Crónica Lollapalooza Argentina 2014 [parte I]


lollapalooza_un_festival_por_dentro_1

(Las canciones linkeadas son todo directos del festival, vale la pena que cliquéis en ellas :))

Entre el 1 y el 2 de abril la capital porteña de Buenos Aires se vistió de color para dar la bienvenida por primera vez al ya mundialmente conocido festival Lollapalooza. El punto a favor de este festival es que no sólo venden música, también venden una experiencia incluso para los más pequeños: Kidzapalloza, además de un espíritu verde y de compromiso (Rock&Recycle).

2014 ha sido el primer año que ha recogido el festival en Argentina y las ganas (o manija, como dicen aquí) que había se olían por la calle, y las podías ver en Facebook y Twitter con multitud de comentarios, (la mayoría incomprensibles, por cierto) que sólo hacían que reforzar el compromiso del festival en la ciudad (vamos, que cuando pasa esto si luego haces algo mal es un poco fail).

Partiendo de la base que este país es un caos, nada más llegar nos esperábamos cualquier cosa, excepto que nuestros tickets estuvieran “anulados” y tuviéramos que cambiarlos, eso no nos lo esperábamos pero piensa mal y acertarás.

Después de ese pequeño inciso (pequeño pero en el que casi matamos) entramos por fin en el recinto (13.30h): el hipódromo de San Isidro, aka un lugar enorme que desde la entrada principal hasta la zona de escenarios había 30 minutos a pata fácilmente (quejaos del pateito entre el camping “malo” del Arenal y el recinto). Eso sí, aquello estaba adornado con cisnes de colores de un material que desconozco en los lagos y árboles con más colores aún.

lagocisnes

arboles

Después de dar una vuelta por los 28394 puestos de comida que había, para terminar con una ensalada césar que no tenía ni cherrys y ver que NO VENDEN CERVEZA, (cuando hablo de fails hablo de cosas como esta, por ejemplo) esperamos hasta las 15h en la maravillosa explanada para ver a Capital Cities en el Main Stage 1.

Tengo que decir que el grupo no es santo de mi devoción y no por nada, sino simplemente porque no he desarrollado ningún tipo de lazo afectivo hacia ellos, pero la verdad es que los californianos inauguraron por todo lo alto el día, hicieron saltar a un público aferrado y se marcaron unos solos de saxo increíblemente buenos.

Sin terminar de ver el directo de los estadounidenses no quise perderme ni el principio del set de Flume, quien se lució en el Perry’s Stage, escenario dedicado a la electrónica en este festival y que, sorprendentemente, era el escenario más pequeño y el que más vacío estaba. Sí señores, llegué al set de Flume y sólo faltaba la típica bola del desierto, a mí me dicen que es una cámara oculta y me lo creo.

Su selección de temas impecable fue la culpable de que el público cada vez fuera aumentando más. Puntos en contra: las visuales no lucieron absolutamente nada, culpa de las 15.45h a las que estaba programado. Pero en definitiva: increíble, de verdad, uno de los mejores momentos del festival sin duda.

Flume

Y si algo le gustó a la realización del festival cuando decidieron programar fue la solapación pero todo lo bueno tiene su parte mala y esto es lo que tocó sufrir. Mientras esto ocurría en el Perry’s (y Jake Bugg en el escenario Alternative), en el Main Stage 2, Cage The Elephant se comían el mundo casi literalmente. Abriendo a las 16h con Spiderhead no dejaron de sorprender ni de gustar siquiera durante un minuto. Mención especial al directo de Shake me down (si me tuviera que casar con una canción esta sería una buena candidata).

En definitiva, ya había oído demasiadas veces que los de Kentucky tienen un directo de diez, pero ahora os lo puedo jurar: son de otro mundo. Ah, y un besito al de las visuales que debía estar pescando cuando proyectaba a Jake Bugg en las pantallas en lugar de a Cage The Elephant.

La decisión post-CTE fue más difícil: de 17h a 18h tocaba Julian Casablancas en un escenario, y pinchaba Flux Pavilion en otro. Para no variar y seguir con los no-planes que no puedes hacer en este país, después de haber pensado durante meses que iba a ir a ver al vocalista de The Strokes acabé yendo directa a ver a Flux Pavilion (a quien podremos ver en el próximo Sonar Barcelona). Sorprendentemente fue el primero en ponerme la piel de pollo mucho y muy fuerte. Ser consciente que estaba en este país y viviendo ese festival con un musicón de fondo no fue moco de pavo. El inglés se marcó un set que para nada esperaba que me fuera a gustar tanto. Los últimos minutos los dediqué a cambiar de escenario y al menos pude escuchar un Reptilia que, aún no siendo Strokes y a petición de su público, fue bastante especial.

flux

A las 18h empezó Imagine Dragons (solapándose con Lorde, quien no tuve pensado en ningún momento pasar a ver): Otros obligados en el cartel y otros que se supieron comer el escenario como quisieron. Abriendo con Fallen, ondeando una bandera argentina y con un público entregadísimo siguieron el concierto con Tiptoe y, después de revolcón por el público y pseudoviolación por parte del mismo included, su penúltima canción, cómo no, Radioactive, fue la encargada en ese momento de volver a la piel de pollo.

