Crónica Montgorock Xàbia Festival


La semana pasada se celebró en Xàbia la cuarta edición del Montgorock. Es la primera vez que el festival se realiza al aire libre, ya que anteriormente, tenía lugar en salas privadas. Esta edición ha conseguido reunir a más de 7.000 asistentes.

Ya con las pilas cargadas completamente, os traemos la crónica de cómo lo vivimos.

Viernes 20 de mayo

Salimos hacia Xàbia temprano porque en un principio íbamos a acampar en el cámping Moraira, a 10km del recinto del festival (sí, somos de esos que lo dejan todo para última hora). En un acto de lucidez, a mi compañero le dio por probar suerte y llamó al cámping El Naranjal, uno de los más cercanos al Montgorock. Le dije que ni de coña íbamos a encontrar sitio allí y menos el mismo día que empezaba el festival, que ya lo había mirado y ponía que estaban completos. Pues… ¡Zasca! Una señora muy amable nos atendió por teléfono y  nos confirmó que aún tenían alguna parcela disponible. No podía creer el golpe de suerte que tuvimos.

Llegamos al cámping, plantamos la tienda, nos tomamos un par de cervezas para saciar la sed del viaje y fuimos a por las acreditaciones.

A las 19:40 comenzó el concierto de La M.O.D.A (La Maravillosa Orquesta del Alcohol). El público parecía un poco tímido al principio, pero si algo caracteriza a este septeto de Burgos es que saben perfectamente cómo hacer que se entreguen al completo con canciones como 1932, Amaneceros y Quién nos va a salvar. Tengo que confesar algo. Cuando tocaron PRMVR se me encogió un poquito el corazón al escuchar la parte en euskera, ya que en el disco la canta Gorka Urbizu (Berri Txarrak) y es uno de mis grupos favoritos. Su paso por el escenario Mala Vida terminó con Hay un fuego. Era uno de los grupos a los que más ganas tenía de ver en directo y desde luego cumplieron con creces todas mis expectativas.

IMG_0076

La M.O.D.A. /Isabel Martínez

Con la luna como otra espectadora más, llegó el turno de Itchy Poopzkid, la única actuación internacional del festival. Había leído que los alemanes tenían un directo bastante energético, y no tuvo que pasar mucho tiempo para que lo pudiese confirmar. Con temas tan eléctricos como Why Still Brother, Out There, Dancing in the Sun y una cover de It’s Tricky de los RUN-DMC hicieron saltar a todos los montgorockers que estaban disfrutando de su concierto.

IMG_0301

Itchy Poopzkid/Isabel Martínez

A las 22:20 tocaba ver a uno de los cabezas de cartel, a Loquillo. Nunca he visto a tantas generaciones distintas disfrutando del mismo concierto. Se me quedó grabada una imagen muy tierna de un padre con su hijo a hombros, ambos con la camiseta de la banda y muy entregados con los temas del Loco. Uno de los momentos más emocionantes de la noche fue cuando prácticamente todo el recinto cantó Feo, fuerte y formal. Impresionante.

Las actuaciones de Los perros del Boggie y L.A., dieron paso a los (putos) Sexy Zebras, quienes pasaron por el escenario  Rockers como un huracán, arrasando con su potente directo y poniendo el broche final a la primera noche del festival.

Sábado 21 de mayo

El sábado nos levantamos pronto para aprovechar la mañana y dar un paseo por Xàbia. Fuimos a la playa de El Arenal y comimos en uno de los bares del paseo marítimo. Luego fuimos a Cala Blanca, un lugar tranquilo de aguas cristalinas ideal para relajarse.

Las 17:00, hora de regresar al cámping darse una ducha y volver al recinto.

Miss Octubre, el nuevo grupo del ex-guitarrista de Barricada, adelantaba con uno de sus temas lo que nos esperaba. Iba a ser una noche de Rock and Roll.

A las 19:00 llegó el momento de ponerse a bailar con la rumba y el rock and roll de Muchachito. Los espectadores lo dieron todo desde el minuto 1 de su actuación y terminamos cantando al unísono eso de “Ojalá no te hubiera conocido nunca”. Fue un chute de buen rollo tremendo.

El concierto de Rubén Pozo (para mí) dejó bastante que desear. Vale que el tío se plantó solo en el escenario con su guitarra como única compañía, pero es que sonó como un gato atropellado. Y no, no era cosa de los técnicos de sonido porque hicieron una labor magnífica durante todo el festival, es que no fue capaz ni de entonar sus propias canciones. Una gran decepción, y eso que en su momento llegó a gustarme bastante Pereza.

Menos mal que Quique González consiguió que se nos pasara este mal sabor de boca. A las 21:00, el madrileño salió al escenario Mala Vida acompañado de su banda, Los Detectives. Tocaron tanto temas de su último trabajo “Me metas si me necesitas” como temas más consagrados como Salitre, Kamikazes enamorados, Vidas cruzadas y Tenía que decírtelo. He de decir que escuchar a Quique cantando junto a Nina Charo consiguió erizarme la piel por completo. Y me atrevería a decir que fue más por la voz de Nina que por la del propio Quique González y es que…¡Qué vozarrón tiene esta mujer! Todos quedamos prendados de ella.

IMG_0599

Quique González/ Isabel Martínez

Tras el concierto de Arizona Baby, toca volverse locos con La Pulquería. Los valencianos nos rompieron los sesos con su hard-mariachi y su enérgica presencia sobre el escenario. Y como siempre, ronda de tequila para las primeras filas. El momentazo del concierto fue cuando el guitarrista se subió a una barca hinchable y se puso a navegar entre la marea de gente. Por suerte, regresó vivo. Os adjuntamos el vídeo.

La que liaron anoche fue tremenda. La puta Pulquería, joder!!! #LaPulquería #montgorock

Un vídeo publicado por Izabella (@isa_kiedis) el

Eso sí, muy maaaal por dejarnos con las ganas de escuchar Plata o Plomo.

El final del Montgorock se va acercando y KITAI se suben al escenario Rockers. Para mí eran los grandes desconocidos del cartel y la verdad es que quedé enormemente sorprendida. Con un directo atronador y un derroche brutal de energía, los madrileños consiguieron ganarse al público. Y nos quedó una cosa muy clara. Los ukeleles molan, molan mucho. Pero para reventarlos contra el suelo.

IMG_0899

Fabio Yanes, bajista de Kitai, durante su actuación en el Montgorock/ Isabel Martínez

Fueron Los Zigarros quienes pusieron el punto y final a esta cuarta edición del Montgorock Xàbia Festival.

Sin duda alguna, fue una experiencia inolvidable repleta de buena música, un ambiente inmejorable y  unas playas magníficas. Aquí tenéis a una que volvería sin pensarlo ni un segundo al año que viene.

¡Larga vida al Rock and Roll!

Fotos: Luis Crown, Isabel Martinez