Crónica FIB 2017: jueves 13


El pasado jueves 13 de julio, el Festival Internacional de Benicàssim abrió las puertas de su vigésimo segunda edición. Este año, el acontecimiento recibió a unas 177.000 personas en su totalidad.

En una suma de cuatro días, el festival ha vuelto a las andadas, situándose como uno de los mejores festivales internacionales de España. Y es que, el primer día, dejó a más de uno boquiabierto. Nadie esperaba lo que realmente se vivió durante la jornada inicial pero, a pesar de todo, estábamos preparados para lo que fuera.

La apertura se vivió con entusiasmo. Como es habitual, grandes marabuntas de gente surcaban los terrenos colindantes al recinto para adentrarse en él. Ataviados con sus mejores ropas, iban pasando como un desfile donde la mezcla era la protagonista. Las telas brillantes, las prendas customizadas y el glitter fueron los indispensables para este año. Parece ser que la afluencia extranjera no deja indiferente a nadie y menos a la moda del momento. El FIB ya no es solo un punto de encuentro musical. A partir de ahora, es también una eclosión de culturas y maneras.

La organización trabajó rápido pese a las enormes colas causadas por aquellos que no fueron temprano a realizar el cambio de pulseras. Tal y como determinaron los pronósticos, la seguridad se vio reforzada por el gran número de policías y personal del recinto. Los cacheos fueron un habitual en los accesos y los asistentes respetaron las medidas instauradas.

Al entrar al recinto, un enorme vallado respondía a la función de photocall del festival. Unas letras gigantes y amarillas, acordes con el diseño de este año, escribían “Benicàssim” mientras algunos visitantes aprovechaban para echar una foto. Los ríos de gente empezaban a fluir. Izquierda y derecha acogían diferentes puestos de comida y ropa que aprovechaban esta edición para ofrecer sus productos.

Foto: Jota Martínez

El recinto se dividía en varios escenarios: Las Palmas, Visa, South Beach Dance Stage, Radio 3 Fib Club y South Beach Pool Party. Desde un principio, nos decantamos por explorar un poco el terreno. Los ambientes de South Beach estaban dedicados al sonido electrónico en todas sus versiones. La carpa que albergaba el Radio 3 Fib Club mantenía un carácter más indie, mientras que el Visa y Las Palmas se reservaba a grandes grupos nacionales y a los artistas internacionales.

El jueves fue un día de mucho movimiento. Un habitual por ser la fecha de apertura. El FIB 2017 se estrenó a las 18:15h con la actuación de los neoyorkinos Sunflower Bean, y a partir de ahí, se fueron sucediendo las apariciones de Twin Peaks y Dream Wife en sus respectivos escenarios. Como es normal, las horas más tempranas están hechas para caldear el ambiente de cara a la noche.

Belako empezaron puntuales en Las Palmas. El sonido envolvió el lugar. A pesar de la apertura de campo, los bajos rebotaban contra cualquier esquina haciendo del concierto un auténtico festejo. Los cuerpos comenzaban a activarse, y poco a poco, volvíamos a vivir en aquel FIB que tanto habíamos anhelado. Cabe destacar que el escenario principal fue clave en la primera jornada del evento.

Foto: Nerea Coll

Igualmente, había grupos que merecían de nuestra atención, como fue en el caso de Kaleo The Jesus and Mary Chain. Ambos actuaron en el escenario Visa. Kaleo se alzó con un ruido enérgico. Pese a que gozan de algunas canciones lentas, donde podemos escuchar el raspado vibrato de la voz, son contundentes y presentes en el escenario. Sus tracks mezclan el folk y el blues y hacen de su puesta en escena un cóctel de sensaciones. Más tarde, The Jesus and Mary Chain, se presentaron para agitar a las masas presentes. Esta banda de toques post-punk sobresalió a base de punteos oscuros y voces murmurantes. Da gusto poder ver a formaciones de este tipo. Todo sea por la variedad y el color que otorgan en la apuesta musical.

Foto: Adrián Morote Photography

Aunque parezca mentira, no se sintió a The Weeknd como el gran vencedor de la noche. El canadiense se mantuvo en su línea. Sus temas “Starboy”, “I Feel It Coming” y “The Hills” fueron indispensables para encender la noche. Lo cierto es que el artista se sentía confiado encima del escenario. Pese a estar a miles de kilómetros de su casa, sabía que estaba jugando sobre seguro. Indudablemente, haber podido ver a The Weeknd durante estos días ha sido un must para muchos de los seguidores del R&B y el hip-hop actual.

Foto: Jota Martínez

A nuestro modo de ver, el intérprete de “Can’t Feel My Face”, no llegó a su máximo apogeo. Pues Stormzy, tenía guardado un as en la manga que sacudió por completo a la audiencia. Michael Ebenazer Kwadjo Omari Owuo, Jr., así es el nombre completo del rapero inglés que nos dejó pasmados el pasado jueves 13. Si algo tiene este artista es fuerza y alma. Stormzy se dejó el pellejo en cada uno de sus temas. No dejó de lado ni un momento a su público, que aclamaba con entusiasmo, cualquiera de sus tracks. Entregado, carismático y vigoroso, Ebenazer vacilaba de punta a punta del stage haciendo de su performance un espectáculo. Incluso se tomó su tiempo para rapear sobre el tema de Ed Sherran “Shape of You”. Sin palabras.

Nos quedamos totalmente asombrados con él y así, cerramos una jornada que nos dio más de lo que esperábamos recibir. No obstante, el FIB 2017 todavía estaba por escribir. Lo vivimos con intensidad esperando los siguientes días con afán. Sin duda alguna, ¡tuvimos un estupendo inicio de festival!

FOTO de portada: Nerea Coll