 

A pesar del gran reclamo que fueron los americanos los platos fuertes no habían hecho más que empezar. A las 19.15 era el turno de Phoenix en el Main Stage 1. El pop electrónico de los de Francia  empezó con Entertainment, del último disco “Bankrupt!” y la cosa continuó con la popular Lisztomania, del cuarto álbum, que levantó a todo su público, Trying To Be Cool,Romey acabando a las 20.30h (solapándose con Kid Cudi, el cual NO me dio tiempo ir a ver) otra vez con Entertainment.

Pero ¿cómo iba a poder ver a Kid Cudi si a esa misma hora (20.30h) empezaba New Order? (Solapándose también con Nine Inch Nails). Tan puntuales como el resto de actuaciones (porque la organización dejó un poco que desear, por no hablar de los de sonido/visuales, pero empezar empezaban todos muy puntuales) a la hora dictada allí estaba Bernard Sumner (con la ya mítica camiseta de Unknown pleasures) y los suyos para dar un poco de lo que tanto llevaba esperando.

Lo cierto es que ya les había visto en la edición del FIB 2012 y, precisamente por eso, no quise perderme esta vez. El pistoletazo de salida estuvo a cargo de Elegia, a quienes le siguieron temas como Regret o Ceremony y, a mitad concierto, cómo no, ya cayó la primera cover de Joy Division: Isolation. Le siguieron Bizarre Love Triangle, True Faith (♥), 5 8 6, The Perfect Kiss, Blue Mondayy Temptation para acabar con dos grandísimas covers: Atmospherey Love Will Tear Us Apart. De estas dos últimas tengo que decir que con las imágenes de Joy Division, dieron ganas de tirarse al césped a llorar (si no fuera porque estaba lleno de maravilloso fango).

Para ellos no tengo muchas palabras, me parecen muy muy grandes en directo. Esa atmósfera a la que te llevan en cada una de sus canciones no lo consigue cualquier grupo (imagino que en su época Joy Division no hacía esto sino el doble…), además lo acompañaron con unas visuales maravillosas del documental The Earth Wins.

New-Order

A las 22h Sumner y los suyos daban por terminado el concierto y, a esa misma hora, vimos cómo toda la masa de gente corría como si no hubiera mañana al Main Stage 1, razón: Arcade Fire, el gran cabeza de cartel del primer día, estaba empezando.

Después de una presentación por todo lo alto y de un Julian Casablancas con complejo de Jimmy Jump haciendo aparición estelar en el escenario, Normal Person de su último disco Reflektor fue la encargada de dar el pistoletazo de salida al set de los canadienses.

Le siguieron Rebellion (Lies), Reflektor, Flashbulb Eyes y un largo etcétera que dejaron bien clara la energía de la banda y la capacidad que tienen para adaptarse a cualquier época y ritmo de los que ellos saben hacer. Un setlist espectacular del que me quedo con The Suburbs, Ready To Start, No Cars Go y Here Comes The Night Time.

ArcadeFire

Al mismo tiempo que Arcade Fire rompía el stage y dejaba claro por qué están donde están Zedd también hacía lo propio en el escenario Perry’s Stage. Como ya os he dicho al principio, éste era el que más vacío estaba generalmente, pero el ganador de un grammy a Mejor Grabación por Clarity se las supo apañar para que esto no fuera así con su set.

Con unas visuales que esta vez sí que pudieron lucir el escenario (sí, lo sé, sé que estoy haciendo demasiado hincapié en las visuales en general, pero es que a pesar de que los realizadores estaban en las nubes os prometo que la mayoría de visuales fueron impecables) levantó a todo un público sediento de electrónica.

zzz

He de decir que no soy muy fan de este tipo de electrónica pero una vez te ves envuelto en ese ambiente lo único que puedes hacer es disfrutar de todo lo que nos estaba brindando. A pesar de coincidir con los grandes de Canadá, Zedd llenó la pista.

Así que este fue, por encima, el primer día del festival porteño. Una cita obligada en el historial de cualquier festivalero. Eso sí, la altura del nombre no estuvo acorde con la altura de la organización (y lo diré una y mil veces), sin embargo en esos momentos en los que sólo te importa la música que está sonando eres capaz de olvidar todos los percances y centrarte en lo que realmente estás pagando y consumiendo: los grupos y su música.

Sed felices que vale la pena. Nos leemos mañana con el segundo día (:

Crónica Lollapalooza Argentina 2014… [2/2]…