Crónica Rototom Sunsplash 2016


Después de nueve días de Rototom, la vuelta al trabajo siempre es más dura. No tanto por el cansancio acumulado sino por la sensación de que no volveremos a estar allí hasta dentro de un año largo.

Otro año más allí y podría decir que ha sido el mejor musicalmente hablando, el Main Stage y la Dub Academy –los escenarios que más suelo frecuentar todos los años- han estado a un nivel altísimo todos los días del festival. También por supuesto la Dancehall, con artistas de primer nivel mundial y como no nacional, que hay unos cuantos. La sorpresa de este año han sido los escenarios -ya mencionados en anteriores artículos- correspondientes a todos los clubes de reggae repartidos por Europa, música de primera en todos y como no en el Juanita Club, nuestro escenario local.

Llegamos al recinto por la tarde. Las colas para prensa eran más o menos iguales a las de taquillas, bastante abultadas, pero la cosa iba rápido. Buscamos al grupo de colegas que teníamos allí y empezamos a montar el camping. Entre la cena y el resopón se nos hicieron las doce y fuimos a quedarnos definitivamente al soundsystem de Greenlight. Muchas dubplates nuevas y conocidas y una selección de temas brutal como siempre. Lampa Dread se acercó por la cabina también, la cocina del camping vibraba y todo iba sobre ruedas el primer día del festival.

Al día siguiente comimos dentro del festival y estuvimos un rato viendo las tiendecitas que salpican todo el recinto, llenas de bisutería variada y artesanía de todo tipo. Los restaurantes –salvo alguna excepción- que frecuentamos eran los mismos de todos los años, con comida de todas partes del mundo a precios no muy altos en general.

En cuanto a lo musical, qué decir de este año… Dos días sin vender entradas por la cantidad de gente que vino dicen mucho de la calidad del cartel. Esos días fueron Manu Chao y Damian Marley los que estaban en el Main Stage, pero os aseguro que cada uno de los días era único según los artistas que pisaban cada uno de los escenarios del festival. Rototom en esencia pura. Artistas como el gran Alborosie, Israel Vibration o Tiken Jah Fakoly cerrando el Main, hicieron que este escenario fuera lo más parecido a una caldera de gente en plena ebullición.
Desde la dancehall con Skarra Mucci o los locales Chronic Sound hasta el último minuto del showcase. En cuanto a la dub station lo mejor que pudimos escuchar fue el cierre con Stand High Patrol and Company, la sesión de 00:00 a 6:00 de Jah Shaka o el set de Iration Steppas entre otros. Sin olvidarnos como siempre de los locales: nuestros primeros minutos de Rototom fueron con Ponchita Peligros y Supah Frans reventando la dub en los controles, alucinamos con George Palmer acompañando los tunes de Manudigital y vibramos con las producciones de Daddy Sevi y Green Light Soundsystem. Estamos demostrando por qué la gente dice que estamos entre el top 3 de productores y singers de reggae en Europa y lo estamos demostrando con creces.

La música es la razón principal por la que vamos a un festival, pero yendo al Rototom compruebas que hay otros factores que lo hacen un festival único. Todas las personas y familias que asisten cada año al recinto, de más de 80 países del globo, son los responsables de que este festival se convierta en una oda al “buenrollismo” y la camaradería entre conocidos y desconocidos. Este año por ejemplo, conocimos a dos abuelitos que habían venido desde Martinica hasta Benicàssim pasando por el aeropuerto de París. Tres días de viaje para llegar hasta aquí. Y claro, cuando vuelves el domingo en coche a tu casa te das cuenta de que eres un afortunado por tener tan cerca uno de los festivales de música reggae referente a nivel mundial. A toda la gente que le gusta la música en general le recomiendo este festival, ya que os aseguro que musicalmente hablando es un referente, pero como experiencia de vida es sin duda mucho más enriquecedor. Seguro que os hace que cambiéis vuestra visión sobre muchas cosas.

No se como van a poder mejorar el cartel – es broma, iremos proponiendo posibles incorporaciones a lo largo del año, seguro que alguna cae-, pero lo que está claro es que el año que viene no me lo perderé. Como os he dicho anteriormente, somos muy afortunados de tener un festival de estas dimensiones al lado de casa. ¿Nos veremos por Benicàssim? 1 <3

FOTO: Photo Rototom