Crónica Marenostrum Music Festival 2016


Después de un mes muy complicado, tanto para la organización como para los asistentes, el Marenostrum Music Festival pudo desenvolverse sin mayor problema en su nueva ubicación: la Marina Sur del Puerto de Valencia. Este emplazamiento ya acogió otros eventos de similar índole como la Final de la Batalla de los Gallos Red Bull hace unas semanas. Según la organización, un total de 52.000 personas pasaron los días 28,29 y 30 de julio y 400 puestos de trabajo se han creado gracias a haber seguido adelante con el festival. Son cifras muy elevadas, por lo cual felicitamos al festival. Como novedad introdujeron el control de aforo mediante pulsera electrónica. También un sistema de pago electrónico con el que no todo el mundo acabó contento (sólo podías recargar con múltiplos de 5€) pero cuyo buen objetivo era disminuir los robos.

En cuanto a detalles técnicos hemos de decir que tanto sonido como iluminación estuvieron a la altura en los dos escenarios (Techno y EDM). Este primero, a pesar de ser de un tamaño bastante más reducido, consiguió dar cabida a todos aquellos que venían por la vertiente con más groove de la electrónica.

Juicy M. Foto: Luis Crown
Juicy M. Foto: Luis Crown

Como es normal, donde más se ha centrado la atención ha sido en los artistas. Quién venía y quién no. Un tema que ha levantado bastantes ampollas entre los asistentes puesto que, como es obvio, mantener el cartel cambiando las fechas era algo prácticamente imposible. También influía el hecho de que no sacaban los horarios con los artistas hasta horas previas al comienzo de la jornada, lo cual impedía a aquellos que venían por artistas concretos organizarse para asistir al set. Para aquellos que simplemente iban a pegarse la fiesta todo correcto. La conexión Ibiza-Valencia ha sido clave para componer un cartel complicado de satisfacer a la gran masa. Los Oliver Heldens, Don Diablo y demás que habrían estado tenían que cumplir sus obligaciones en un pedazo de festival como es el Lollapalooza. Así que muy difícil conseguir que volvieran para las nuevas fechas.

A pleno sol. Foto: Luis Crown
A pleno sol. Foto: Luis Crown

En esa composición ha sido clave la inclusión de DJs locales para completar los horarios. Empezado por un amigo como Brian Van Andel, con el que alguna vez he compartido cabina. Un set de dos horas muy dinámico con bombos muy duros como le gustan a él. Ideal para ir abriendo boca el primer día. Con bandera valenciana tuvimos también a Fercho Energy & Samu Herrero, que a lo largo de los años han pasado de un estilo más latino a pinchar el EDM al que estamos acostumbrados hoy en día.

Los que no lo tuvieron fácil fueron Space Elephants. Con una hora de sesión tuvieron que bajarse del escenario. Al parecer llegaron a poner tres temas del productor Makj que venía a continuación de ellos, por lo que el manager intervino. Muchas veces, está establecido por contrato que no se pueden poner tracks del DJ que va a posteriori. Otras veces está simplemente implícito en el contexto, aunque podemos decir que tuvieron mala suerte. Por lo demás, Space Elephants mantuvo su gran capacidad de levantar a la gente. El hecho de que el DJ no tocase los auriculares durante todo el set me dejó descolocado, una exquisita habilidad que, por suerte o desgracia,  se ve mucho estos días. La sesión muy variada y entretenida en cuanto a estilos. Si estuvisteis seis días antes en las fiestas de Sagunto disfrutaríais con los mismos temas.

Vicetone. Foto: Luis Crown
Foto: Luis Crown

Siguiendo con otros nacionales, tuvimos el privilegio de contar con Vicente Ferrer. DJ, productor y promotor de las fiestas Baccanali en Bora Bora. Tenía especial interés en Albert Neve, productor nacional que lleva muchos años en la escena y que ha ido ascendiendo con el paso de los años. Ya ha sacado temas por los sellos Musical Freedom (Tiësto), Smash The House (Dimitri Vegas & Like Mike) o Dirty Dutch (Chuckie). Su set se esperaba lleno de electro house y progressive y muy interesante de vivir. Con el que me quedé con muchas ganas fue Abel Ramos. Probablemente el DJ y productor español con más trayectoria nacional e internacional hasta el momento, por encima de otros más conocidos. Ha publicado temas en Doorn Records (Spinnin’) y  Cr2 entre otros y hace unos días sacó su último track en el sello de Armin van Buuren (Armada). Al parecer, sólo podía pinchar antes que VINAI, pero ya habían colocado a Mike Marin y no llevaban idea de cambiarle el turno.

Subshock & Evangelos dejaron muy buen sabor de boca. Los madrileños dieron mucha caña metiendo electro, hardcore y dubstep. Hay que seguirles la pista, ya llevan publicados varios temas en OTW (sello de Laidback Luke) y uno de los de Evangelos es el nº1 más vendido. Hace poco sacaron “NGAF”, si tenéis la oportunidad haced que pase por vuestros oídos.

Foto: Luis Crown
VINAI. Foto: Luis Crown

Makj fue de lo más esperado en el festival. Tras el problema con los Space Elephants, tardó 30 minutos en entrar en calor pero dejó buen sabor de boca con su santo y seña como son los mashups plagados de hip hop y R&B. Esos mismos que le dieron a conocer. Se le vio con menos chispa que habitualmente pero tiró bastante de micro como es habitual. Vicetone sorprendió a muchos. A todos los que no les conocían, vaya. Les sigo desde los inicios, unos productores de progressive impresionantes. No tienen nada que envidiar a Alesso. Escuchad su tema “Hope” porque vais a flipar. A los que os guste “Cafe del Mar 2016” vais a saber de dónde salió la idea.  Me esperaba un set plano y melódico pero supieron darle intensidad con temas un poco más duros.

Quintino y Juicy M en su plan habitual de EDM convencional que hacía disfrutar especialmente a aquellos que no son muy quisquillosos con los temas. No fue una mala apuesta, agradaron al público e hicieron lo que se esperaba de ellos. VINAI continuó en su plano de Melbourne bounce, aunque al final le metieron una marcha más y apretaron las tuercas para el final del festival. Otros en los que había mucho interés eran Mr. Belt & Wezol, de los que se esperaba un set lleno de house, deep y muy buen rollo. El problema fue su cambio de horario sin previo aviso, lo que descolocó a muchos que tenían gran interés en pasarse por la sesión. Los que tuvieron la oportunidad pueden tacharlos de su lista de cosas por hacer. Buena selección de música.

En cuanto a techno, sólo tuvimos oportunidad de pasarnos por un par de sets. Destacamos a Pig & Dan y Cristian Varela que gustaron mucho.  Cabe destacar la cancelación de Marc Maya, de la cual desconocemos los motivos.

Mención a parte, una de las cosas que más me chocó fue el nivel de educación de los asistentes. Lo que viene siendo lo habitual ya en nuestra sociedad. Daba pena ver el puerto al día siguiente por la mañana. Una zona tan turística y con un panorama tan atractivo petado de basura, botellas, papeles,… Al amanecer era un desierto sin un alma regado por miles de plásticos  que nuestros basureros recogían A MANO. Si tú has formado parte de esto, gracias por haberle hecho tan poco favor a tu ciudad.

En líneas generales el festival cumplió para garantizar un festival en condiciones en el que, aunque no ha tenido el cartel que se esperaba, la gente lo ha disfrutado mucho. Esperamos poder veros en la edición del próximo año y agradecemos a la organización el buen trato recibido.