increíble que convierte a Aries en una de nuestros grandes descubrimientos del año.

Aries, Kutxa Kultur

Berri Txarrak eran los siguientes en saltar al escenario Keler. Con unos auténticos pesos pesados de la industria musical vasca era normal que la explanada se llenara hasta reventar, pero no fue hasta que echaran mano de repertorio de sus primeros años cuando aquello se empezó a animar. Sonaron “Ikasten”, “Oreka”, “Iraultza Txikien Asamblada” o “Denak Ez Du Balio”, bajo la motivación general y saltos incontrolados en las primeras filas. También hubo espacio para rendir homenaje a Mikel Laboa (una de las figuras más importantes de la música vasca) de la mano de “Liluraren Kontra”; antes de dar por acabado uno de los últimos lives de su gira Denbora da Poligrafo Bakarra.

Berri Txarrak Kutxa Kultur

De ahí saltamos a ver a Young Fathers, que ya bien entrada la noche se marcaron un show frenético y caótico. Tres vocalistas que, cada uno a su bola, cantaban como bien podían los temazos con los que se han hecho notar en las salas de UK. Podría haber sido un concierto mejor, admitámoslo, pero la aparente improvisación y locura de los británicos y la euforia colectiva despachada con una enérgica “Shame” tras la tranquila “I Heard” acabó por conquistarnos.

Young Father Kutxa Kultur

Fin de fiesta con Bloc Party

Bloc Party, los cabezas del día, saltaban al escenario a continuación. Por fin pudimos verles tras nuestro intento frustrado en el Sziget. Las pertenecientes a su reciente Hymns, “Virtue” o “Only He Can Heal Me”, que sonaron al principio del set, no acabaron de cuajar; y no fue hasta más adelante con “Banquet” o “Positive Tension” cuando se consiguió el culmen de su directo. Un bonito broche para la primera jornada del Kutxa que seguiría hasta ver los primeros rayos de sol en Gasteszena de la mano de La Indieteca, WLDV y Chelis.

Día 2, sábado: La vida es bonita en San Sebastián

Entramos de la mano de Izaro. La cantautora mallabitarra no podía de la emoción en lo que era su primer concierto en un festival, y se le notaba. Emoción, garra, personalidad y mucha frescura es lo que caracteriza a Izaro y así lo demostró presentando su álbum debut, que podremos tener en nuestra mano a finales de mes.

Cat Power no nos convencía desde antes del festival, y su puesta en escena en solitario, por problemas con la entrada de sus compañeros de banda al país, tampoco llego a cautivarnos del todo. Decidimos movernos al altillo, para ver las vistas que el parque de atracciones nos brindaba y nos quedamos embaucados con la bahía de la Concha.

Postureo instagrameable después, nos dirigimos hacia Rural Zombies en el escenario Kutxa Kultur Musika. Los de Zestoa se mueven ya como en casa en un escenario, saben cómo motivar al público y saben que lo suyo gusta, y mucho. Presentaron su primer trabajo Bat que contiene auténticos booms como “Stones” o “Golden” pero también hicieron hueco a su típica cover de La Roux, “In For The Kill”.

Concierto Kutxa Kultur

La traca final

La presencia autóctona en el Kutxa Kultur seguía con Belako. Los de Mungia se presentaron con una escenografía de 10 ante un público entregado a la causa. No faltaron temas de su primer trabajo como otros más nuevos como nuestra querida “Track Sei”, congregando en la explanada a una de las mayores audiencias del festival.

Belako Kutxa Kultur

Nudozurdo en el escenario Pato fue nuestro siguiente encuentro. Y decimos escenario Pato, aunque en realidad no fue del todo Pato… El prometido escenario sobre el estanque del parque de atracciones tuvo que moverse en el último momento por motivos de seguridad al lugar que el autobús de Red Bull solía tener antaño. El autobús, al estar a una altura mayor, dejaba vacía las primeras filas ayudando así al movimiento en el recinto; pero el poner un escenario mayor en un sitio tan pequeño provocó embotellamientos que a veces nos llegaron a agobiar un poco. Una pena, la curiosa propuesta inicial nos encantaba.

El punto final lo marcó !!! (Chk Chk Chk). Les teníamos ganas, nos encantan los neoyorquinos y estábamos preparados para nuestra sesión de bailoteo rompecaderas. Nic Offer salía al escenario en pantalones maxicortos, como nos tiene acostumbrados y moviendo las caderas como el solo sabe hacerlo. Pero no estaba solo, le acompañaba Shannon Funchess y juntos despacharon una fiesta de la que no podíamos escapar. Los saltos y bailoteo entre el público, el calor y hasta una stage invasion hicieron de su actuación algo especial. Cerraron con “Slyd” dejando un sabor de boca increíble y mandando a los más fiesteros a Gasteszena, dando el punto y final a otra increíble edición del Donostia Kutxa Kultur Festibala.

Chk Chk Chk Kutxa Kultur

FOTO: Oscar Alonso